La gran estafa americana (nota = 6,7)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

El otro día advertí a un amigo de que en el Metrópoli había una entrevista a su adorado Robert de Niro a propósito del estreno de El becario. Hablando del actor me dijo que también va a salir una, Joy, con el director de El lado bueno de las cosas y La gran estafa americana. A él no le salía el nombre del director y yo no había relacionado las dos películas. Al final le salió que era David O. Russell. Yo, aunque me sonaba, nunca le había tenido en cuenta como director de varias películas reconocidas. La conversación, aparte de para encasillar al director, me sirvió como acicate para ver La gran estafa americana (la de El lado bueno ya la había visto). Aunque en su momento me apeteció verla, mucha gente me disuadió de ello. Me dio la sensación de que no iba a ser, pese a su  nombre, la típica película de timos como Ocean’s Eleven, Nueve reinas o El golpe, mismamente, que molan.

E hicieron bien en disuadirme. No importa que haya una gran estafa ni que los personajes consigan con solvencia que uno no sepa de quién fiarse. El estilo, el orden de la historia y el reparto se encargan de evitar que esta sea una gran película. El estilo es tipo Scorsese, menos agradable pero más simple, en una época que a mí siempre me ha desagradado. El orden de la historia, aunque tiene su gracia por aquello del in medias res no sirve más que para marear; se podría haber evitado y no dejar al espectador tocado. El reparto, con actores fetiche del director, está fuera de lugar. Posiblemente el más exageradamente caracterizado, Christian Bale, es el único que no desentona. Y puede que Jennifer Lawrence y Robert de Niro (que no desentona nunca), pero Bradley Cooper (que necesita papeles demasiado específicos para no dar vergüenza), Amy Adams y, sobre todo, el insoportable Jeremy Renner, quitan toda credibilidad e interés a la película. No es fácil hacer papeles ridículos aun siendo ridículo.

Pero bueno, la peli no es del todo mala, se deja ver y puede que a alguien le guste el estilo setentero que tiene.Tampoco vamos a ponernos exquisitos.

¿Por qué se llama La gran estafa americana? Porque en la película se cuenta cómo se estafa al que menos se espera que va a ser estafado, es decir, se nos presenta una gran estafa.

¿Por qué o por qué no verla? Se puede ver por conocer el estilo del director, aunque para eso es mejor ver El lado bueno de las cosas, algo más desagradable pero mejor película. Luego la estafa no está mal, pero está muy mal contada. Sobran bastantes cosas, que intentan esconder que esta película podría ser un simple capítulo de cualquier serie tipo Blue Bloods. Me duele decirlo, pero es preferible ver El lobo de Wall Street, con cierto parecido. Es importante que no la vea el que deteste el rollito americano de moda con personajes de vidas tan poco agradables como poco interesantes y con los que encima se nos quieren dar lecciones. Entre cosas como esta y Libertad de Franzen, que estoy leyendo ahora, me tienen frito. A mí lo superficial con ínfulas de trascendental me pone bastante nervioso y creo que es bastante nocivo para una sociedad que necesita profundidad.

Anuncios

2 pensamientos en “La gran estafa americana (nota = 6,7)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s