Narváez de Benito Pérez Galdós (nota = 7,4)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

El otro día alguien mencionó a Narváez en mi presencia y yo, al volver a casa, para saber algo más de este personaje, busqué algún libro en el que se hablara de él. Aunque buscaba alguna biografía modernita, vi que uno de los Episodios Nacionales de Galdós se llama Narváez. Como además llevaba tiempo creyendo necesario leer algo de este autor, decidí leerlo. Supuse que no importaba haber leído solo Trafalgar (el primero) para seguir la historia.

Y así es. Es verdad que el protagonista, José García Fajardo (que, pese a lo que yo pensaba mientras leía, no es el mismo que el de otras series), tiene, haciendo honor a su condición, más protagonismo que Narváez, pero se pueden seguir sin problemas sus cuitas.

Lo malo es que esto hace que uno no se entere del todo bien de quién era Narváez. Para eso habría sido mejor leer una biografía. Pero sí que es utilísimo, como supongo que lo serán el resto de Episodios Nacionales (a mí desde Trafalgar no se me ha olvidado el nombre de Churruca), para entender mejor la época (y ver que no hemos cambiado demasiado) y, sobre todo, para saber qué personajes había en la época de Narváez.

Si encima se nos cuenta con la fluida, precisa y agradable prosa de Galdós, quien, sobre todo al principio, da una leccíon de lo bonito que es el español cuando se utiliza bien, mejor aún. Merced a esto, al final, aunque la historia no es nada del otro mundo, dan ganas de leerse los Episodios Nacionales de una tacada. Lástima que haya tanto que leer aparte.

¿Por qué se llama Narváez? La historia transcurre durante la presidencia de Narváez, con el fugaz mandato del conde de Cleonard incluido. El protagonista del episodio se hace amigo suyo y llega incluso a entrevistarse con la reina Isabel II.

¿Por qué o por qué no leerlo? Yo suelo quejarme de lo aburrido que era leer a Galdós en el colegio, pero entonces no me fijaba tanto como ahora en la manera de escribir de los autores. La de Galdós es un deleite. Y encima aquí la historia no es tan descriptiva ni habla tanto ni de la misma manera de mendigos ni de calles de Madrid como en las novelas que mandan equivocadamente (por la edad) en el colegio. Como digo, tras la lectura de este, dan ganas de leer más Episodios Nacionales y más obras de Galdós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s