Archivo de la etiqueta: bomarzo

Lista por ver/leer 3

20150321_161631La catedral del mar
Paul Auster – Brooklyn Follies
Fausto
Así habló Zaratustra
Gulliver
Pilares de la tierra
La montaña mágica
Memorias de Adriano
La conjura de los necios
Elogio de la locura
La feria de las vanidades
Discurso del método
Del sentimiento trágico de la vida
Manifiesto comunista
Mi lucha
Archipiélago Gulag
Mortal y rosa
Bernal Díaz del Castillo
Carmen
Juana la Loca
Los Borgia
Medici: padrinos Renacimiento
Los Tudor
El Corán
El libro de Mormón
La interpretación de los sueños
Kawabata
Rebecca
Rayuela
Casa de muñecas
Ubú rey
Ensayos Montaigne
Alice Munro
Fred Vargas
Anna Gavalda
Zalacaín
AMDG Ayala
Los detectives salvajes – 2666 – Bolaño
La tregua – Benedetti
El jinete polaco – Muñoz Molina
Tiempo de silencio
Bomarzo
Beatriz y los cuerpos celestes
Libro de Job de la Biblia
Gogol – Almas muertas / Taras Bulba
Knut Hamsun – Hambre
Tristam Shandy
John Banville – El mar
Plácido
La dama de hierro
Poemas de Paul Celan
Céline – Viaje al fin de la noche
Sandor Marái – El último encuentro
Echegaray
Love Story
Novelas ejemplares
Persiles Segismunda
La verbena de la paloma 1963
Capitán Blood
M vampiro
Sostiene Pereira

Anuncios

Bomarzo (nota = 7,2)

Por fin llegó el momento en mi vida de leer Bomarzo de Manuel Mujica Láinez, después de que mi madre me lo hubiera recomendado hasta la saciedad. Yo tenía miedo del libro por varios motivos, uno era porque el título no me daba buena espina ‒no tenía ni idea de lo que era Bomarzo‒, otro era por la extensión del libro, lo cual no supondría un problema si no fuera porque ya me había dejado dos veces El escarabajo del mismo autor, abrumado por la extensión de las páginas o eso creía yo. En el caso de Bomarzo las páginas eran más cortas. Pero, como dije el otro día, lo que finalmente hizo que me leyera el libro fue que, viendo un capítulo de Da Vinci’s demons, mi madre dijo que en Bomarzo se hablaba de los Médici y los personajes que aparecen en la serie. A mí me interesaba saber más de esa época, porque tengo bastante poca idea.

Pues es verdad que en la novela se habla de estos personajes, sobre todo de los Orsini y los Farnese, aunque dos generaciones después de la serie, unos cien años después, si bien se hacen referencias a personajes de la serie como Lorenzo, sin ir más lejos. Y es verdad que el tema es interesantísimo, como lo era el de El escarabajo; en eso Mujica Láinez lo tiene fácil con sus personajes milenarios que han vivido distintas partes de la historia. Pero tiene el mismo problema que El escarabajo. El problema de este último resultó que no era la extensión de las páginas, sino la extensión de las frases de Mujica Láinez, las listas excesivas de cosas que cansan mucho, así como un léxico muy rico, a veces repetitivo, pero una sintaxis muy básica y lineal que agota y hace perder el hilo. No obstante, tiene logros como el hecho de utilizar personajes que llegan hasta nuestros días para poder dotarles de un vocabulario moderno y de referencias intermedias, así como de apreciaciones sobre un mismo personaje desde distintos puntos de la historia, siendo el ejemplo más claro es el de Cervantes. En relación con esto me pareció interesante, y fue de lo poco que subrayé, un extracto sobre los biógrafos que es una idea ya sabida pero bien expresada a mi juicio:

«El biógrafo arma su puzzle a conciencia, valiéndose de los incoherentes, deshilvanados testimonios escritos que el capricho del azar reservó, y el resto, la intimidad del personaje y a menudo sus datos y rasgos esenciales, se le escapan. Cree haber apresado en las redes de la erudición y de la exégesis a alguien con quien lo vincula cierta incalculable afinidad, muerto hace muchos años, y no hace más que recoger los fragmentos heteróclitos de un naufragio. Si el inspirador de ese estudio pudiese apreciar el fruto de las investigaciones, estupefacto, no se reconocería.»

Por lo demás, la elección del personaje, un personaje jorobado, enfadado consigo mismo y con la vida, es muy acertada y la historia está magistralmente elaborada. Falla el estilo. Es interesante ver en la historia real las tramas que se ven en historias ficticias que he visto-leído últimamente como Olvidado rey Gudú o Juego de tronos, asesinatos entre familiares, conspiraciones, bastardos, etc. También el misterio de Bomarzo ayuda mucho a seguir con la novela, que el mismo narrador asume como pesada y se excusa diciendo que el lector ha elegido libremente leerla. También ayuda la presencia de personajes conocidos de la historia como Cellini, Paracelso, Juan de Austria.

Me quedo con una frase que me viene bien en estos momentos de mi vida: «Sí, había alcanzado a la altura de mi existencia en que, para vivir yo, era menester que mis sueños viviesen».

Ahora voy a leerme la de El abuelo que saltó por la ventana y se largó de Jonasson, que la acaban de sacar en el cine y quiero leérmela antes de ir a verla. A la vez me llegó ayer el libro de poesía más comprado últimamente según el ABC Cultural: Chatterton de Elena Medel. Lo poco que he leído ya me ha parecido de chiste. Eso no es poesía.