Archivo de la etiqueta: Cukor

Historias de Filadelfia (nota = 7,1)

Historias de Filadelfia era una película que tenía muchas ganas de ver hacía tiempo, esperando algo tan divertido como La fiera de mi niña, pero que de momento no había visto por si mi hermano y mi madre querían verla algún jueves. Pero mi madre al final determinó que ya la había visto muchas veces y me dio permiso para verla por mi cuenta. Así que, después de ver Carmen la vi.

Y no me pareció para tanto. Bien es cierto que la vi con un Lugo-Zaragoza de segunda división de fondo en el que tenía que ganar el Lugo para que mi quiniela siguiera yedo tan bien como iba, pero, aunque remontó el Lugo, justo marcó el Zaragoza en el último minuto, con lo que vi la última parte de la película chafado. Pero la cuestión es que hasta el momento no me estaba gustando demasiado la película. Uno de los primeros problemas es que salen juntos Cary Grant y James Stewart, que no es problema porque sean malos actores (son de mis preferidos), sino porque les confundo. Es lo mismo que me pasó en Infiltrados con Matt Damon, Leonardo di Caprio y Mark Wahlberg. Eso ya hizo que me costara un poco más la película. Pero es que además Katherine Hepburn sigue sin gustarme. Ah, y la niña da bastante repelús. También estoy viendo que de George Cukor, aparte de que no he visto tantas películas suyas como creía (creo que le estaba mezclando con Elia Kazan), las que he visto tampoco me han gustado demasiado, quitando My fair lady. Me queda Ha nacido una estrella para tomar una decisión final.

Al margen del problema con los actores, el argumento es bastante zonzo y embrollado. Le falta la chispa que yo esperaba. No me reí con ninguna conversación (aunque por ahí leo que los diálogos son brillantes) ni me hizo gracia la historia. Soprende lo liberales que eran en esa época. No parece un argumento de 1940 con todo el lío de Katherine Hepburn con los tres hombres. No sé muy bien qué lección moral sacar. Y el final, aunque esperable y adecuado, no me parece el mejor.

En fin, me da rabia que me dejara indiferente una película que me apetecía tanto ver y quiero pensar que no me gustó por las condiciones y el momento en que la vi. Trataré de volver a verla en algún momento.

¿Por qué se llama Historias de Filadelfia? Porque toda la historia se desarrolla en una casa de Filadelfia y explora distintos personajes de la sociedad de esa ciudad.

¿Por qué o por qué no verla? Por lo que vi tampoco merece demasiado la pena verla, pero quiero creer que no la vi en el mejor momento y que la fama que tiene la película está justificada. Al parecer las imágenes, los colores, las luces, la fotografía y la música son magníficas. Yo esas cosas no las sé apreciar del todo. Por otro lado, los que como yo confundan actores como Cary Grant y James Stewart que se atengan a las consecuencias.

Anuncios

El pájaro azul (nota = 5,5)

El pájaro azul era una obra que llevaba teniendo pendiente desde hace tiempo. Sabía que no era una obra fundamental, pero se me cruzó en mi camino un día y el hecho de que su autor, el belga Maurice Maeterlinck, ganara el Nobel de la Literatura en 1911 le daba un atractivo especial. Después de ver Crimen y castigo pensé en ver Amor a quemarropa porque había leído una noticia, que se refería a ella, sobre la publicación de un nuevo libro, Canciones de amor a quemarropa, el primero de Nikolas Butler y además había visto que Amor a quemarropa es una película que tengo dos veces en mi lista, no sé por qué. Pero no me daba tiempo a verla, así que busqué una más corta y consideré oportuno ver de una vez El pájaro azul, que también está en la primera página de mi lista. La versión que tenía era la de 1976, dirigida por nada menos que George Cukor, el de My fair lady, y con un elenco impresionante, con Elizabeth Taylor, Jane Fonda, que aparecerá ahora en la comedia Ahí os quedáis y Ava Gardner.

Como ya predecía la nota de IMDb, la película es muy mala. Es un despropósito de película que encima no sigue el orden de la obra de teatro que fui más o menos leyendo a la vez, siguiendo mi costumbre. El argumento es bonito. Es la típica búsqueda de la felicidad y recuerda a obras preciosas como  El caballero de la armadura oxidada, El principito o El mago de Oz. Y la idea del gorro que tiene un diamante que se gira y permite ver el alma de las cosas es interesante. Lo malo es que en este caso las escenas no están hilvanadas, los personajes no están bien definidos y no hay demasiadas frases para el recuerdo. Quizás lo más bonito sea el encuentro con el amor materno. También tiene gracia lo del tiempo disfrazado como la muerte, con guadaña y todo, pero de blanco.  Pero, vamos, que además los trajes y los personajes son ridículos. Se puede apreciar ya algo en el cartel de la película. 11541908Dan vergüenza ajena. Sobre todo la gata. Curiosamente, la actriz que la interpreta fue acusada por Cukor de haber gafado con sus frases la película. Lo dicho: un despropósito.

El resultado es una obra que parte de una idea buena, pero que está muy mal ejecutada.

Por cierto, de Ava Gardner no he visto casi ninguna película. Tengo pendientes Forajidos y La noche de la iguana. De Jane Fonda tengo pendientes Barbarella y Klute, por la que me preguntaron el otro día en el Trivial. Y de Elizabeth Taylor ya he visto bastantes. Quizás debería ver Un lugar en el sol.

¿Por qué se llama El pájaro azul? Porque la felicidad se simboliza en la obra como la búsqueda de un pájaro azul. Es bonita la idea de que al final no es posible encontrar un pájaro completamente azul porque estos no resisten el cautiverio. Es un bello símbolo de que no hay que buscar una felicidad total porque es imposible mantenerla en el mundo en el que vivimos, pero sí es posible buscar una felicidad media.

¿Por qué o por qué no verla? En este caso no hay que verla porque da vergüenza ajena ver a actrices tan buenas hacer el ridículo en una obra que parte de una idea bonita, pero que acaba siendo un camino de escenas irritantemente inconexas (no como en El principito) y sin demasiada profundidad. Mejor leer la obra en un ratito o leerse otros muchos libros de este tipo, pero mucho mejores. Aprovecho para recomendar uno que leí hace muchos años (igual ya no me gustaría). Era El enigma y el espejo de Jostein Gaarder.

My fair lady (nota = 8,1)

Ha sido este un fin de semana con películas no demasiado entretenidas, pero sí interesantes, aunque solo sea porque por fin he conseguido quitármelas de encima. La primera del fin de semana fue My fair lady, una obra que llevaba tiempo en mis listas (es de las de la primera página) y que consideraba fundamental, pero que me daba pereza porque son tres horitas. Decidí verla sobre todo por Audrey Hepburn, con la que tanto disfruté el otro día en Sabrina. Conocía un poco la historia, pero creo que nunca la había visto entera.

Y en este caso me llevé una grata alegría. Es una película muy entretenida, tierna y dulce. Aunque el principio es un poco más desapacible porque, como es lógico, Eliza Doolittle (interpretada por Audrey Hepburn), da un poco de repelús por las pintas y por el acento, la película entera tiene su encanto. Lo tiene el encuentro de Eliza con el genial Rex Harrison, el profesor Higgins, lo tiene la capacidad de Higgins para detectar la procedencia de la gente por su acento (algo que yo siempre he soñado), lo tienen las negociaciones por el precio y las condiciones de las clases, la apuesta con el coronel Pickering. Todo. Y por si esto fuera poco, el proceso en el que Eliza va convirtiéndose en una dama no tiene desperdicio. El día en las carreras de caballos (quitando la canción) y, sobre todo, el día del ballet son geniales. A este respecto, me sorprendió, que la película no terminara con el ballet. Incluso me molestó un poco, pero la verdad es que la parte de después es bastante bonita, a pesar de que mi madre, en su manía homérica y griega de destrozar los finales, me había contado lo que pasaba o, mejor dicho, lo que no pasaba.

Además de lo ideal del argumento, de la historia y de los personajes (quitando el padre de Eliza, que es insoportable), la película, como musical, tiene unas canciones buenísimas. Me encantaron sobre todo las partes en las que se canturrean frases con rimas geniales. Véase como ejemplo el siguiente vídeo, con el primer encuentro entre Higgins y Eliza. La canción empieza hacia el 2:50, pero en la parte anterior se ve la pericia de Higgins para detectar acentos:

En resumen, My fair lady es una película recomendable para ver en inglés y en una tarde en la que se tenga tiempo. En este caso sí que parece adecuado que le dieran el Óscar a la mejor película. Pero, ojo, hay que decir que, aunque le dieron ocho Óscars no es por esta película por la que Bernard Shaw recibió el Óscar, sino por Pigmalión de 1938. Me soprende que Audrey no estuviera ni nominada en esta.

Por otra parte, la película es de George Cukor, de quien yo creía que había visto más cosas, pero me di cuenta de que solo había visto La costilla de Adán y Luz de gas. Más tarde en el finde vi El pájaro azul. Ahora me quedan por ver, entre otras, Historias de Filadelfia, Ha nacido una estrella y Margarita Gautier (basada en La dama de las camelias).

¿Por qué se llama My fair lady? La peli se iba a llamar Lady Liza, pero Rex Harrison se quejó de que en el título apareciera el nombre del personaje femenino. Supongo que le pusieron el nombre actual porque el objetivo del profesor Higgins es convertir a una vendedora callejera de flores en una bella dama (fair lady) capaz de pasar por una princesa, como al final ocurre de manera bastante graciosa, sobre todo por el origen que creen que tiene la princesa. Lo de Pigmalión de la obra de teatro es por el mito de Pigmalión en el que el rey de Chipre con este nombre crea una estatua de tal belleza que se acaba enamorando de ella.