Archivo de la etiqueta: cine

Chef (nota = 7,9)

El otro día fui a cenar con alguien a la fábrica de jabones, donde había una sesión clandestina de perritos calientes. En una tele del local estaban poniendo una peli en la que Jon Favreau salía comiéndose un perrito (en verdad era un andouille de Nueva Orleans) en un mercadillo. Como la contraseña del sitio había sido «la salchicha peleona», pensé que esa era la película. Cuando llegué a casa vi que no, que la que podía ser era Chef. Ya decía yo que Jon Favreau tenía que ser mucho más joven cuando La salchicha peleona. Recordé que un amigo al que le encanta cocinar me había dicho que Chef estaba guay, así que la vi. Seguir leyendo Chef (nota = 7,9)

Anuncios

American gangster (nota = 7,0)

El otro día me hablaron por distintas vías de American Gangster. Esta era de esas que tengo más que pendientes clavadas en el alma.  Además con esta tenía el aliciente de que creía que era la única apuntada dos veces en mi lista del cuaderno principal. Pero pasó lo de siempre. Para empezar, ahora he descubierto que la doblemente apuntada era Amor a quemarropa y que ni siquiera tenía American Gangster en mi lista. Tenía American Graffiti. Y segundo la película no me gustó mucho. Seguir leyendo American gangster (nota = 7,0)

Venganza (nota = 8,0)

En su momento vi en el cine Venganza 2 sin haber visto, ni casi oído hablar de Venganza. La 2 no me gustó mucho y supe de muy poca gente que la hubiera visto. Por eso, cuando salió V3nganza, me sorprendió la cantidad de gente que la vio y a la que me enteré que le gustaba la saga. Antes de ver la 3 decidí ver la primera. Seguir leyendo Venganza (nota = 8,0)

La gran seducción (nota = 7,8)

El otro día hablando con un amigo y con mi hermano salió, no sé por qué, Brendan Gleeson, uno de mis actores favoritos. Mi amigo dijo haber visto algunas pelis suyas que yo no había visto y me dio envidia. El jueves mismo vimos La gran seducción. Seguir leyendo La gran seducción (nota = 7,8)

Memed, my hawk (nota = 5,0)

Hace poco los periódicos anunciaron la muerte del escritor turco Yasar Kemal. Yo, por supuesto, no le conocía; ni siquiera me sonaba. Al único escritor turco que conocía (y solo el nombre) era a Orhan Pamuk. Es la triste diferencia entre haber o no haber ganado el Nobel. Estuve investigando y vi que la gran novela de Kemal era Ince Memed o El halcón. Pensé en leérmela, a pesar del atasco de libros que tengo, pero para mi regocijo, descubrí que había película (Memed, my hawk, dirigida por Peter Ustinov) y que estaba en Youtube. Seguir leyendo Memed, my hawk (nota = 5,0)

Las invasiones bárbaras (nota = 7,0)

Tras haberme leído el libro sobre Podemos, alguien (no sé si por tirarme de la lengua) me recomendó y me prestó el DVD de Las invasianos bárbaras. ¿Qué tiene que ver esta película con Podemos? Pues que, al parecer, esta es una de las películas favoritas de Pablo Iglesias Turrión. Se me pidió la opinión. En peticiones directas de que vea cosas, suelo ser muy obediente y las veo lo antes posible. Tenía además curiosidad por saber los gustos de Pablo iglesias.

Seguir leyendo Las invasiones bárbaras (nota = 7,0)

Kingsman: servicio secreto (nota = 7,3)

Viendo el tráiler y sabiendo que el director era Matthew Vaughn (el de Kick-Ass, aunque también el de Crimen organizado), tenía que ir a ver Kingsman. Había leído que encima la música era muy buena. Se me hacía la boca agua. Seguir leyendo Kingsman: servicio secreto (nota = 7,3)

Amor (nota = 7,4)

Por San Valentín alguien me regaló, muy oportunamente, la película Amor. Yo no había visto nada de Haneke y no me atraía mucho la idea después de las duras críticas de La cinta blanca, procedentes de gente de la que me fío, pero esta me había quedado con ganas de verla, quizás porque le dieron el Óscar a película extranjera. Seguir leyendo Amor (nota = 7,4)

Carlito’s way (nota= 7,0)

Yo siempre la había llamado Carlito’s way, pero descubrí que en español se llama Atrapado por su pasado. Es la típica película que sabía que había que ver, encuadrada en el grupo de pelis de gángsters que hay que ver junto a Scarface, Uno de los nuestros y otras de ese tipo, como Érase una vez en América, todas de Brian de Palma o de Scorsese. Generalizando, a mí esas películas siempre me han dado pereza. Son lo que yo llamo cine gris, en contraposición al cine negro, de una época del cine que detesto: finales de los 80 y principios de los 90. Por lo menos en los 90 ya las chicas no llevan esos pelos raros o esas hombreras vergonzosas y la música no es tan detestable.

El caso es que por fin decidí verla, con el detonante final de una chica que me envió su lista de 100 películas favoritas hecha en IMDb, en la que esta aparecía siendo una de las doce únicas que no había visto de toda la lista, junto con Casino, por ejemplo, que muy probablemente va a caer pronto. En este caso sentía especial pereza porque el título no me inspiraba mucha confianza.

Pero al final la película no estuvo del todo mal. Sería mucho mejor si no te destrozaran el final al principio. No entendí demasiado bien esta jugada. Tampoco ayuda mucho Al Pacino o, mejor dicho, el personaje de Carlito, porque Al Pacino está muy bien. Es un personaje que no me llega a convencer. Convence más, a pesar del auténtico asco que da y del que ya me había prevenido mi hermano, el personaje de Sean Penn. Hay extras míticos como Luis Guzmán, al que vimos por ejemplo el otro día en Somos los Miller, o James Rebhorn, al que vimos en Mi primo Vinny. ¡Anda! Y ahora veo que el que hace de Benny Blanco justo es Javier en Kick-Ass 2.

Luego hay partes que no están mal. Está bien la del billar con el chaval que sale en La Roca. Pero en general falta un poquito de acción. La persecución final por Grand Central es muy buena, lo de las escaleras mecánicas, por ejemplo, con la cámara bajando por las escaleras, pero creo recordar que me gustó mucho más Scarface.

Ahora, como ya he dicho, me queda Casino, Una historia del Bronx y acabo de ver que también tengo pendiente Donnie Brasco.