El cielo sobre Darjeeling de Nicole Vosseler (nota = 6,2)

Crítica de EL PRÍNCIPE LECTOR

Hay veces que recibimos pequeñas señales que nos fuerzan a hacer algo de lo que luego nos arrepentimos. Con El cielo sobre Darjeeling me pasó algo parecido. Me gustó el título, me gustó que tratase sobre la India colonial y me gustó el aroma de amor exótico que desprendían sus páginas. Así lo compré y así lo leí.

Nos encontramos con Helena, una chica joven pero de fuerte carácter que prácticamente va a ser vendida a Ian Rajiv Neville, un misterioso inglés con rasgos poco comunes, una inmensa fortuna y del que emana un aura de poder, miedo, dominación y dolor. Creo que Nicole debería realizar una pequeña oración de agradecimiento a Jane Austen y sus dos magníficos personajes —Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy— de Orgullo y Prejuicio, si bien no están plagiados del todo, cada vez que hablaba Ian me imaginaba al señor Darcy en acción. Eso sí, aquí añadimos el exotismo de la India.

Helena se ve forzada a acudir a Darjeeling, un lugar remoto a los pies del Himalaya a descubrir una sociedad nueva y a vivir de la potencia de las grandes extensiones de té de una colonia británica. Aquí tendríamos que esperar la segunda oración de Nicole, esta vez a Barbara Wood y su Bajo el sol de Kenia.

A partir de aquí, y una vez que se reconocen perfectamente los influjos de la escritora, ya podemos definir el libro como una novela romántica, de tumultuosos amores que rodean a un personaje femenino, fuerte y a la vez sediento de un amor ardiente y sincero, frágil en un mundo desconocido y que intenta fortalecer su corazón ante los mares de dudas que la asolan.

Fuera de la mente de Helena —que resulta cansina—, la autora desarrolla la novela gracias a la fuerza descriptiva. India es atrayente y exótica, y ella lo utiliza muy bien para atrapar al lector. La historia tras la fortuna de Ian Neville es el gran misterio de la novela, y el recurso utilizado para narrar su historia, un segundo narrador con forma de príncipe indio —y el mejor amigo y sirviente de Ian—, que funciona como analepsis en el momento exacto en el que ya empezaba a perder el interés, resulta altamente efectivo. Me gustó mucho la historia de Ian, tanto, que realmente te das cuenta que todo lo demás de la historia, no es más que un envoltorio a la verdadera novela.

Finalmente me quedo con la sensación de que, eliminando lo superfluo y dejando todo el peso de la historia en Ian Neville, el resultado habría sido mucho más espectacular. Quitando las pesadas capas inglesas y dejando el Sari, el conjunto habría sido mucho más excitante. Aun así, no deja de ser una novela que se lee fácil, en la que se aprenden cosas interesantes de la India y de las revueltas coloniales, y con la que, si hemos leído previamente a dos figuras como Barbara o Jane, mientras avanzamos leyendo tenemos una sensación de comodidad por lo conocido. No, ni de lejos llega Nicole a esos niveles, pero, no por ello dejar de ser una novela que me convence lo suficiente como para aprobarla.

¿Por qué se llama El cielo sobre Darjeeling? Darjeeling es el territorio al que se ve abocada a ir la protagonista y sobre el que se explica el epicentro de la historia de Ian.

¿Por qué o por qué no leerlo? Es una novela entretenida, que para los amantes de la novela romántica se puede quedar corto, pero que para el lector general le resultará interesante. La escritora usa algún recurso interesante y personajes divertidos o curiosos. Además, siempre nos quedará la India.

Anuncios

2 pensamientos en “El cielo sobre Darjeeling de Nicole Vosseler (nota = 6,2)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s