Crematorio (nota = 8,6)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Tuve la mala pata de entrar en el mundo de Rafael Chirbes con En la orilla. Aunque la novela me hizo empezar este blog —algo bueno—, ya dije que no me había gustado nada, que era muy liosa, pesimista y poco atractiva, lo cual me quitaba las ganas de ver o leer Crematorio, pese a que había oído hablar maravillas de la serie. Pero, claro, también En la orilla fue elegida como la mejor novela de 2013 y luego era como era. Aun así, seguramente por tenerla apuntada en la primera página de mis listas, seguía con la tentación de ver Crematorio. Con la triste noticia de la muerte del autor, se reavivó mi curiosidad y empecé a ver la serie.

Y la decisión fue buenísima. Ya desde el primer capítulo (son 8) sentí que era de las producciones españolas serias más sólidas y bien hechas que había visto. Y luego lo fui confirmando a medida que pasaban los capítulos. Me habría conformado con que no diera vergüenza ajena, pero es que está a la altura, o supera, mejor dicho, muchas series internacionales, de esas que tanto gustan, como True Detective, House of Cards o The Wire.

Es una historia con gran parecido al Padrino, y, aunque no llega al nivel de esta película —algo muy difícil—, sí se acerca bastante en calidad. Aquí el padrino es un arquitecto de una ciudad inventada de la costa levantina, Misent, (parece que inspirada en Denia), interpretado por un magnífico Pepe Sancho, al que acompañan unos personajes perfectamente trazados y muy bien interpretados por un reparto elegido de manera idónea. Y eso que tampoco son actores demasiado conocidos.

Todos ellos se mueven en una trama intrigante, interesante, dentro de que no es nada que no se haya visto, y con muchas subtramas, lo que complica algo, pero no embrolla. Todo contado de una manera genial, con una música que ayuda mucho (la canción de cabecera de Loquillo encaja a la perfección). Tan bien y de forma tan natural se narra todo que uno podría pensar que está basado en hechos reales.

Sea como sea, me he llevado una gran alegría de ver que Chirbes fue verdaderamente capaz de crear posiblemente una de las obras españolas más competentes y serias que recuerdo. Esto me reconcilia un poco con la crítica.

¿Por qué se llama Crematorio? En una de las primeras tramas se descubre que uno de los secuaces de Rubén Bertomeu (Pepe Sancho) enterraba cadáveres para ahorrarse los gastos de quemarlos en el crematorio. Pero el crematorio, en la idea de que todo se acaba quemando, da mucho más juego en la serie.

¿Por qué o por qué no verla? Es posiblemente la mejor creación española de los últimos tiempos. Una obra soberbia, redonda, interesante incluso para el que no sea aficionado a temas de corrupción, intrigante y entretenida. De lo mejorcito que he visto. Y para eso no se recurre a lo obsceno, lo zafio ni desagradable, y eso que el tema daba para serlo. Es una excelente muestra de que las cosas se pueden hacer muy bien sin recurrir a lo que supuestamente gusta a la mayoría.

Habiendo visto esto, me dan ganas de leer la novela e, incluso, de releer En la orilla.

Anuncios

3 comentarios en “Crematorio (nota = 8,6)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s