Del revés (nota = 8,3)

Crítica de EL PRÍNCIPE DEL REVÉS… DE VER/LEER

Vi un adelanto de Del revés hace tiempo y supe que quería verla, aunque solo fuera por la genial idea de representar en personajes nuestros sentimientos. Una idea así tenía que dar una buena película como fruto, algo que el éxito en Estados Unidos avalaba.

Y la película es buena, sí, pero es un drama. Es buena porque ofrece una visión preciosa y magistral de nuestra mente, de la personalidad, de los pensamientos y los recuerdos, del subconsciente y los sueños, una visión llena de simbolismo, de color, de ternura y de sentimientos. Todo de una manera bastante original e ingeniosa (aunque tal vez cualquiera que se pusiera a pensar sobre ello podría haber obtenido un resultado parecido, pero había que ponerse). En eso la película es una obra de arte.

Pero, como digo, es un drama. Y lo es porque todo lo que puede ir mal en la historia va mal. Todo se va desmoronando y cada intento por evitarlo es un nuevo contratiempo, hasta tal punto que el número de contratiempos se vuelve exagerado, lo que hace que la historia se alargue más de lo necesario y le quita un poco de verosimilitud a la fantasía.

Aun así, la idea que transmite es muy bonita, tanto, que —lo reconozco— he llorado, algo que llevaba mucho tiempo sin pasarme con una película. Podría poner el exceso de contratiempos como excusa, pero no, si he llorado, ha sido por la conmovedora idea de que la tristeza no tiene por qué ser mala. Yo mismo lo digo siempre. Sin ir más lejos he tratado el tema en uno de mis últimos poemas («Es que estar triste / no es del todo malo») y ya dije en otro hace tiempo que «No es tan malo llorar a veces».

Esa es la cosa. Estamos en una sociedad en la que todo el mundo parece verse obligado a aparentar ser feliz aun sin serlo. Todo lo que se hace es para recibir una alegría inmediata. No importa que no la dé: se comparte en Facebook y listo. Estamos en una época en la que es difícil reconocer que uno está mal, que ha fracasado, que no se lo ha pasado bien en un sitio. Y no pasa nada, se puede estar tristes y no hay que sentirse culpables. Es verdad que no hay que hundirse, pero uno se puede tomar un momento para estar triste («dejadme tranquilo un rato / que luego volveré a ser el mismo de siempre»). La tristeza puede servir para reflexionar, para pararse a pensar. Estamos en una sociedad con miedo a la tristeza y esta película demuestra que, en su justa medida, sin que lo domine todo, porque eso es lo que desencadena los contratiempos, la tristeza es buena (no digo más para no estropearla). Por mucho que quieran hacernos creer lo contrario, no vamos a caer peor por haber fracasado ni por llorar por haber fallado. Al revés: alguien nos consolará, que la gente es muy buena. De hecho uno se arriesga más a caer peor cuando los otros ven que se lo está pasando genial y que triunfa.

Por esta idea y por su ingenio, la película es bastante recomendable, pero a la vez me da miedo recomendarla por lo trágica que es. Desde luego, no es una película para niños, salvo por los muchos colores, personajes y dibujitos que aparecen. Bien podrían hacer otra película igual, pero cómica, que daría mucho juego, sobre todo por mi personaje favorito, el gruñón (con el que me he hecho una foto para Facebook).

¿Por qué se llama Del revés? Es la traducción de Inside out, el título original. Supongo que el título en inglés juega con el hecho de que se presenta el mundo interior y el exterior. Y también el título puede hacer referencia a esa idea de verlo todo al revés, es decir, de ver que la alegría no es siempre tan buena ni la tristeza siempre tan mala. Pero eso es barrer hacia mi interpretación personal de la película.

¿Por qué o por qué no verla? Es una obra de arte en cuanto a imágenes, originalidad y tratamiento de los sentimientos. Por eso hay que verla. Los niños no la entenderán, pero disfrutarán con los dibujitos. De los adultos, si a alguien le da vergüenza llorar en público, que la vea en casa, que, aunque leí el otro día que una chica reconocía con apuro haber llorado, es difícil que no se escape alguna lagrimilla.

Por lo demás, aunque no hay que dejar de verla a pesar de la simplicidad de la historia y al exceso de contratiempos y vicisitudes, sí cabe esperar que saquen una comedia siguiendo con la idea de estos personajes que dirigen nuestra mente.

Anuncios

3 pensamientos en “Del revés (nota = 8,3)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s