Archivo de la etiqueta: Lope de Vega

El caballero de Olmedo de Lope de Vega (nota = 6,1)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

El caballero de Olmedo de Lope de Vega es de esas obras de la literatura española que me parecía imprescindible leer o, al menos ver. El problema es que no encontraba ninguna representación buena por internet y en casa la teníamos en libros antiguos, de esos que no me gusta leer. Al final, queriendo seguir avanzando en mis listas, decidí comprarme la edición de Cátedra. Esperaba una de esas obras con peleas, grandes diálogos y buen argumento. Seguir leyendo El caballero de Olmedo de Lope de Vega (nota = 6,1)

Anuncios

Mujeres y criados (nota = 8,0)

Ayer tuve la suerte de ser invitado por un amigo a ver Mujeres y criados de Lope de Vega al Teatro Español. Cuando me lo dijo, me extrañó que en Teatro Español representaran una obra poco conocida (a mí no me sonaba) de Lope de Vega. Pero ayer, informándome antes sobre la obra, descubrí que es la obra desaparecida que descubrieron hace unos años en la Biblioteca Nacional. Eso le daba un interés especial. Y no iba a ser lo único interesante. Seguir leyendo Mujeres y criados (nota = 8,0)

Peribáñez y el comendador de Ocaña (nota = 7,0)

En el hotel en el que me alojé en El Escorial con alguien, tenían una cita (bueno, la cita) de La vida es sueño de Calderón. Esto me reavivó la comezón por el teatro español. Al volver por la tarde busqué en mis listas y vi El caballero de Olmedo de Lope en ellas, pero no encontré una buena versión en Youtube (ya me la leeré). La siguiente apuntada era Peribáñez y el comendador de Ocaña, también de Lope de Vega. De esta sí que había versión en Estudio1 y, aunque me costó, conseguí encontrarla por casa para poder ver/leerla.

La obra es amena y tiene algunas partes interesantes, pero no demasiadas. Tuve además el contratiempo de que la versión de Estudio1 se me iba parando, así que me vi obligado a cambiar de versión y vi otra que hay en Youtube. Me dio un poco de rabia porque la primera parecía mejor representada y tenía un narrador que de vez encuando intervenía con unos bellos versos que no salen en la obra. No sé quién de TVE los escribiría, pero me parecieron buenos.

1422621364985El argumento es muy sencillo.  Es un tío, Peribáñez, que ve cómo a su mujer la quiere conquistar el comendador de Ocaña, de lo cual se venga por la insistencia del comendador. Carece además la obra de grandes versos, de los que levantan del asiento (en eso sin duda es mejor Calderón). Me gustó, eso sí, y me inspiró la parte en la que Peribáñez y su mujer, Casilda, se dedican dos abecedarios de los requisitos para ser buen marido y buena esposa respectivamente. Escribí yo unos versos a esa manera, que lamento no poder poner aquí porque los voy a mandar a un concurso de lo bien que me quedaron.

¿Por qué se llama Peribáñez y el comendador de Ocaña? Porque la obra trata de la confrontación entre ambos personajes por el amor de Casilda, mujer de Peribáñez pretendida por el comendador. Un comendador era el militar que estaba al mando de una encomienda o grupo de soldados reclutados a su servicio. Ocaña es un pueblo de Toledo.

¿Por qué o por qué no verla? Es una obra bastanta sencilla, sin demasiada enjundia, pero como siempre ocurre en estas obras, se pueden sacar algunos versos de esos que hacen ver y entender las cosas de otra forma. Hubo un momento que pensé que había encontrado unos versos citados en la canción de reguetón de Calor de verano de Kike Puentes y compañía, cuando se dice «¡Bellos ojos! ¡Linda boca! / ¿De dónde es esta mujer!» (Acto II, escena XV). Pero en la canción dicen «¡Lindos ojos y linda boca! / Imagínate de verla sin ropa». Casi. No sería raro, en cualquier caso, que se hubieran inspirado en Lope. ¿No decían por ahí que Pitbull se inspiraba en Neruda y Cortázar?

El perro del hortelano (nota = 8,2)

Por fin me he hecho la lista de las obras de teatro que tengo que ver o leer. La primera era una que llevo teniendo pendiente mucho tiempo: El perro del hortelano. En este caso elegí, me parece que adecuadamente, ver la película de Pilar Miró. Me daban un poco de miedo los actores, que no son mis favoritos que digamos, pero bueno, era la representación que había que ver, aunque solo sea por los Goya que tiene.

Y, como digo, acerté plenamente. Hice lo mismo que en otros casos con obras de teatro: me la fui leyendo a la vez, intentando leer incluso las partes que no se representan. La obra en sí es magnífica, como todo lo de Lope de Vega, con versos memorables y escenas que describen a la perfección la lucha en el amor, los celos, los actos despechados y demás tonterías que se hacen cuando uno está enamorado. Destaco, por ejemplo, lo que le dice Teodoro a Diana, la condesa de Belflor, para disculparse por no haber manifestado antes su amor: «donde el premio es mucho / el atrevimiento es poco». Los juegos de palabras y los contrastes son espectaculares. El final está, además, perfectamente resuelto. Sigo, aun así, considerando un poquito mejores las obras de Calderón.

En cuanto al reparto, quitando lo malos actores que son gente como Ana Duato, que aquí no está del todo mal, pero que siempre actúa igual, o Miguel Rellán, Bacterio en Compañeros, al que tuve la mala suerte de volver a ver luego en ¡Ay, Carmela!, el resto lo hacen muy bien, incluso el de Benito y compañía. Me sorprendieron gratamente Carmelo Gómez y, sobre todo, Emma Suárez. En cualquier caso, cuando le dije a mi hermano la nota que le iba a poner me dijo que cómo le ponía tan buena nota con el reparto que tenía y le contesté que es que si me la hubiera leído solo le habría dado un nueve con algo.

En definitiva, esta es de las obras que te hace pensar lo bueno que era todo antes y más viendo cosas como ¡Ay, Carmela! luego y que me hace plantearme seriamente si hacer caso a Ralph Waldo Emerson en lo de solo leer cosas que tengan cien años o más.

¿Por qué se llama El perro del hortelano? Porque a lo largo de la obra se compara a la condesa, que no deja a Teodoro casarse con una y a la vez no se decide a estar con él, con el perro de la fábula del perro del hortelano, que ni comía ni dejaba comer, creo que a una vaca que quería alfalfa, creo, aunque lo he sacado de una fuente no muy fiable.

Por cierto, para los que sientan curiosidad por mi lista de obras de teatro esta es (el orden sería central, luego izquierda y luego derecha):

teatro

Algún día la pasaré a limpio.