La novia (nota = 6,9)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Ya había descartado verla, suponiendo que nadie iba a querer acompañarme al cine —y yo nunca voy solo—. Pero sorprendentemente alguien me mostró su interés por La novia. Yo, de la emoción, casi ni caigo en que era la película que había leído que estaba basada en Bodas de sangre de Lorca. Con el justificado miedo de que Inma Cuesta y compañía se cargaran a Lorca he ido esta tarde a verla.


Aunque iba con  muchos prejuicios —lo reconozco—, al principio me ha sorprendido para bien. Me he dejado llevar por la escenografía. Pero luego, qué pena, a medida que los versos se van poniendo serios, los actores van demostrando que, recitando mal, es posible incluso destrozar a Lorca. No sé por qué se asocia el acento andaluz con susurros y bocas pastosas, que es como recitan aquí, algo que, por supuesto, además, hacen como si estuvieran cantando la alineación del Madrid. Con lo bien que recitaba Alberti siendo andaluz.

De esta manera consiguen que se pierda toda la emoción de una obra que creo recordar que era sobrecogedora —quizás habría que volver a leerla—. De nada sirve ni la excesiva carga de simbolismo ni los atronadores ruidos y gritos si no los acompañan sentimientos. De hecho, no es que no sirvan, es que molestan. Que usen canciones de Lorca como Los cuatro muleros La tarara se agradece, pero mejor si se hiciera con acierto. Al final, el mejor momento musical es el del vals, que no pega mucho, pero suena bien, y salva la desastrosa escena culminante que perpetran tres actores que no están a la altura.

Mal. Muy mal. No puede ser que llore con Del revés de Pixar (recomiendo mi crítica) y que con algo de uno de los mejores poetas de todos los tiempos, al menos uno de los que más cambia la forma de ver la realidad, ni me inmute. Ya en Yerma me llevé un pequeño chasco, pero es que aquí no emociona ni un solo verso (de los que se entienden, porque muchos se confunden entre el ansia de andalucidad de los actores). Solo hay que comparar a Irene Papas en Yerma con la vieja aquí.

¿Por qué se llama La novia? La película es una adaptación libre de Bodas de sangre. En la obra de Lorca, el personaje que se va a casar se llama Novia sin más.

¿Por qué o por qué no verla? No hay que perder el tiempo en una película que, aunque solo dura hora y media, se hace larga porque no llega a dar ese salto de la mano del texto de Lorca, se va quedando atrás. Recomiendo mejor leer la obra, que la imaginación de cualquiera seguro que puede dar más emoción a los versos de Lorca que la que le da Paula Ortiz, la directora. Si es que así normal que la gente cada vez se interese menos por la cultura.

Anuncios

La catedral del mar de Ildefonso Falcones (nota = 5,8)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Visitar Barcelona hace poco revitalizó mis ganas de leer La catedral del mar de Ildefonso Falcones. Según tenía entendido era un libro muy bueno con una historia muy bonita sobre la construcción de la catedral de Santa María del Mar. Yo me imaginaba algo como Los pilares de la tierra.


Pero no. Esta novela es más bien algo tipo La ciudad de los prodigios o El hereje. No es, pues, un superventas al uso de esos fáciles de leer. Por eso, me costó tanto ir avanzando por sus eternas páginas, las cuales dan la sensación continua de estar mal escritas o, al menos, de no adecuarse a los modelos tradicionales de literatura, interrumpiendo el paso y no ayudando en nada a aligerar una historia que va dando saltos poco coherentes y que, salvo en muy pequeñas excepciones, no genera ninguna intriga.

Si a eso le sumamos que los personajes caen mal y que hay que tragarse bastantes historias desagradables, creo que se puede entender por qué me costó tanto acabar la novela (a veces el atragantamiento me recordó al de La saga/fuga de J.B.).

Si algo bueno tiene la novela —de eso no hay duda— es la ambientación. Aunque da solo pinceladas históricas, es un magnífico reflejo de la intrahistoria de la Cataluña del siglo XIV. El único problema es que las partes más llamativas son las que luego el autor, en su nota final, reconoce haber copiado de la Crónica de Pedro III.

¿Por qué se llama La catedral del mar? Así es como se llama (en la novela se llama de la mar) a Santa María del Mar, una catedral para el pueblo, cuya construcción vertebra (sin que se ahonde mucho en ella) la novela. El protagonista, Arnau Estanyol, colaborará de diversas maneras en su construcción, desde llevando piedras como bastaix hasta aportando dinero.

¿Por qué o por qué no leerla? Sinceramente, me ha parecido una novela bastante mala, una novela que vaga entre el best-seller y la buena literatura. Me parece, eso sí, una novela sencilla de leer en diagonal. Quizás por eso a la gente le gustó tanto; pero a los que, como yo, leen palabra a palabra no me puedo creer que de verdad les guste.

Marte (nota = 7,1)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Después de decepciones galácticas como Interstellar o Gravity, me apetecía poco ver a Matt Damon perdido y solo por Marte. También me daba bastante miedo Ridley Scott, después de cosas como Prometheus. Pero como estamos llegando al final del año y, por tanto, es momento de hacer recuento, sentí la obligación de ver entre otras Marte y Mad Max, dos de las grandes protagonistas, de las que más se mencionan en las conversaciones.


En este caso la película no es tan mala. Al menos, la parte dedicada a Mark (Matt Damon), el hombre abandonado en Marte no desmerece y eso que el personaje cae mal a veces, sobre todo cuando se enfada, encima de que van a ir a buscarle. Se podría comprender su enfado, viendo el circo montado a su alrededor. De lo que se entiende racionalmente de ese circo, casi todo molesta porque no tiene sentido. No tiene demasiado sentido, por más que se empeñen, montar todo ese follón por solo una persona. No tiene sentido que no se lo quieran decir a la tripulación, algo que, como luego se demuestra, tampoco era para tanto.

Es triste que con los medios que se tienen, con ideas no demasiado malas (habría que ver cómo es la novela de Andy Weir), con la posibilidad de cuestionar la esencia humana (qué diferencia con Voces de Chernóbil, por ejemplo), con imágenes apabullantes, buenos actores (quitando a Jessica Chastain y a Kate Mara, por supuesto), haya que estar conformándose con cine así.

Pero bueno, como digo, en este caso la película al menos entretiene y no amarga (como podría amargar Solaris).

¿Por qué se llama Marte? Porque El marciano (en inglés es The martian) iba a sonar muy cutre. El protagonista se queda abandonado en este planeta, lo cual le hará activar su ingenio y su instinto de supervivencia, en un claro homenaje a la botánica.

¿Por qué o por qué no verla? Siendo mala, es mejor que otras vistas este año y, a pesar de ir sobre un hombre abandonado en el espacio, no provoca esa desazón de tantas otras películas espaciales, sino todo lo contrario, es bastante positiva. Quizás por eso casi la podría recomendar.

Ahora queda la otra gran película espacial del año: Star Wars. De Ridley me quedan por ver, de las últimas, Robin Hood y Exodus.

Narcos. 1.ª temporada (nota = 7,7)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Ya había visto que Narcos estaba en algunas listas de mejores series, pero pensaba que iba a ser la típica serie cutre española de Antena 3. Por suerte alguien la vio antes que yo y me la recomendó.


Digo por suerte porque, aunque no es especialmente brillante, sí es por lo menos una serie que, además de no ser ni española no de Antena 3, mantiene bien la tensión, narra muy bien los hechos y presenta unos personajes interesantes y atractivos, todo acompañado de escenas más que llamativas y música y diálogos decentes.

Merece la pena verla también porque con ella uno se entera de manera bastante completa (por ello, eso sí, con algo de parsimonia) de la historia de Pablo Escobar, lo que permite reconocer bastantes nombres y hechos cuando se leen entradas relacionadas en la Wikipedia, por ejemplo. Además sirve para reflexionar sobre los hilos que mueven el mundo, unos hilos que a veces parecen difíciles de creer, pero que aquí se ven bastante claros.

Quitando el que algunas escenas impidan que se pueda ver en familia, la serie es casi recomendable. Es de las pocas este año de las que he aguantado ver una temporada entera, cosa que no me pasó con Vis a vis, True detective o Fargo, por ejemplo. Ahora he empezado con Los Soprano, de la que en su momento solo vi el primer capítulo y que como he podido comprobar de nuevo es bastante malo.

¿Por qué se llama Narcos? Pablo Escobar, el protagonista, tiene una red de narcotráfico que le permite controlar casi toda Colombia.

¿Por qué o por qué no verla? Es de esas series que no solo están bien, sino que encima sirven para aprender y entender un poquito mejor el mundo. Por eso se puede ver. Además los personajes (a pesar de la voz portuguesa de Pablo Escobar), representados por alguna cara conocida, y alguna cosa más, como la musiquilla del principio, molan. De ahí que, aunque nadie debe esperar una serie memorable, supongo que no se arrepentirá de verla.

Voces de Chernóbil de Svetlana Alexievich (nota = 8,2)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Ya el año pasado, un año antes de que le dieran el Nobel a la autora, me apunté Voces de Chernóbil de Svetlana Alexievich como posible regalo de cumpleaños, no porque yo sepa mucho de literatura, sino porque leí que era de las que más sonaba como candidata al premio. Al final preferí otros regalos —no recuerdo qué— y hasta que no le dieron el Nobel no me decidí a hacerme con el libro y leerlo. No soy yo muy de libros documentales, pero algo me atraía de este. Seguir leyendo Voces de Chernóbil de Svetlana Alexievich (nota = 8,2)