Ex machina (nota = 6,7)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Tenía Ex machina más que apuntada y había visto que salía en muchas de las listas de 2015, pero me resistía a verla, seguramente por el mismo motivo que aún no he visto —lo confieso— Inteligencia artificial. Soy algo reacio, no sé si por miedo o por falta de interés, a la ciencia ficción relacionada con los robots. Las pocas veces que me he interesado por ella me ha dejado una sensación fría, pesimista y poco satisfactoria.

Esta vez no ha sido una excepción. Acabé viendo la peli porque un amigo me la recomendó y, aunque puse todo de mi parte por que me gustara, no me gustó. Si no le pongo peor nota es porque está bien hecha y, dentro de las limitaciones de transcurrir en un espacio cerrado con pocos personajes, es entretenida. También la conversación inicial sobre el modo en el que se ha construido la máquina es, al menos, alentador para los que creemos en la lingüística teórica seria como herramienta fundamental para crear inteligencia artificial.

El problema es que, como (casi) siempre, la historia se basa en personajes desequilibrados y exagerados, relaciones turbias y poco verosímiles. Por otra parte, por mucho que se explique, el hecho de que el testador sepa que la máquina es una máquina estropea gravemente la trama. Solo había una manera en la que esto podría haber tenido sentido, pero no se aprovecha. La peli se acaba pareciendo más a Her que a lo que uno podría esperar.

Así pues, este es un nuevo ejemplo de película oscura y desalentadora de ciencia ficción, que no llega a dar ninguna visión original y que, por tanto, no aporta mucho ni es recomendable; y eso que el premio final es una mujer desnuda.

¿Por qué se llama Ex machina? Parece que procede de la expresión Deus ex machina, cuando en el teatro aparecía un dios en una grúa para resolver un conflicto. Aquí se podría entender más bien como que la creación de Nathan (Oscar Isaac, el ahora famoso Poe), interpretada por Vikander (la mejor de la peli) se sale de la condición de máquina.

¿Por qué o por qué no verla? No aporta casi nada. Los actores son tan raros como los personajes (y eso que Caleb es el hijo de mi querido Brendan Gleeson), el ritmo es lento, los diálogos se quedan a punto de ser interesantes y el final, de tan previsible, acaba sorprendiendo, pero para mal, claro. Qué de ideas se me ocurren para haber arreglado la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s