Archivo de la etiqueta: match point

Match point (nota = 7,4)

El otro día ya dije que me quise negar a ver Granujas de medio pelo alegando que Woody Allen no me gustaba. Y como siempre me pasa cuando oso decir una barbaridad tal, la gente me pregunta que si he visto Match point. Yo siempre digo que la dejé a medias (haciéndola entrar en el selecto grupo de dejadas, junto a Crash y El perfume, por ejemplo). La gente me reprocha que haya dejado una película así a medias (sin comprender que si lo hice fue porque no me estaba gustando) y que hasta que no la vea no puedo criticar a Woody Allen.

Yo, aunque no he visto Manhattan o Bananas, sí que puedo decir que Woody Allen no me gusta, porque su estilo no me agrada. Y ese estilo lo tienen hasta las dos películas suyas que más me han gustado, Scoop y Midnight in Paris (aunque esta solo me hizo gracia por lo de los escritores). En cuaquier caso, como poseedor del síndrome de Fausto, ya estaba cansado de que me acusaran de no ver una película y la vi.

1423049963846Pues bien, Match point es otra más de Woody Allen, con el mismo tempo lentísimo plagado de conversaciones pesadas y situaciones inverosímiles, no por extrañas, sino por estar ridículamente construidas. Hay que reconocer, no obstante, que el final es muy bueno. Toca un tema que me encanta, el de la importancia de la suerte y que muchas veces algo que parece malo luego es bueno. Salvo por eso la película es un telefilme canadiense de Antena 3. Al principio me empezó gustando y pensé que tal vez el día que la dejé no estaba de buen humor, pero luego la película se vuelve tediosa y me reconcilié con mi yo pasado. Porque ahora ya no me dejo nada a medias que, si no, quizás me la habría dejado.

Además del final, de la película solo merece la pena la genial en todos los sentidos Scarlett Johansson y la música, pese a la cantidad de veces que se repite Una furtiva lagrima (no sé si por la letra y por lo de que se pueda morir, o hacer locuras, por amor). También tiene gracia, aunque no mérito, la tensión que consigue Woody Allen. Lo malo es que hay que aguantar a Rhys Meyers, quien hay que reconocer, no obstante, que es idóneo (por la mirada sobre todo) para el papel.

Así que, en fin, una vez más he asistido a una película de Woody Allen, que puede ser buena, pero que no me agrada. Eso sí, el final es muy bueno. Mejor aún es que ahora ya le puedo decir a la gente que tampoco me gustó Match point cuando me quieran obligar a ver más de este director.

¿Por qué se llama Match point? Porque en la vida hay puntos de partido, quizás más de los que creemos, en los que la pelota toca la red y hay un segundo de incertidumbre en el que no se sabe si va a pasar al otro lado o no. La cuestión es si conviene más que pase o que no. Nunca se sabe.

¿Por qué o por qué no verla? Hay que verla por el final y por el mensaje que este final transmite, pero aviso que el precio que hay que pagar hasta llegar al final es muy alto. Que nadie se quede a medias porque entonces sí que será una pérdida de tiempo total.

Anuncios