Archivo de la categoría: Película de jueves

El jardín de la alegría (nota = 6,8)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

El jardín de la alegría es una película que mi madre lleva años recomendando. Le hacía mucha gracia el que una mujer mayor, habiéndolo perdido casi todo, se meta en el mundo de las drogas. Yo siempre me había imaginado la película como Weeds o Breaking bad, pero mona, con viejitas que deciden empezar a tomar marihuana para hacer más llevadera la vejez. En ese sentido y me apetecía, pero era la típica que nunca me acordaba de ver, hasta que el jueves pasado la elegimos como película de jueves. Seguir leyendo El jardín de la alegría (nota = 6,8)

Anuncios

Sé infiel y no mires con quién (nota = 7,0)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

¡Qué mejor como película de jueves que una española de la 2! Y más si está basada en una obra de teatro. Pues eso era el jueves pasado Sé infiel y no mires con quién. Encima de Trueba y con grandes estrellas como Resines (en la época en la que tenía pelo y bigote negros), Carmen Maura, Ana Belén, Verónica Forqué o Santiago Ramos (el de la buhardilla de Aquí no hay quien viva). Seguir leyendo Sé infiel y no mires con quién (nota = 7,0)

Descalzos por el parque (nota = 7,8)

Descalzos por el parque es una película que aparece en muchos sitios y en muchas listas de mejores comedias románticas. Una de esas listas era la que me hizo alguien. A mí me daba mucha pereza porque, saliendo Robert Redford, no sé por qué pensaba que iba a ser una película de amor y lujo de esas pesadas como Memorias de África o Los puentes de Madison. Seguir leyendo Descalzos por el parque (nota = 7,8)

El bazar de las sorpresas (nota = 7,1)

No sé cuánto tiempo llevo proponiendo El bazar de las sorpresas como película de jueves sin que se me haga caso. Pero, bueno, tampoco se me hizo caso el otro día con que acababa de haber un terremoto. Creo recordar que mi empeño en verla se debía a varios factores, como que estaba entre las mejores comedias románticas en algunas listas, que tiene un 8,1 en IMDb y a que es de Lubitsch, lo cual, claro, después de leer las Conversaciones con Billy Wilder de Crowe, con su «¿Cómo lo haría Lubitsch?», hace que a cualquiera le entren ganas de ver pelis de este director. Seguir leyendo El bazar de las sorpresas (nota = 7,1)

Imparable (nota = 6,8)

Tuvo su familla cuando salió, pero nadie me recomendó Imparable lo suficiente como para ir al cine a verla. Aun así, es de esas que suelen acampar en mis listas. Sin esperar nada del otro mundo, nos la pusimos como película de jueves. Y no defraudó… en cuanto a absurda película de jueves. Seguir leyendo Imparable (nota = 6,8)

Encadenados (nota = 6,7)

Al parecer, el tema de este año en el aniversario de Saber y ganar es Ingrid Bergman. Mi hermano propuso, pues, como película de jueves, ver una suya. Elegimos Encadenados, una de las pocas que nos queda por ver de Hitchcock.

1424772366940La película es de las pesaditas de Hitchcock. Y eso que el guionista, Ben Hecht, es el mismo de Recuerda…. Hay demasiados diálogos, demasiadas escenas empalagosas (un beso de dos minutos y medio entre Cary Grant e Ingrid Bergman) y la trama no es demasiado intrigante. Solo la escena de las botellas saca lo que más me gusta de Hitchcock, la tensión cachonda, que para mí es como un gesto de complicidad que le hace muy cercano al espectador, casi más que el hecho de aparecer en sus películas.

El resto de la película juega con la gracia de que Alicia (personaje de Ingrid Bergman) se vea obligada a ir haciendo cosas como espía, empujada por su pasado, porque como se dice en la peli una mujer puede cambiar, pero el cambio «solo es divertido durante un rato». Como cualquier película de espía infiltrado se crea la tensión de que sea descubierta. A crear esta tensión ayuda que los malos sean nazis y sobre todo contribuye en gran medida Claude Rains (el actor destinatario de «siento que este es el comienzo de una hermosa amistad» en Casablanca), que ejecuta un gran papel. También la que interpreta a su madre.

Pero, en general, es una película pesadita y con pocos de los buenos ingredientes de Hitchcock. En cualquier caso, ahora ya sí que tengo que ver la biopeli de Hitchcock.

¿Por qué se llama Encadenados? No me quedó muy claro después de ver la peli. Pensándolo luego supongo que será porque el personaje de Cary Grant y el de Ingrid Bergman, pese a las circunstancias, no se pueden separar, sienten algo que les encadena. Tampoco entendía el nombre en inglés, Notorious, y veo en blogs que otra gente también duda. Parece que es porque el personaje de Ingrid Bergman era conocido (o notorio) por sus malos hábitos.

¿Por qué o por qué no verla? A mi gusto es de las más pesadas de Hitchcock. Hay muchas que ver antes.

Con las horas contadas (nota = 6,6)

Con la duda de qué ver un jueves más, al final optamos por alguna antigua y se propuso Con las horas contadas. Al parecer mi hermano había oído hablar de ella en Saber y ganar. Nos enfadamos con él porque por una frase que pronunció (la que he puesto en la imagen) pareció arruinarnos la película, pero al final es solo el comienzo.

2015-02-17 20.14.02La película, con esa escena, empieza verdaderamente intrigante y mantiene la tensión durante mucho rato, pero poco a poco el embrollo de la historia o las historias y la rápida transición de unos personajes a otros, no siendo pocos, acaba cargando demasiado. Es demasiada información en poco tiempo y a veces da la sensación de que faltan partes. Y cuando más debería acelerar la película al final, se ralentiza. Hay una escena entre el protagonista y su amada (relación, por cierto, bastante no muy acertadamente contada) casi al final que se carga todo el ritmo de la película. Y el final no ofrece ninguna sorpresa que pueda salvar la cosa.

Así que, a pesar de ser una película corta y con un principio y un planteamiento especatculares al final se queda en un jaleo algo cargante. Seguramente a esto contribuya Edmond O’brien que ya es bastante pesadito de por sí en gestos, andares y expresiones, pero encima la voz que le ponen en español (según mi hermano la de Tommy Lee Jones) es horrible.

¿Por qué se llama Con las horas contadas? Porque la película trata de la búsqueda del protagonista de alguien que le ha envenenado ya sabiendo que va a morir porque no hay antídoto, es decir, con las horas contadas. En inglés se llama D.O.A., o death on arrival, es decir, ‘muerto al llegar. Sí, también puede significar dead or alive (hay una película de acción en la que significa eso). De hecho, es lo que yo pensaba que significaba la canción de Foo Fighters, pero no.

¿Por qué o por qué no verla? No hay que verla. Basta con conocer el principio. Quizás sea mejor la adaptación de 1988 con Dennis Quaid y Meg Ryan. Si alguien la ve y es buena, que lo diga. Pero en IMDb tiene un disuasor 6,1.

¡Qué verde era mi valle! (nota = 6,8)

Una de esas películas antiguas con nombre mítico y que, por tanto, había que ver, era ¡Qué verde era mi valle!. Como no podía ser de otra manera, la vimos un jueves.

La película destaca por las imágenes (ganó el Óscar a la fotografía) y por su modernidad en todo, pese a ser de 1941. Trata los temas sin tapujos y sin el buenismo ni la sensiblería actuales. Un reflejo de esto es la diferencia abismal entre el niño de la película y los niños tristes y pesados que aparecen ahora (aunque no siempre, ayer vi otro niño bien caracterizado en el primer capítulo de Érase una vez).

1423478401256En este sentido la película es buena. Lo malo es que el argumento simplemente muestra escenas de una familia en un pueblo minero en el que el socialismo empieza a florecer. Pero no hay ni principio ni nudo ni desenlace, que es lo que yo suelo esperar —¡niño de mí!—de una película. Por eso, al terminar exclamé: «Esto no es una película, es un documental». Creo que se puede hacer una película parecida pero con un hilo conductor. Aquí se llega a un punto en el que las desgracias /y también las buenas noticias, como lo del coro) no parecen tener importancia ni trascendencia, como si la cámara fuera ajena a todo lo que ocurre y simplemente reflejara lo que pasa. Hay momentos en los que no se sabe si algún personaje está muerto y parece no importar, hay una boda que es un drama para la historia, pero se inserta como un acontecimiento más dejando al espectador algo confundido. En esto John Ford demuestra modernidad.

Con todo, la película transmite un mensaje bonito, con buenas actuaciones, sobre todo la de Donald Crisp (Óscar al mejor actor secundario) o el que se parece a Castle (en la imagen), y tiene unas imágenes preciosas, a pesar del blanco y negro.

¿Por qué se llama ¡Qué verde era mi valle!? Porque la película representa la transformación de un bello pueblo a un pueblo minero, lo cual queda reflejado por el negro del carbón (de la escoria) cubriendo el verde valle.

¿Por qué o por qué no verla? Es una película bonita, aunque bastante aburrida y sin historia. Solo tienen gracia algunas cosas como el boxeador y su acompañante borrachín, sobre todo cuando se vengan del profesor. Antes no se andaban con chiquitas. Pero poco más. Pese a ser moderna en la técnica, se ha quedado algo antigua en el contenido.

Oficial y caballero (nota = 6,7)

Sonaba por casa desde hace mucho Oficial y caballero como película famosa que había que ver. Yo, creyendo que era la de Destino de caballero y, por tanto, un poco infantil y ñoña, aunque tampoco la había visto, me resistía un poco.

Al final, porque al parecer habían hablado de Joe Cocker en Saber y Ganar (aunque solo canta la última canción en la peli), la vimos un jueves y la película no es nada infantil, sino todo lo contrario, tiene excesivas y demasiado explícitas escenas de cama, que la hacen desaconsejable para ver la peli en familia. El argumento es bastante malo y teledirigido a pesar de estar la peli plagada de escenas potencialmente impactantes, la de la piscina o la de la prueba final entre otras.

IMG_20150126_125537Lo único que merece la pena es el ambiente militar y el personaje del sargento, con la voz del sargento de hierro. Quitando la estúpida pelea, las escenas finales en las que él participa, sobre todo lo de Tucson, son estremecedoras. Una película basada en él habría sido mejor.

Toda la cuestión central del amor por conveniencia y los desastres que eso trae es bastante casposa y ofensivamente exagerada.

En definitiva, entiendo el éxito que pudo tener en los 80, pero no me parece una película a la que le haya sentado bien el paso del tiempo. A ver si, no obstante, veo de una vez del mismo director (Taylor Hackford), Ray. Parker creo que no me disgustó.

¿Por qué se llama Oficial y Caballero? Porque Richard Gere se quiere convertir en oficial y las duras pruebas que ha pasado en su vida y que tiene que pasar en la academia para conseguirlo no logran evitar que demuestre que a la vez es un caballero, dando un aire nuevo a muchas de las fosilizadas costumbres de la academia y su ambiente, representadas principalmente en el sargento y, sobre todo, en lo que le pasa en la despedida.

¿Por qué o por qué no verla? Es una de esas películas militares bonitas, con algunos valores de compañerismo y superación, pero el argumento no es demasiado bueno.

Granujas de medio pelo (nota = 5,6)

Empezamos la película con una discusión sobre si las pelis de Woody Allen eran buenas o no. Había quien decía que sí por Match Point. Yo sobre esa no puedo opinar porque es de las pocas pelis que he dejado a la mitad. Tampoco puedo opinar de algunas famosas como Bananas, pero de muchas otras sí. Quitando Scoop y Midnight in Paris, que podrían llegar a tener cierta gracia, las demás que he visto son nefastas. La última que vi fue la de Blue Jasmine y salí muy enfadado del cine. Claro que no debería opinar cuando no he visto demasiadas, pero curiosamente, en el caso de Granujas de medio pelo, acerté en mis pocas ganas de verla.

Porque la película es muy mala. Tiene un argumento desquiciado, pero de un modo poco gracioso. Desde el principio se sabe lo que va a pasar con el robo. Y no se entiende muy bien por qué se cambia la historia a peor, sacando lo peor de los personajes. Y no solo los personajes son desagradables y chirriantes, también los escenarios y todas las situaciones exasperan innecesariamente.

De esta manera el resultado es una película sin gracia y poco inteligente, después de la cual hasta quien defendía a Woody Allen acabó dándome la razón. Solo la música tiene un pase, y quizás la presencia de Hugh Grant y de su personaje.

¿Por qué se llama Granujas de medio pelo? No sé bien si la traducción del título se corresponde con el inglés Small time crooks, pero supongo que se llama así porque los protagonistas son ladronzuelos de poca monta que, incluso cuando tienen éxito, no están a la altura. Se sugiere en la película que el que es de una forma, el que es granuja de medio pelo, lo será siempre. Una visión muy bonita de la vida.

¿Por qué o por qué no verla? No hay que verla. Es otra de esas películas irritantes de Woody Allen. Y encima sale él, que yo creo que es incluso peor. En cualquier cosa mi opinión no cuenta demasiado. No debe ser muy buena suponiendo que me pasa lo mismo que con Woody Allen con Hitchcock. Sí, sus películas famosas son impactantes por la historia pero muy malas en general, como lo son las menos famosas. También me pasa con Wes Anderson, por ejemplo, tan de moda ahora.