Archivo de la etiqueta: miyazaki

La tumba de las luciérnagas (nota = 7,1)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

La segunda película que tenía en mi lista nueva era La tumba de las luciérnagas, una de esas películas japonesas de dibujos animados que, por aparecer en las listas, hay que ver (está la 63 en las 250 de IMDb). Por mi vago conocimiento del cine japonés y por los líos que yo mismo me armo, cuando empecé a verla pensé que era la última que sacó Miyazaki. Me dio igual que el estilo no fuera tan fantasioso, a pesar de las luciérnagas; no me enteré de que en verdad era de Isao Takahata (el mismo de Heidi) hasta algo después de haberla terminado.  Seguramente el pensar que era de Miyazaki me hizo verla con más interés. No sé si habría sido igual de otra forma. Seguir leyendo La tumba de las luciérnagas (nota = 7,1)

El viaje de Chihiro (nota = 7,2)

Antes de ver Rio, vi El viaje de Chihiro, es decir, que vi dos formas muy distintas de entender los dibujos animados. En este caso la motivación para ver la película es que han sacado en el cine la nueva de Miyazaki, El viento se levanta, creo, y, como llevaba tiempo queriendo ver la de Chihiro, consideré que era el mejor momento. Cuando estaba empezando, mi hermano, de reojo, me advirtió que era una película rara, y así lo noté desde el principio con la subida de los padres y Chihiro por la montaña. Al principio no entendía nada, pero poco a poco me fui metiendo en la película y, desde luego, aunque rara y poco previsible por la cantidad de cosas raras y que no vienen a cuento que salen, impacta. Supongo que los personajes tienen significado en la cultura japonesa, pero aun sin tener ni idea de Japón, los distintos personajes que salen no dejan indiferente. Hasta he soñado con la película. He de reconocer que la vieja me impresionó muchísimo, no sé si por la cabeza tan grande o por qué. La escena del baño con la bicicleta clavada es cuando menos sorprendente. Las emociones que suscitan algunos personajes, incluso sus formas, a veces como mal hechas, el agobio de los padres convertidos en cerdos y muchas más cosas hacen que la película no se quede en una más. Muchos dicen que es como Alicia en el país de las maravillas. Yo considero que es mucho más que eso. Agobia más, da más repelús, los personajes son más raros o están aparentemente más lejos de la realidad y encima no se siente el ingenio prácticamente insuperable de Lewis Carroll. Una de las mejores cosas de la película es que Chihiro es deliciosa. Quizás sea la voz que le han puesto en español.
Conclusión: es curiosa de ver y la recomiendo, pero de momento dejo pendientes para dentro de mucho La princesa Mononoke y las demás.