Archivo de la etiqueta: Carmelo Gómez

Días contados (nota = 5,1)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Salvada por la campana. Eso es lo que se puede decir de una película que, si no fuera por el final, sería insalvable, por mucho que ganara el Goya. Vi Días contados porque me preguntaron por sus protagonistas en el Trivial y quise mantener ese espíritu de ver y leer todo aquello por lo que me preguntan, para que jamás se me olvide la respuesta, espíritu que con películas como esta se me va apagando poco a poco. Seguir leyendo Días contados (nota = 5,1)

El perro del hortelano (nota = 8,2)

Por fin me he hecho la lista de las obras de teatro que tengo que ver o leer. La primera era una que llevo teniendo pendiente mucho tiempo: El perro del hortelano. En este caso elegí, me parece que adecuadamente, ver la película de Pilar Miró. Me daban un poco de miedo los actores, que no son mis favoritos que digamos, pero bueno, era la representación que había que ver, aunque solo sea por los Goya que tiene.

Y, como digo, acerté plenamente. Hice lo mismo que en otros casos con obras de teatro: me la fui leyendo a la vez, intentando leer incluso las partes que no se representan. La obra en sí es magnífica, como todo lo de Lope de Vega, con versos memorables y escenas que describen a la perfección la lucha en el amor, los celos, los actos despechados y demás tonterías que se hacen cuando uno está enamorado. Destaco, por ejemplo, lo que le dice Teodoro a Diana, la condesa de Belflor, para disculparse por no haber manifestado antes su amor: «donde el premio es mucho / el atrevimiento es poco». Los juegos de palabras y los contrastes son espectaculares. El final está, además, perfectamente resuelto. Sigo, aun así, considerando un poquito mejores las obras de Calderón.

En cuanto al reparto, quitando lo malos actores que son gente como Ana Duato, que aquí no está del todo mal, pero que siempre actúa igual, o Miguel Rellán, Bacterio en Compañeros, al que tuve la mala suerte de volver a ver luego en ¡Ay, Carmela!, el resto lo hacen muy bien, incluso el de Benito y compañía. Me sorprendieron gratamente Carmelo Gómez y, sobre todo, Emma Suárez. En cualquier caso, cuando le dije a mi hermano la nota que le iba a poner me dijo que cómo le ponía tan buena nota con el reparto que tenía y le contesté que es que si me la hubiera leído solo le habría dado un nueve con algo.

En definitiva, esta es de las obras que te hace pensar lo bueno que era todo antes y más viendo cosas como ¡Ay, Carmela! luego y que me hace plantearme seriamente si hacer caso a Ralph Waldo Emerson en lo de solo leer cosas que tengan cien años o más.

¿Por qué se llama El perro del hortelano? Porque a lo largo de la obra se compara a la condesa, que no deja a Teodoro casarse con una y a la vez no se decide a estar con él, con el perro de la fábula del perro del hortelano, que ni comía ni dejaba comer, creo que a una vaca que quería alfalfa, creo, aunque lo he sacado de una fuente no muy fiable.

Por cierto, para los que sientan curiosidad por mi lista de obras de teatro esta es (el orden sería central, luego izquierda y luego derecha):

teatro

Algún día la pasaré a limpio.