Archivo de la etiqueta: Being there

Her (nota = 6,2)

Mi madre me invitó ayer a ir a ver Her en la parroquia de nuestro barrio en pantalla grande. Segundo día consecutivo, después de [REC]4 que alguien me invitaba a ir a ver una película. Acepté encantado porque me quedé con muchas ganas y con mucha curiosidad de ver una película que todo el mundo dijo que era muy rara.

Y sí, efectivamente la película es muy rara. Yo solo sabía que era de un tío que se enamoraba de su ordenador. Y eso podía tener su gracia, pero es peor que eso. Según se habló en el cinefórum y según se puede ver, la película trata de advertir del errático rumbo que lleva la sociedad, en la que al final nos conformaremos con la soledad gracias a máquinas que nos hagan sentir acompañados. Pero en este caso el sistema operativo del que se enamora el protagonista no es algo tipo SIRI, como yo pensaba, sino que es igual que una chica. En esto veo que hay algo de trampa. Porque no se ve cuál es la diferencia entre esto y enamorarse de una chica verdadera a distancia. La única diferencia sería el contacto físico. Aunque supuestamente el sistema operativo en la película no tiene sentimientos, lo parece, así que no es del todo raro que una persona se pueda enamorar de la chica de este sistema, y menos raro es sabiendo que el sistema tiene la sensual voz de Scarlett Johansson. En esto la película patina, porque llegar a un sistema así está muy lejos de la realidad.

Por otro lado, me molestó el tono de la película (y sobre todo los comentarios de después) en donde se denuncia la sociedad como algo malo en la que parece que la culpa la tienen los jóvenes que se dejan llevar por las tecnologías y que van aislados con auriculares en el metro y sin leer. El criticar a los jóvenes es un defecto que ha tenido siempre la sociedad, desde tiempos impertérritos. En vez de culparse los mayores por haber dejado una sociedad en la que si los jóvenes acaban prefiriendo estar con una máquina que con un libro será porque lo que ofrecen los libros no es agradable para ellos, se dedican a condenar a los menores. Es como cuando un profesor se queja de lo malos que son los alumnos. ¿No será que los profesores son muy malos y no saben transmitir sus conocimientos, si es que los tienen?  Yo siempre digo a la gente que se queja de los jóvenes que si lo que ofrecen es bueno, qué mal lo estarán vendiendo para que nadie les haga caso, y que si no es tan bueno que no esperen que a los demás les guste. La literatura (la poesía sobre todo), el arte o la música clásica se han llenado de tantos estafadores que quieren vender como arte lo que no es, que la gente ha perdido la confianza. Y eso no quiere decir que no se tengan ya valores. Los valores no se encuentran solo leyendo o escuchando Mozart. Dependerá mucho de qué se lea y qué se oiga. Desde luego, leyendo lo que nos dejan las mismas generaciones que tanto se quejan de los jóvenes, lo llevamos crudo, porque es en general horrible y desagradable.

Yo sinceramente creo que todos los defectos que se ven por las redes sociales solo se deben a que estos medios permiten mostrar de manera más clara y visible los problemas de los que adolece la especie humana, pero desde su nacimiento. Esto no quiere decir que ahora la sociedad sea peor. Yo creo que es todo lo contrario. Pero bueno, la película podría ser una denuncia de los problemas de la especie humana ayudándose por las nuevas tecnologías. A_Sunday_on_La_Grande_Jatte,_Georges_Seurat,_1884Bien, pero ese no es motivo para hacer una película aburridísima, lenta, a veces incómoda,  y con todos los símbolos más que trillados de la soledad, como los rascacielos o la escenita de la playa, que ya se puede ver mínimo en el siglo XIX en alguno de los dos cuadros míticos de Seurat (en la imagen uno de ellos). La película tiene buena música, eso sí; se nota la mano de Arcade Fire.

Así que para mí este es otro caso de película que recibe el Óscar a mejor guión original sin tener nada de original, a pesar de lo original que podría haber sido el argumento, un argumento que encima es tramposo, con lo que se carga la idea. Está a la altura de la otra película que vi de Spike Jonze, Cómo ser John Malkovich, una de las películas más raras que he visto en mi vida. Un desastre, vamos. Pero bueno, como ya se sabe que me gusta sufrir, veré Adaptation y la de Donde viven los monstruos del mismo director y a lo mejor hasta veo uno de sus videoclips. De Jackass ya vi algo en su momento y no me hacía demasiada gracia.

¿Por qué se llama Her? Supongo que para reflejar que cualquier chica vale para paliar la soledad, una soledad que, por cierto, es voluntaria en el personaje (el muy loco, por ejemplo rechaza a Olivia Wilde), otra cosa que también me chocó bastante y que es algo dura porque es verdad que muchas veces uno se obsesiona por estar solo. Lo de Her además refleja que, aunque en la película el sistema operativo se pone un nombre y parece tener sentimientos (hasta tiene un orgasmo), no deja de ser una simple voz de chica.

¿Por qué o por qué no verla? Se puede ver sabiendo que es rara pero que no es que el personaje se enamore de una SIRI, sino de una máquina que habla como una chica normal, por lo que, de no saberse, no habría diferencia con tener una relación a distancia con una chica de verdad.

Yo ahora, para seguir con la semana cinematográfica, me voy otra vez al cine, que un amigo me ha dicho que vayamos a ver la de las tortugas ninja. Hay que aprovechar que es la fiesta del cine y que la entrada está a 2,90.

Anuncios

Bienvenido Mr. Chance (nota = 6,4)

Ayer vimos como película de jueves Bienvenido Mr. Chance o Being there, que ya dije que quería ver porque salían Peter Sellers, al que vi el otro día en El guateque y Shirley MacLaine, a la que vi en Irma la dulce, y porque tiene un 8 en IMDb. Tenía grandes expectativas. Supuestamente era una comedia.

Desde el principio uno piensa que de comedia no tiene nada, aunque solo sea por la música de piano y porque Mr. Chance (Peter Sellers) parece autista. Lo único que hace es ver la televisión y cambiar de canal al poco rato, en cuanto se aburre. En eso hace como yo. Y encima el principio es muy muy lento. Luego la cosa va empezando a tener su gracia cuando tiene que salir a la calle por primera vez y entre otras cosas, intenta cambiar con el mando a distancia una situación incómoda. Pero todo sigue muy lento.

Cuando ya empieza a vivir en casa de Shirley la peli mejora un poco con todo tipo de malentendidos propiciados porque Mr. Chance dice solo cosas básicas, generalmente solo reafirmando lo que se le ha dicho o con frases muy simples. Esto provoca, y es lo más atractivo de la película, que la gente interprete a su modo las palabras, que suelene ser metáforas de jardinería porque Mr. Chance es jardinero. De esta manera empieza a ser admirado y llega incluso a la televisión y a ser candidato a la presidencia de la empresa del marido de Shirley e, incluso a la presidencia de Estados Unidos. La gracia está en reflejar, aunque de manera exagerada, el típico comportamiento humano en el que oímos lo que queremos o tendemos a magnificar lo que ha dicho alguien, por muy básico que sea, completándolo con nuestra propia idiosincrasia, algo que está bien explicado en el principio de la continuidad o cierre de la Gestalt, como cuento en mi novela y como se cuenta también en Rayuela.

Ah, y luego el final te deja perplejo. No sé sabe muy bien a qué viene, aunque podría ser esperable viendo el cartel de la película.

En conclusión, es una película con tema interesante y alguna cosa graciosa, pero muy lenta.

Por cierto, el marido de Shirley en la peli es Melvyn Douglas, que me sonaba mucho, según mi hermano de Al final de la escalera, pero yo creo que de algo más. El caso es que sale en Ninotchka, que es una de las próximas que veré, porque me salió el otro día Greta Garbo en el Trivial donde se preguntaba por la actriz que había tenido una relación con Mercedes de Acosta. Al investigar me di cuenta de que no he visto ninguna peli de Greta Garbo.