La chica del tren de Paula Hawkins (nota = 6,9)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Después de un mes, vuelvo a las críticas. Siento que este mes de vacaciones me haya hecho dejar sin crítica independiente a películas como Copland o Mercenarios 3 y a un libro como Manhattan Transfer de John Dos Passos. Aunque creo que un mes es demasiado tiempo para una crítica veraz y completa, sí puedo decir de la primera que, con ese reparto y esa idea debería ser mucho mejor; de la segunda, que no está mal, incluso con un Antonio Banderas (Galgo) ridículo, y de la tercera que me gustó muy poco y que le presté muy poca atención seguramente un poco harto ya de novelas que entremezclan muchas historias como La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza y Los detectives salvajes de Bolaño.

Dicho esto, ya paso a la crítica de la que seguramente haya sido la novela del verano para muchos —y no solo por el gran número de fotos del libro en Instagram—: La chica del tren de Paula Hawkins.

Después de un libro tan denso para el verano como Manhattan Transfer, agradecí el estilo ligero y tontorrón de la novela, si bien, a medida que iba avanzando me fue pareciendo una novela cada vez más tontorrona y densa. No obstante, debo decir que, aunque la novela apesta al estilo de las novelas actuales, tipo 50 sombras de Grey, con protagonistas indecisas, situaciones estúpidamente complicadas y personajes cada vez más lejanos de mi forma de ser, en esta al menos el formato es interesante, con la historia contada desde el punto de vista de las protagonistas de la novela.

Lo malo es que, por lo demás, la novela es demasiado larga para lo que es, le da demasiadas vueltas a cosas sin interés y el desenlace se podría mejorar. Aunque, claro, viendo la poca inteligencia que muestran los personajes, pese a lo que ellos se creen, es normal que se concluya así.

En cualquier caso, es una novela adecuada para el verano —siento que mi recomendación llegue tarde—, que mantiene decentemente la intriga y que solo tiene el problema de su excesivo número de páginas. No me parece lo suficientemente buena para ser novela del verano, pero al menos sí que entiendo por qué lo ha sido y por qué ha llegado a un abanico tan grande de edades.

¿Por qué se llama La chica del tren? El eslogan de la novela es «Tú no la conoces, ella a ti sí». Esto es porque la protagonista suele ir en un tren desde el que observa a vecinos por la ventanilla, lo que le permite saber cosas que otros no saben que sabe.

¿Por qué o por qué no leerla? Ya he dicho que, sin ser buena, en el fondo es entretenida y está bien construida y creo que es mejor que otras novelas de verano como la del año pasado, la de Harry Quebert, y que otras noveluchas del mismo corte que por desgracia hoy triunfan. Pero el verdadero motivo para leerla es saber lo que hay cuando nos la ponderen otros. Al fin y al cabo, aporta bastante menos que cualquier libro de Agatha Christie.

Anuncios

2 pensamientos en “La chica del tren de Paula Hawkins (nota = 6,9)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s