Archivo de la etiqueta: diario

El diario de Ana Frank (nota = 7,5)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

El diario de Ana Frank es uno de esos libros imprescindibles por su fama. Yo hasta ahora no lo había leído porque siempre me había dado algo de pereza. Pero bueno, como bien se dice precisamente en este libro, «la pereza seduce, el trabajo proporciona satisfacción», así que yo, sabiendo esto de antemano, y, teniendo a mi alrededor gente que ama este libro, me puse con él. Seguir leyendo El diario de Ana Frank (nota = 7,5)

Anuncios

Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza (nota = 6,6)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Para quienes nos hemos leído con esfuerzo La verdad sobre el caso Savolta, La ciudad de los prodigios y alguno más de Eduardo Mendoza, pero no Sin noticias de Gurb, es un poco molesto que alguien que sí lo ha leído (aunque no los otros), y que encima lo ha hecho obligado en el colegio, se escandalice de que nosotros no lo hayamos hecho. Uno trata de excusarse diciendo que se ha leído los otros, como si por la suma de páginas pudiera concluirse que lo hemos leído, pero no. Perturba por eso que, siendo un libro tan corto, uno mismo no encuentre el momento de ponerse con él.

Menos mal que al fin, después de mucho, el viernes pasado por la tarde, no apeteciéndome demasiado en ese momento seguir con La Galatea, se me ocurrió leer Sin noticias de Gurb. Seguir leyendo Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza (nota = 6,6)

Diario del Nuevo Mundo de Juan Larrea (nota = 7,2)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Tuve la suerte de ser invitado a la presentación de Diario del Nuevo Mundo de Juan Larrea, una de las obras de autores no demasiado conocidos que la Fundación Banco Santander está publicando.

Lo primero que conseguí gracias a esto fue conocer bien la figura de Juan Larrea que, hasta entonces, para mí solo era uno de los poetas poco conocidos de la generación del 27. Y mereció la pena. Este es uno de esos personajes sorprendentes en muchos aspectos. En artículos como este, se dice por ejemplo que tenía sueños premonitorios y que podía adivinar el futuro (adivinaba números de lotería y caballos ganadores), que le perseguían las palomas, que Alberti le imitó en su Sobre los ángeles, que ayudó a Picasso con el Guernica, que la gente dijo que El perro andaluz de Buñuel parecía un poema suyo, que ayudó a muchos miembros de la generación del 27 a huir de España, que reunió la que hoy es la mayor colección de arte precolombino fuera de América. Y para colmo, el original del Diario del Nuevo Mundo lo tenía Alejandro Finisterre, inventor del futbolín y amigo suyo.

También me permitió la invitación escuchar las palabras de Gabriele Morelli y José Manuel Díaz de Guereñu, encargados de la edición de esta obra, además de conseguir un ejemplar gratuito.

Al ser el libro una recopilación de anotaciones esporádicas en forma de diario que Larrea escribió durante su estancia en México no existe una continuidad narrativa, pero sí se aprecian muchos de los fascinantes pensamientos que los dos expertos en Larrea destacaron en sus intervenciones. Larrea era un hombre convencido de que el ser humano es algo más, de que la vida es el resultado de la combinación de una serie de elementos ocultos, que solo se pueden detectar a veces con las casualidades. El autor encuentra en estas casualidades (basadas en números, como el cuatro, o en la figura de la paloma, o en la coincidencia de nombres) una muestra clara de la transcendecia del ser humano.

Es precisamente esa convicción razonada, entre lo subjetivo y lo objetivo, la mayor aportación de la obra. Y, aunque tal vez la creación de un nuevo mundo con base en América pueda considerarse una fantasía del autor, sí es verdad que todavía hoy Europa necesita encontrar su conciencia, abandonar el culto a lo meramente físico, a lo que precisamente no distingue al ser humano del resto de la naturaleza. Es necesario un nuevo mundo en el que no se prefiera «la cáscara del huevo a su contenido». Para eso es necesaria una confianza total en la condición especial del ser humano y de su papel en la naturaleza, algo que Larrea ve en las extrañas conexiones de distintos puntos de su vida y también en la religión, unos medios que por alguna razón la gente hoy ha abandonado. Ahora, como decía el autor, «nadie responde cuando se habla de razones superiores. No entienden más lenguaje que el de las conveniencias inmediatas». Y eso que en su época no había redes sociales aún.

Si esto en sí mismo es un problema, lo es más aún porque se ha perdido la felicidad. Y no la felicidad pasajera, sino la total, la que lleva a Larrea a decir que «la vida es perfecta pase lo que pase». Se ha perdido algo crucial en el pensamiento de Larrea: el optimismo.

¿Por qué se llama Diario del Nuevo Mundo? Porque Larrea cree que el renacer de la conciencia de trascendentalidad del ser humano debe nacer en América, el Nuevo Mundo (con mayúsculas, como todo lo superior para Larrea), lugar desde donde se puede dejar atrás la cascaridad de Europa.

¿Por qué o por qué no leerla? Como obra literaria no es gran cosa. Son solo anotaciones personales a veces de difícil comprensión. Pero, por el afán tan inspirador del autor de entender el sentido del ser humano, merece la pena leerla. Es un buen acicate para afrontar con optimismo la búsqueda de lo que nos hace distintos, de lo que permite encontrar la felicidad hasta en los momentos de mayor angustia, de enfrentarse a los problemas universales (algo que Larrea ve que ya en su época ha abandonado la literatura joven de España). Obras como esta dan ánimo a los que intentamos, ya sea a través de la poesía o de cualquier otra manera, crear y descubrir nuevos caminos para entendernos y abandonar de una vez las viejas y manidas ideas, en un mundo donde la gente se limita a copiar o como mucho a reformular los tópicos que solo conducen al pesimismo y a la absurdamente baja consideración de nuestra especie. Somos algo más y un visionario como Larrea muestra algunas vías para descubrirlo, por muy excéntricas que a veces puedan parecer.

Como comparto con él algunas ideas, retomo su atención a las casualidades y, ¿por qué no?, veo con asombro la cantidad de cosas que han tenido que pasar para que haya llegado a mí esta obra. Por algo será.

La tregua de Mario Benedetti (nota =8,8)

Crítica de EL PRÍNCIPE LECTOR

Llevaba tiempo queriéndome sumergir más en la literatura americana, tanto sudamericana como norteamericana. Me lié la manta a la cabeza y me fui a la librería a comprar algunos de los libros que tenía como pendientes desde hace años. Entre mis deberes, estaba Mario Benedetti, del que apenas había leído nada. Me fui directamente a por La tregua, cayó en mis manos como por error, sin que realmente estuviese buscando ese libro. Sí, efectivamente fue un error porque no creo que deba leer a Benedetti en un tiempo, La tregua me ha fascinado hasta el punto de que temo sentirme decepcionado por un segundo libro si no alcanza este fantástico nivel. Seguir leyendo La tregua de Mario Benedetti (nota =8,8)