Archivo de la etiqueta: clint eastwood

El jinete pálido (nota = 6,9)

No contento con haber visto El francotirador por la tarde, por la noche aún tuve ganas de ver otra película dirigida por Clint Eastwood, nada menos que El jinete pálido. Era de esas películas antiguas de nombre conocido que tanto me gusta ver, o, mejor dicho, haber visto.

Pero la película es bastante normalita. Es la clásica de un pueblo asediado por unos malhechores que se quieren apropiar de su terreno con fines económicos. Solo un hombre les puede salvar y ese es el misterioso predicador encarnado por Clint Eastwood. La venganza es total y no faltan los personajes malos con alguna característica especial. Al principio son los clásicos feos y luego unos bien uniformados con gabán pardo, dirigidos por el impoluto Stockburn. 1410408622000-richard-kielY entre medias probablemente el mejor personaje de la peli después del predicador sea un grandullón retrasadillo, que no podía encarnar otro sino el gran Richard Kiel, recientemente fallecido, conocido por hacer de Jaws en las películas de James Bond Moonraker y La espía que me amó. Sirva esta mención (y la foto) como homenaje póstumo.

Por lo demás la película es normalita, con la clásica jovencilla que idolatra al héroe que les va a vengar, sin darse cuenta de que en este tipo de películas el héroe es impasible y pasajero. También cuenta la película con la clásica reunión del pueblo para debatir si se deben rendir a las condiciones del magnate.

¿Por qué se llama El jinete pálido? Después del último ataque de los malhechores al pueblo, la jovenzuela reza para que venga alguien y les salve. Lee un pasaje del Apocalipsis en el que aparece la muerte pálida cabalgando un caballo de color claro, que, como es de suponer, es tal y como se presenta Clint Eastwood, un jinete pálido que supuestamente debería estar muerto y que realmente, como él dice, no importa quién sea.

Phonto¿Por qué o por qué no verla? Es un wéstern clásico, aunque, pese a lo de pálido, no salen indios (yo creía que era por algo tipo rostro pálido). Es más bien una película de venganza en el oeste a lo Sin perdón o El fuera de la ley, también de Clint Eastwood y que, si no recuerdo mal, son mejores. También son mejores otras muchas de venganza. Para mí la mejor creo que sigue siendo El castigador (la de 2004). Y puestos a ver algo de Clint Eastwood, son mejores Gran Torino o El sargento de hierro. Lo único bueno de El jinete pálido es que por lo menos Clint Eastwood todavía no se había puesto tan filosófico como se puso luego. Me doy cuenta, por cierto, de que aún me queda el pastel de ver Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima, además de Jersey Boys y alguna más. Por lo menos ya me tragué Invictus.

El francotirador (nota = 7,4)

Nueva película de Clint Eastwood y con buenos comentarios. Había que ver El francotirador, y nada mejor que hacerlo el día del estreno. Fui a verla sin saber casi nada de la película, ni siquiera que estaba basada en hechos reales.

Y quizás esto sea lo peor de la película, que está basada en hechos reales. También el final, que por ser el de una película de Clint Eastwood es previsible incluso para los que no conozcan los hechos reales, se podría mejorar. Aunque es verdad que esa forma de terminar consigue realzar el resto de la película.

El principio de la peli, sin embargo, es bueno. Cuenta lo mismo que otras muchas películas pero Clint Eastwood le da la velocidad y el toque precisos, presenta las imágenes justas para informar y meternos en el mundo y en la cabeza del personaje. Luego la película se va ralen1424519046509tizando y haciendo un poco más pesada, pero supera con mucho a películas pretenciosas y malas de este tipo como En tierra hostil. Clint Eastwood consigue crear un ritmo admirable y va alternando magistralmente la parte en Irak con la parte en Estados Unidos, creando un contraste cada vez menos nítido hasta que al final los dos mundos se juntan en uno. Una magnífica técnica para hacernos formar parte de esos mundos es no incluir nada de música en todo el desarrollo de la película; ni siquiera en los momentos de más dramatismo en los que la música habría ayudado. Y es que ¿qué hay más dramático que el ruido de los disparos y los gritos? Merced a esto, la película, siendo una americanada como otra cualquiera, consigue no abochornar tanto.

El final deja tiempo para reflexionar sobre cuál es el mensaje que nos lanza Clint Eastwood, como siempre ambiguo y para todos los gustos. Una señora detrás de mí dijo que sí que Kyle (el francotirador) había salvado muchas vidas pero a costa de cargarse a muchos. Yo me quedo con ese gusto amargo del patriotismo y de la elección de nuestros valores principales en la vida. ¿Para qué nos despertamos cada mañana? ¿Adónde apunta nuestra mirilla? ¿Y cuáles son los valores de la sociedad que no está al tanto de vidas como la del francotirador hasta que no se las ponen en una peli, momento en el cual, no antes, el libro de Kyle arrasa en las ventas de libros de no ficción?

Consigue, pues, Clint Eastwood una película sólida y contundente, en la que solo falla el que la historia no sea gran cosa. A la contundencia de la película ayudan un gran Bradley Cooper y una sorprendentemente madura y convincente Sienna Miller. Irreconocible.

¿Por qué se llama El francotirador? Porque aborda los éxitos militares de un francotirador del ejército estadounidense en Irak.

¿Por qué o por qué no verla? A los que les gusten las películas de guerra esta les va a encantar. Para los demás, no esá mal. No se hace demasiado pesada. Yo próximamente veré La noche más oscura. Ah, y por la noche, después de ver El francotirador, tuve el gusto de ver otra peli dirigida por Clin Eastwood: El jinete pálido.