It follows (nota = 5,6)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

En muchas de las listas de 2015 de mejores películas aparecía It follows como una de las mejores de miedo del año. Yo, después de haber recuperado mi gusto por este tipo de películas con Insiduous (la 1 y la 2; la 3 no la he visto), me la apunté y no tardé mucho en verla bastante ilusionado. Seguir leyendo It follows (nota = 5,6)

Anuncios

El becario (nota = 6,4)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

A pesar de que no soporto a Anne Hathaway, me daba la sensación de que El becario iba a ser del estilo de su única buena película: El diablo viste de Prada. También la presencia de Robert de Niro, el nombre de Nancy Meyers como directora y guionista (como en la genial The Holiday) y las buenas críticas de algunos amigos hacían muy apetecible la película. Seguir leyendo El becario (nota = 6,4)

Joy (nota = 6,8)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

La verdad es que ahora me planteo por qué consideré que tenía que ver Joy. De las películas de David O. Russell solo he visto La gran estafa americana, que no me gustó (le puse un 6,7) y El lado bueno de las cosas, que me gustó un poco más, pero que tampoco fue para tanto. Quizás fuera por Jennifer Lawrence. El caso es que tenía un bono de entradas de cine y me caducaban casi ya, así que fui a ver la película. Seguir leyendo Joy (nota = 6,8)

La peste de Albert Camus (nota = 6,7)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Me abruma pensar cuánto tiempo llevaba teniendo pendiente leerme La peste de Camus. Me lo habían recomendado, lo tenía en mis listas y encima El extranjero fue de mis libros favoritos de pequeño. Hasta hice un trabajo sobre él. Pero, por algún motivo, se me resistía. Hasta el otro día, cuando, con algo de pereza, lo empecé. Seguir leyendo La peste de Albert Camus (nota = 6,7)

Mad Max: furia en la carretera (nota = 6,8)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Otra de las películas que consideraba imprescindibles de este año era Mad Max: furia en la carretera. Hace tiempo vi la primera y no me gustó demasiado, pero aun así la presión de ver esta nueva versión (no sé si precuela o secuela) en todas las listas, me hizo ponerla en mi lista de pendientes. No esperaba gran cosa. Seguir leyendo Mad Max: furia en la carretera (nota = 6,8)

El comensal de Gabriela Ybarra (nota = 5,5)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Alguien me habló un día de El comensal de Gabriela Ybarra, como un libro que estaba llamando bastante la atención, de la nieta de un asesinado por ETA. Desde que me lo dijo no dejó de aparecerme en la radio, en las listas de los mejores libros de 2015 y en todas partes. Por eso no me importó que la gente que a mi alrededor se lo leyó me aconsejara no leerlo sabiendo que me iba a enfadar por distintos motivos. Yo no hice ni caso y me lo leí, creyendo que me iba a enfadar por el tema de ETA. Seguir leyendo El comensal de Gabriela Ybarra (nota = 5,5)

Ola de calor de Richard Castle (nota = 6,4)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Cuando vi en la lista de libros de bolsillo más vendidos de El Cultural de El Mundo que salía Ola de calor de Richard Castle, no di crédito. Hasta pensé que era una casualidad. Pero luego busqué y vi que sí, que era de la serie, y que no solo había libros de NiKki Heat, sino también de Derrick Storm. Como adepto de la serie, tenía que hacerme al menos con el primero. Seguir leyendo Ola de calor de Richard Castle (nota = 6,4)

Star Wars: El despertar de la Fuerza (nota = 6,9)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

En la forma en la que los más adeptos me hablaban de lo mucho que les había gustado Star Wars: El despertar de la Fuerza, yo notaba un desmesurado esfuerzo por mostrar entusiasmo ante algo que no les cabía en la cabeza que les pudiera decepcionar. Sumando a esto los muchos comentarios de que la película era muy Disney o de que era igual que la primera (episodio IV), con más recelo que ganas, pero considerándolo necesario, fui a verla. Seguir leyendo Star Wars: El despertar de la Fuerza (nota = 6,9)

Ex machina (nota = 6,7)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Tenía Ex machina más que apuntada y había visto que salía en muchas de las listas de 2015, pero me resistía a verla, seguramente por el mismo motivo que aún no he visto —lo confieso— Inteligencia artificial. Soy algo reacio, no sé si por miedo o por falta de interés, a la ciencia ficción relacionada con los robots. Las pocas veces que me he interesado por ella me ha dejado una sensación fría, pesimista y poco satisfactoria. Seguir leyendo Ex machina (nota = 6,7)

Rush (nota = 7,7)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Suelo resistirme a ver biopics y más si tienen algo que ver con el deporte, no sé por qué. Luego me gustan, pero me cuesta. Es lo que me pasó con Rush. Ya no solo el hecho de que fuera un biopic deportivo, sino el que además fuera de deporte antiguo (de antes de que yo naciera) me hizo tener la sensación de que la película iba a ser algo casposa.


Pero no. La película está bien narrada, a un ritmo perfecto para que incluso a los que no somos amantes de la Fórmula 1 nos pueda llegar. De hecho, creo que para acentuar la emoción ayuda  el no conocer la historia de Niki Lauda.

Aunque se echa mano —supongo que porque así ocurrió— de recursos típicos de películas deportivas con rivalidad entre dos deportistas (Niki Lauda y James Hunt), la película es fresca y original. Y lo que no lo es sirve para recordar las películas de hace poco tiempo que no necesitaban de demasiada parafernalia para gustar. Se puede hacer una buena película simplemente con una buena historia, imágenes decentes, alguna frasecilla que aporte algo más, un mensaje bonito, buenos actores (o, al menos, que no den vergüenza) y música emocionante. Y eso es lo que pasa aquí. Por eso, Rush no es un peliculón, pero sí una película entretenida y agradable de ver (quitando una escena).

¿Por qué se llama Rush? Rush en inglés significa ‘prisa’ o ‘apresuramiento’. Un nombre lógico para una película de Fórmula 1.

¿Por qué o por qué no verla? Ron Howard consigue hacer una película moderna pero de las tradicionales, algo que se ve poco hoy. A esto ayudan un claro mensaje de superación a través de la enemistad o rivalidad, donde se ve que lo malo no siempre es malo, y, sobre todo, Daniel Brühl, por quien yo no daba ni un duro, pero de quien el propio Niki Lauda dijo que lo había bordado. Todo lo demás rueda solo.