Archivo de la etiqueta: ashton kutcher

Historias de San Valentín (nota = 7,5)

Aunque no me suelen gustar las películas con demasiadas historias, sí me gustan las comedias románticas de este tipo como Love Actually o Alles is liefde, una película holandesa que recomiendo vivamente (al parecer la única película en la que Carice Van Houten, Melisandre en Juego de Tronos, no enseña las tetas). En este sentido  Historias de San Valentín tenía que gustarme y por eso tenía muchas ganas de verla cuando salió. Pero la gente la puso a parir y al final no la vi. Hasta el otro día. Me daba vergüenza ser un aficionado de las comedias románticas y no haberla visto.

10917521_10155242438515438_233501728_nY no sé si fue por el efecto rebote, pero no me disgustó. No importa que las historias no sean interesantes o que en algunos casos sean completamente exageradas e inverosímiles; no importa que salgan Anne Hathaway, Jennifer Garner y Julia Roberts; no importa que salga el lobo de Crepúsculo; no importa que la genial Shirley MacLaine tenga un papel de los que me ofende; no importa la presencia de Jamie Foxx, tan repelente como siempre, y no importa que todo se desarrolle en el incómodo día de San Valentín. Ashton Kutcher y su jersey rosa, la impresionante Taylor Swift (aunque me caiga mal porque no pone sus canciones en Spotify), Patrick Dempsey (al que tengo especial cariño desde la genial La boda de mi novia) y una muy bien tramada red de personajes e historias consiguen hacer de la película algo llevadero, entretenido y ameno. Mejoraría algo con mejor música.

Así que, sin llegar al nivel de Love Actually, no me parece una película tan mala para ser como es.

¿Por qué se llama Historias de San Valentín? Porque toda la película se basa en las historias de distintas parejas el día de San Valentín. Podría ser muy repelente, pero en general el sabor que se le queda a uno es el de que, aunque el amor es una locura, es algo maravilloso y que el día de San Valentín no es más que un reflejo exacerbado de ello.

¿Por qué o por qué no verla? Aunque no es una película genial, es de esas comedias románticas dulces y entretenidas que alegran una tarde.

Sin compromiso (nota = 7,8)

Por fin una comedia romántica de las que más o menos se adaptan a mis exigencias. Sin compromiso era otra de esas comedias románticas de las que aparecen en las listas de mejores y que, por tanto, tenía que ver. Como suelo hacer últimamente, me la puse un viernes por la tarde antes de salir para animarme.

Pese a lo que esperaba, la película tiene algunos de los ingredientes que me suelen gustar. Para empezar los actores son agradables, que para mí es fundamental. Ashton Kutcher es de mis actores favoritos y aunque al principio me sorprendió que me estuviera gustando Keira Knightley, la cual me suele desagradar, a la hora de película me di cuenta de que es que en verdad era Natalie Portman, que me encanta. Ya decía yo. Se agradece también la presencia de Kevin Kline y como curiosidad aparece Ludacris.

También me gustó de la película que hubiera la típica pelea padre-hijo entre graciosa y trágica que luego se resuelve de una manera natural por el propio argumento. En eso hay que decir que el argumento está bastante conseguido. Y sobre todo me gustó que hubiera una relación condenada al fracaso pero que por el propio peso del amor verdadero y de una pareja que conecta, las ideas preconcebidas puedan cambiar y acaben juntos, sin que importen apariencias tales como el hecho de que uno parezca estar ya con otra o incluso con otras. El amor verdadero puede con todo eso. Y encima la película está regada con música buena, con temitas como Click, Click, Click, Click de Bishop Allen.

Así que Sin compromiso es del tipo de películas que me encanta ver los viernes justo antes de salir. Son películas que llenan de ilusión y te hacen confiar en que las cosas pueden salir bien a pesar de todo. Y mucho mejor si, como en este caso, luego resulta que es verdad que salen bien.

Sin compromiso además tiene la gracia de que el director es Ivan Reitman, el de películas míticas de los 80 y 90 como Cazafantasmas, Poli de guardería, Los gemelos golpean dos veces o Seis días y siete noches. También es productor de pelis como Up in the air, que me apunto para ver.

¿Por qué se llama Sin compromiso? Porque Natalie Portman es una médica que tiene poco tiempo y una personalidad peculiar que no le permiten comprometerse en una relación. Así se lo aclara a Ashton Kutcher antes de empezar la relación y como en otras historias al principio todo va bien, pero luego todo se tuerce… para mejor.

¿Por qué o por qué no verla? Nuevamente es una película perfecta para los que les gusten las comedias románticas. Lo tiene casi todo aunque no es tan completa como Cómo perder a un chico en diez días, por ejemplo. Para los que detesten las comedias románticas esta les va a parecer bastante ñoña y seguramente algo típica y previsible. Yo en eso sigo siendo como cuando era pequeño, que en este tipo de películas me gusta saber lo que va a pasar, para no sufrir demasiado.