Crash (nota = 6,3)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Empecé a ver Crash hace bastante tiempo y la dejé a mitad. No soporto las películas en las que están todos enfadados y no hacen más que gritarse unos a otros. Desde entonces he estado con la conciencia intranquila por no haberla visto (de una forma parecida a lo que me pasaba con Match point) como película famosa, muy citada y ponderada que hay que ver; en este caso con más razón por haber recibido el Óscar a mejor película (en 2005).

Lo que finalmente venció esa capa de polvo temporal que hace cada vez más difícil ponerse con una película dejada a medias fue que leí sobre el impactante gusto o, incluso la excitación, que en Crash sienten los personajes ante arañazos en la carrocería de un coche e incluso ante accidentes. Luego resulta que esto es en Crash, pero en la de Cronenberg del 96. En cualquier caso consideré que ya era el momento de ver por qué gusta tanto la peli.

Y lo que comprobé es que de pequeño ya tenía buen gusto. Entendí perfectamente por qué había dejado la película. De lo poco que me acuerdo (porque la película me desagradó tanto que es de las pocas, probablemente solo junto a La ladrona de libros, que olvidé criticar al poco de verla y ahora ya no la tengo tan fresca), de lo poco que me acuerdo, digo, es de que efectivamente los personajes están todos cabreados y presentan un mundo externo bastante irascible, a pesar de los buenos sentimientos que se esconden en el interior de ellos. Pero, claro, al final lo que choca en el roce es lo de fuera, la carrocería.

Y esa idea está bien, pero pudiendo la película ser a partir de ella una bella muestra de la bondad humana más allá de su comportamiento en sociedad, es una desagradable y soez colección de exageradas situaciones conflictivas entre personas de todas las razas posibles (faltan quizás solo los esquimales). Esto probablemente hace que la película impacte más, pero a la vez que no sea tan bonita como podría para los espectadores que no necesitan estridencias para entender los mensajes.

¿Por qué se llama Crash? La película muestra el roce entre personas, simbolizado por accidentes de coches, y los problemas que solo por el contacto se pueden llegar a producir ante el menor despiste o salida de tono.

¿Por qué o por qué no verla? Como digo, es una película innecesariamente estridente y desagradable. A esto probablemente contribuye un elenco formado por algunos de los actores más exageradamente gestuales y expresivos tipo Sandra Bullock, Matt Dillon, Don Cheadle o Brendan Fraser. Esto hace que sea preferible ver otras películas parecidas como Gran torino. Aun así, del director y guionista Paul Haggis veré más que tengo pendientes como la pareja de Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima. Ahora dudo si Quantum of solace (en la que también participa como uno de los guionistas) la he visto.

Por cierto, para los aficionados a Blue bloods o los de la antigua de 24 hay sorpresas en Crash.

Anuncios

5 pensamientos en “Crash (nota = 6,3)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s