Archivo de la etiqueta: dos tontos

Dos tontos todavía más tontos (nota = 7,7)

Vi no hace mucho Dos tontos muy tontos con el fin de prepararme para la segunda parte, Dos tontos todavía más tontos. Aunque la primera de pequeño me encantaba, me sorprendió gratamente lo buena que me seguía pareciendo y lo superior que era el humor de esta película con respecto al de las pelis actuales. A pesar de todo, de la segunda parte esperaba menos.

Pero no. Aunque es verdad que Dos tontos todavía más tontos es algo peor, se sigue manteniendo ese dulce y tonto, pero a la vez inteligente humor, de la primera, a pesar de tocar temas ciertamente delicados. Tan brillante es el humor que consigue hacerle a uno replantearse si en la vida es preferible ser tonto. Este humor sigue estando, pues, por encima del tosco, agresivo, desagradable y hasta zafio humor de las películas actuales (como en La Lego película, donde lo califiqué de humor bruto y enfadado, o Rango, por ejemplo).

1422556094889Mantiene también esta película un entrelazamiento de las historias soberbio, aunque no tanto como el de la primera. Quizás aquí se podría reprochar que en esta hay demasiadas sorpresas, las cuales, por cietro, he de reconocer que no me esperaba. Además nuevamente la película tiene buena música (con canciones de Franz Ferdinand o Empire of the sun entre otros).

En suma, es una segunda parte más que digna a pesar de competir con una primera parte maravillosa. No hay tantos puntos buenos, pero los hermanos Farrelly han vuelto a demostrar que el humor no está reñido con el buen gusto. Sigue siendo magistral, por ejemplo, el recurso de hacer parecer que uno se va a enfadar con otro por una broma, pero en lugar de eso felicitarle y que celebren los dos lo tontos que han sido.

¿Por qué se llama Dos tontos todavía más tontos? Porque, aunque parecía imposible, en esta película Lloyd y Harry se superan. No están tan graciosos, pero sí deliciosamente tontos.

¿Por qué o por qué no verla? A los que no les gustó Dos tontos muy tontos, quizás no les haga gracia. A los que les gustó, que no se pierdan esta; van a pasar un rato muy agradable. Mismos personajes, mismos recursos y un esquema muy parecido. No faltan muertes, suplantaciones de personalidad, el niño ciego, etc.

Anuncios

Dos tontos muy tontos (nota = 8,5)

Después del intento fallido de ver Dos tontos muy tontos el sábado, el domingo me la puse. La razón de verla fue porque, aunque la había visto muchas veces de pequeño, no me acordaba de ella y quería estar preparado por si voy a ver la nueva, Dos tontos todavía más tontos (o Dumb and dumber to).

Aunque no me acordaba de la película, pensaba que viéndola iba a ir recordando cosas, pero no. De lo único que me acordaba es de lo de la lengua y pensaba que le pasaba a Jim Carrey. Y, por supuesto, del argumento no me acordaba para nada. Va a ser verdad que, además de síndrome de Fausto, tengo algo de síndrome de Williams y veo los árboles, pero no veo el bosque.

Lo bueno de no acordarme es que todo me supo a nuevo y pude disfrutar de una película original, bien hecha, graciosa, con un argumento perfectamente construido y dos actores magníficos. En efecto, la recordaba buena, pero en el sentido de simplemente graciosa. Y es buena en todos los sentidos. Los diálogos y las situaciones son brillantes. El guión es magistral e inteligente. Las tonterías no están metidas a cajón, sino que se entrelazan con la historia de una manera genial, una historia que está perfectamente trenzada. Lo de ver la lechuza como señal de venganza es buenísimo, por ejemplo. Los dos personajes protagonistas también están definidos de una manera asombrosa, de tal manera que la tontería en ellos acaba resultando hasta coherente. Probablemente esto no sería posible sin un Jim Carrey en su mejor momento y un Jeff Daniels que casi le quita el protagonismo. Los gestos y expresiones están perfectamente conseguidos. Es genial. No me quiero imaginar cómo habría empeorado la película con los que se consideraron para los papeles en un principio: Nicholas Cage y Gary Oldman. Y además de todo, la película tiene una música buenísima. Un ejemplo es The Rain, the Park and Other Things de The Cowsills.

Viendo la película no paraba de pensar en el salto tan descarado que hay en la calidad entre una película como esta y una actual. Ya no se hacen cosas tan inteligentes ni tan graciosas. Se ha perdido la imaginación y la chispa. Y creo que también el buen gusto. Porque algo fundamental en Dos tontos muy tontos es que todo se trata con un gusto exquisito.

Es, pues, esta una película genial e inteligente, lo que no está enfrentado con que abunden las tonterías y los absurdos. No hay más que ver el final. Ha conseguido que me apetezca mucho ir a ver la nueva al cine. No quiero esperar. Los directores de la nueva vuelven a ser los hermanos Farrelly, los mismos que dirigieron otro peliculón como Algo pasa con Mary, y los mismos guionistas, con algunas incorporaciones que espero que no afecten para mal. Ya contaré qué tal.

¿Por qué se llama Dos tontos muy tontos? Porque a pesar de todo, los dos protagonistas son muy tontos, aunque esa tontería e ingenuidad, que a veces les hace perder el miedo y no ver los peligros, les ayuda en muchas ocasiones. Precisamente, el que las cosas les salgan aparentemente bien hace que puedan justificar sus acciones, de una manera que en ciertos puntos recuerda a la de don Quijote.

¿Por qué o por qué no verla? Hay que verla para reconciliarse con el cine, con las comedias y con la vida en general.