La tregua de Mario Benedetti (nota =8,8)

Crítica de EL PRÍNCIPE LECTOR

Llevaba tiempo queriéndome sumergir más en la literatura americana, tanto sudamericana como norteamericana. Me lié la manta a la cabeza y me fui a la librería a comprar algunos de los libros que tenía como pendientes desde hace años. Entre mis deberes, estaba Mario Benedetti, del que apenas había leído nada. Me fui directamente a por La tregua, cayó en mis manos como por error, sin que realmente estuviese buscando ese libro. Sí, efectivamente fue un error porque no creo que deba leer a Benedetti en un tiempo, La tregua me ha fascinado hasta el punto de que temo sentirme decepcionado por un segundo libro si no alcanza este fantástico nivel.

Si tuviese que escribir la contra de la novela, hablaría de Martín Santomé, un viudo, con problemas ante una paternidad que apenas siente pero que añora al mismo tiempo, temeroso por su jubilación y por una vida que realmente no tiene nada pero que ahora deberá asumir del todo. Tendría que mencionar a Laura Avellaneda, un fulgor en su mísera existencia que le devuelve las ganas por vivir lo que le quede, asumiendo sus miedos y, en definitiva, superándose gracias a una felicidad que llega de una forma tan inesperada que apenas puede creerse.

Sí, podría decir todo eso, pero estaría mintiendo. Poco importa Martín o Laura, o cualquiera de sus hijos en la novela. Los verdaderos personajes son la tristeza y la esperanza. Usando a Martín, Mario nos habla de una vida apagada, tremendamente melancólica, un alma desgarrada bajo la imagen de un escritor, que aunque no lo sea, ejerce como tal. Usa la primera persona y la estructura de un diario para atar, magníficamente, al lector hasta la pesadumbre de sus propios recuerdos. La tristeza de Martín es la mía, la melancolía de Mario me ha destrozado por su pureza, llevándome hasta más allá del llanto donde sólo reside el vacío.

Cuando nos adentramos en la más profunda oscuridad, llega un rayo de esperanza como un amanecer, lento pero continuo. Es el desembarco de la esperanza con forma de Laura Avellaneda, una joven que consigue llenar de vida la marchita existencia de Martín. Como lectores, nos permitimos entonces alguna sonrisa, tan tímida como el despertar del amor de Martín.

Mario no permite que la tensión narrativa decaiga, y como rey del destino de Martín, nos asesta una última puñalada en forma de giro narrativo que no es inesperado, es simplemente perfecto, pues entonces descubrimos que lo gris, que lo triste, puede ser aún peor.

El vocabulario está plagado de localismos, lo que ayuda aún más a reconocer la historia como algo natural, como algo del pueblo, como algo que le puede pasar a cualquiera. Las temáticas son variadas, pero todas ellas no son más que el acompañamiento del plato principal, de esa tristeza infinita y del fulgor de felicidad que todo lo iluminó. La soledad sentida duele, la ternura de un enamoramiento poco poético y sin embargo perfectamente rítmico, la sexualidad de una mente que se recupera, las ganas de vivir de un renacido son algunos de los temas que nos encontraremos en esta novela que recomiendo, fervientemente, leer.

¿Por qué se llama La tregua? En una vida plagada de pesadumbre, el protagonista recibe la oportunidad de volver a creer, que se acabó marchitando como cualquier explosión; no era más que una tregua del destino.

¿Por qué o por qué no leerlo? Si después de leer esta breve crónica no he sido capaz de convencerte, poco más puedo añadir. Mario, con esta novela, alcanza una puntuación que no creo que vaya a repetir muchas veces. Sé que esto no deja de ser una objetiva subjetividad, pero ya has visto cómo me he sentido yo, ¿A qué esperas para ver si este libro es capaz de hacerte sentir lo mismo a ti?

Anuncios

2 pensamientos en “La tregua de Mario Benedetti (nota =8,8)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s