Archivo de la etiqueta: Shirley MacLaine

Historias de San Valentín (nota = 7,5)

Aunque no me suelen gustar las películas con demasiadas historias, sí me gustan las comedias románticas de este tipo como Love Actually o Alles is liefde, una película holandesa que recomiendo vivamente (al parecer la única película en la que Carice Van Houten, Melisandre en Juego de Tronos, no enseña las tetas). En este sentido  Historias de San Valentín tenía que gustarme y por eso tenía muchas ganas de verla cuando salió. Pero la gente la puso a parir y al final no la vi. Hasta el otro día. Me daba vergüenza ser un aficionado de las comedias románticas y no haberla visto.

10917521_10155242438515438_233501728_nY no sé si fue por el efecto rebote, pero no me disgustó. No importa que las historias no sean interesantes o que en algunos casos sean completamente exageradas e inverosímiles; no importa que salgan Anne Hathaway, Jennifer Garner y Julia Roberts; no importa que salga el lobo de Crepúsculo; no importa que la genial Shirley MacLaine tenga un papel de los que me ofende; no importa la presencia de Jamie Foxx, tan repelente como siempre, y no importa que todo se desarrolle en el incómodo día de San Valentín. Ashton Kutcher y su jersey rosa, la impresionante Taylor Swift (aunque me caiga mal porque no pone sus canciones en Spotify), Patrick Dempsey (al que tengo especial cariño desde la genial La boda de mi novia) y una muy bien tramada red de personajes e historias consiguen hacer de la película algo llevadero, entretenido y ameno. Mejoraría algo con mejor música.

Así que, sin llegar al nivel de Love Actually, no me parece una película tan mala para ser como es.

¿Por qué se llama Historias de San Valentín? Porque toda la película se basa en las historias de distintas parejas el día de San Valentín. Podría ser muy repelente, pero en general el sabor que se le queda a uno es el de que, aunque el amor es una locura, es algo maravilloso y que el día de San Valentín no es más que un reflejo exacerbado de ello.

¿Por qué o por qué no verla? Aunque no es una película genial, es de esas comedias románticas dulces y entretenidas que alegran una tarde.

Anuncios

Bienvenido Mr. Chance (nota = 6,4)

Ayer vimos como película de jueves Bienvenido Mr. Chance o Being there, que ya dije que quería ver porque salían Peter Sellers, al que vi el otro día en El guateque y Shirley MacLaine, a la que vi en Irma la dulce, y porque tiene un 8 en IMDb. Tenía grandes expectativas. Supuestamente era una comedia.

Desde el principio uno piensa que de comedia no tiene nada, aunque solo sea por la música de piano y porque Mr. Chance (Peter Sellers) parece autista. Lo único que hace es ver la televisión y cambiar de canal al poco rato, en cuanto se aburre. En eso hace como yo. Y encima el principio es muy muy lento. Luego la cosa va empezando a tener su gracia cuando tiene que salir a la calle por primera vez y entre otras cosas, intenta cambiar con el mando a distancia una situación incómoda. Pero todo sigue muy lento.

Cuando ya empieza a vivir en casa de Shirley la peli mejora un poco con todo tipo de malentendidos propiciados porque Mr. Chance dice solo cosas básicas, generalmente solo reafirmando lo que se le ha dicho o con frases muy simples. Esto provoca, y es lo más atractivo de la película, que la gente interprete a su modo las palabras, que suelene ser metáforas de jardinería porque Mr. Chance es jardinero. De esta manera empieza a ser admirado y llega incluso a la televisión y a ser candidato a la presidencia de la empresa del marido de Shirley e, incluso a la presidencia de Estados Unidos. La gracia está en reflejar, aunque de manera exagerada, el típico comportamiento humano en el que oímos lo que queremos o tendemos a magnificar lo que ha dicho alguien, por muy básico que sea, completándolo con nuestra propia idiosincrasia, algo que está bien explicado en el principio de la continuidad o cierre de la Gestalt, como cuento en mi novela y como se cuenta también en Rayuela.

Ah, y luego el final te deja perplejo. No sé sabe muy bien a qué viene, aunque podría ser esperable viendo el cartel de la película.

En conclusión, es una película con tema interesante y alguna cosa graciosa, pero muy lenta.

Por cierto, el marido de Shirley en la peli es Melvyn Douglas, que me sonaba mucho, según mi hermano de Al final de la escalera, pero yo creo que de algo más. El caso es que sale en Ninotchka, que es una de las próximas que veré, porque me salió el otro día Greta Garbo en el Trivial donde se preguntaba por la actriz que había tenido una relación con Mercedes de Acosta. Al investigar me di cuenta de que no he visto ninguna peli de Greta Garbo.