Archivo de la categoría: Películas

Volver a empezar (nota = 5,2)

La segunda que vi el sábado, después de La reina de África, fue la de Volver a empezar de Garci, indispensable, según creía, del cine español, aunque solo fuera por lo del Óscar.

La película empieza bien con Antonio Ferrandis y con el canon de Pachelbel, que, aunque típico, siempre emociona y puede que en aquella época no fuera tan típico. Lo malo es que la película acaba siendo una serie lenta y tediosa de conversaciones y situaciones que no aportan nada más que cualquier historia de alguien que vuelve a un pueblo después de mucho tiempo. El canon de Pachelbel acaba molestando, cosa que no me había pasado en la vida. Dan ganas de darle una palmada a los personajes para que reaccionen. Ni Agustín González, que me suele encantar, está acertado. Lo de la llamada del rey da bastante vergüenza ajena. Y para colmo, la historia, que podría acabar bien, acaba mal y no digo mal en el sentido de triste, sino en el sentido de que el desenlace no pega nada con todo lo que uno se ha tragado antes. Además sorprende que Ferrandis solo haya estado dos días en Gijón, porque da la sensación de que ha sido un mes. Da mucha pena la señora. No se entiende bien por qué está tan receptiva al principio y menos según se desarrolla el final. Una decepción, vamos. Ni siquiera se vuelve a empezar, como dice el título.

Como cosa curiosa se puede destacar que sale el futbolista Maceda. No he conseguido reconocer a ninguno más. El portero no es Ablanedo.

Anuncios

La reina de África (nota = 6,6)

El sábado tomé la iniciativa y decidí ver dos de las películas que aparecen en la lista de 250 de una guía para la cultura de César Vidal que tengo por mi cuarto. La primera fue La reina de África y la segunda Volver a empezar. Vamos aquí con la primera.

La reina de África es una de esas películas de Humphrey Bogart que tenía pendiente, junto con El tesoro de Sierra madre. Mi madre me había dicho que es malísima y, por eso, tenía ganas de verla. La primera en la frente: sale Katherine Hepburn, la cual me desagrada profundamente. Pero ese desagrado no tiene comparación con la escena de los ruidos de tripa de Humphrey Bogart. Una cosa rarísima. En general, el personaje de Humphrey da bastante repelús, quizás por eso le dieron el Óscar. Y luego ya toda la película es un viaje en un barquito -yo me imaginaba la reina de África como un crucero o un barco de los del Mississipi-. En el barquito pasa todo lo que uno podría esperar en un viaje por un río de África: rápidos, mosquitos, cocodrilos, faltan quizás las flechas. Lo más impactante de la película es el exceso de ruido que hay por unos motivos u otros: monos, corrientes, gritos, explosiones… Katherine Hepburn se pasa todo el rato diciendo “señor Allnut” hasta el punto de que uno celebra cuando intima con Humphrey Bogart y empieza a llamarle Charlie.

Pero bueno, la película es ágil y no se hace del todo pesada y el final yo no me lo esperaba para nada o, al menos, la manera como se desarrolla el final. Tengo que ver más películas de John Huston. Me gustó mucho El halcón maltés, pero aún me quedan la susodicha El tesoro de Sierra Madre, La jungla de asfalto, La noche de la iguana (para cuando empiece con el ciclo de Tennessee Williams) o Moby Dick, que, si la he visto, fue de pequeño.

Pacific Rim (nota = 7,1)

Llevábamos tiempo mi hermano y yo queriendo ver Pacific Rim. Yo no sabía mucho de ella. Me imaginaba que iba a ser algo sobre una lucha con barcos en el Pacífico. Reconozco que no sabía lo que significa Rim. Ahora sé que significa ‘borde’ y se refiere al borde entre distintos mundos, por donde entran los alienígenas. Y es que la película va de alienígenas, llamados kaijus, que es una palabra japonesa que significa algo así como ‘monstruo’. Estos alienígenas son como dinosaurios enormes y muy peligrosos. Para contrarrestar su poder se crean los jaegers (‘cazadores’, como en Jaggermeister que es ‘maestro de cazadores’). Sabiendo que salen estos personajes ya no sorprende que el principio de la película sea bestial con luchas brutales entre kaijus y jaegers. Luego la película en sí no es nada del otro mundo, paradójicamente. Los personajes humanos, que conducen los jaegers, no llegan a enganchar. A mi hermano y a mí, nos sonaba mucho el capitán negro y, pensando, me di cuenta de que era el guardián del arco iris en Thor, como especificó mi hermano, Heimdall, vamos, que era Idris Elba. Del resto, salvo Max Martini, que nos sonaba por Capitán Phillips y porque hace de francotirador, creo, en dos capítulos de Castle (también leo que va a salir en Cincuenta sombras de Grey), del resto, digo, no conocíamos a nadie, y eso que le había dicho a mi hermano al principio que me sonaba que salían un montón de actores conocidos. Claro, al final vi que tenía algo de razón cuando aparecieron Santiago Segura y Ron Perlman. Entonces aparte de reírnos, caímos en la cuenta de que la película es de Guillermo del Toro. Ah y también sale Burn Gorman, que nos sonaba de Batman y que luego vimos haciendo de Karl Tanner en Juego de Tronos.

Como veis, salvo las luchas brutales y el ir descubriendo actores, poco más destaca en la película. La historia de la china es un poco repelente y el final es bastante previsible, entre otras cosas si se sigue la premisa de mi hermano de que los rusos siempre mueren y perdón por el destripe o arruine (spoiler), tampoco es muy al final. Ayer sin ir más lejos vimos otra en la que también muere el ruso.

Por cierto, hay gracieta final.

Warrior (nota = 7,9)

Hablando con un conocido en una fiesta de Kickboxer, me recomendó vivamente Warrior, si es que no la había visto. Rápidamente escribí a mi hermano para que no se me olvidara y al día siguiente por la noche ya la estábamos viendo (después de haber visto por la tarde El viaje de Chihiro y Rio). Tanta era nuestra emoción, más al ver que en IMDB tiene un 8,3 (yo juraría que era un 8,5, a lo mejor he hecho que baje la media), que el principio fue un poco chasco: demasiado drama. Pero para arreglarlo le dije a mi hermano que cuanto peor fuera el principio, más apoteósico iba a ser el final. Y, efectivamente, quitando los problemas familiares, que en una película de luchas se podrían rebajar un poco —con un gran Nick Nolte, eso sí— se llega a los últimos 40 minutos de auténtica emoción. Todas las luchas y los resultados de ellas son esperables, aunque uno va deseando que algunas cosas no pasen, como cuando se ve una película más de una vez y aún se espera que cambien cosas. Mi hermano y yo nos habíamos montado una historia paralela de venganza para evitar lo inevitable, seguramente influenciados por Kickboxer, pero al final pasa lo que tiene que pasar. El final para mí se queda un poco en el aire. Lo mejor de la película es Tom Hardy. Dan ganas de volver a verle como Bane en Batman, aunque igual la voz no es lo mismo si no se ve en el cine.

El viaje de Chihiro (nota = 7,2)

Antes de ver Rio, vi El viaje de Chihiro, es decir, que vi dos formas muy distintas de entender los dibujos animados. En este caso la motivación para ver la película es que han sacado en el cine la nueva de Miyazaki, El viento se levanta, creo, y, como llevaba tiempo queriendo ver la de Chihiro, consideré que era el mejor momento. Cuando estaba empezando, mi hermano, de reojo, me advirtió que era una película rara, y así lo noté desde el principio con la subida de los padres y Chihiro por la montaña. Al principio no entendía nada, pero poco a poco me fui metiendo en la película y, desde luego, aunque rara y poco previsible por la cantidad de cosas raras y que no vienen a cuento que salen, impacta. Supongo que los personajes tienen significado en la cultura japonesa, pero aun sin tener ni idea de Japón, los distintos personajes que salen no dejan indiferente. Hasta he soñado con la película. He de reconocer que la vieja me impresionó muchísimo, no sé si por la cabeza tan grande o por qué. La escena del baño con la bicicleta clavada es cuando menos sorprendente. Las emociones que suscitan algunos personajes, incluso sus formas, a veces como mal hechas, el agobio de los padres convertidos en cerdos y muchas más cosas hacen que la película no se quede en una más. Muchos dicen que es como Alicia en el país de las maravillas. Yo considero que es mucho más que eso. Agobia más, da más repelús, los personajes son más raros o están aparentemente más lejos de la realidad y encima no se siente el ingenio prácticamente insuperable de Lewis Carroll. Una de las mejores cosas de la película es que Chihiro es deliciosa. Quizás sea la voz que le han puesto en español.
Conclusión: es curiosa de ver y la recomiendo, pero de momento dejo pendientes para dentro de mucho La princesa Mononoke y las demás.

Rio (nota = 6,3)

Llevaba tiempo queriendo ver Rio, y más ahora que han sacado la segunda parte. Ya sabéis que mi obsesión por estar al tanto de todo me lleva a que hay que ver una película, porque si hay una segunda parte, quiere decir que la primera fue buena .
Lo malo es que en este caso la película no es nada del otro mundo. El argumento es bastante simple y a mí me suena que ya lo había visto en otros sitios (y no me refiero a cuando la perrera se lleva a Lindo pulgoso ni cuando se llevan sin querer al cuervo Viriato de Pepita Pulgarcita). Básicamente es un animal que secuestran porque es una especie exótica, con lo que la dueña, librera, se siente muy triste. También lo de que un pájaro no sepa volar y al final vuele está bastante visto. Además se tiene juntar con una hembra de su especie que es más fuerte, salvaje, intrépida y todo que él y, encima, sabe volar. Por otra parte, aceptando que en las películas de dibujos tiene que haber canciones, en este caso no están del todo conseguidas. Supongo que será cuestión de verla varias veces. El protagonista ornitólogo, por cierto, cae un poco mal.
Creo recordar que me reí con alguna cosa y me extrañaron otras, como que cuando están en las jaulas, a Blue y a Perla les encierran con candado, porque Blue sabe abrir cerrojos, pero el resto de amigos no tienen candado. Lo raro es que Blue les podría haber dicho desde su jaula cómo abrir los cerrojos y no esperar a salir él para abrírselos.
Pero bueno, es una película amena, aunque de momento no voy a ver la segunda parte.

 

Plan en Las Vegas (nota = 8,0)

Ayer vi Plan en Las Vegas, película inicialmente atractiva por el argumento -unos viejos que se van de despedida de soltero a Las Vegas- y por los actores que aparecen: Robert de Niro, Michael Douglas, Morgan Freeman y Kevin Kline. Al único que llevaba tiempo sin ver era a Kevin Kline, quizás desde Wild wild west, como sugirió mi hermano. Además sale el negro de Virgen a los 40 (Romany Malco).

La película es amena, suave, dulce, bonita, divertida y encima previsible en muchos casos (no siempre: en la ventana y en el black jack), lo que hace que, como los niños que ven una y otra vez una película, uno se llene de satisfacción. Todo esto se debe a que es una historia con amigos para siempre, favores secretos que se malinterpretan, pero que luego se valoran, buena música (en especial David Guetta – Nothing Really Matters (feat. will.i.am), que se me había escapado), respuestas graciosas, momentos de disfrute como en el que hacen de jurado de la piscina con LMFAO a tope y buenas ideas para montar una buena fiesta para mis 30, una fiesta de la que, por cierto, se queda fuera 50 cent, porque no siempre los famosos tienen por qué estar por encima de las personas normales; además, reconciliaciones, el momento de Kevin Kline con la jovencita, la especie de lanzadera que da bastante cague y muchas otras. Quitaría el exceso de amargura en Robert de Niro y la cara tiesa de Michael Douglas, aunque ya se ríen bastante, pobre, de su pelo de avellana en la peli. Añadiría alguna travesura más y pondría alguna escena final, aunque solo fueran las tomas falsas.

Se deja la puerta abierta para una segunda parte, que, sin duda, no me perderé. John Turteltaub me ha vuelto a regalar un buen rato, como ya lo hizo con La búsqueda, cuya tercera parte aguardo expectante. Entretanto, trataré de ver The Kid, aunque en IMDB solo le den un 6.