Ex Machina (nota = 5,9)

Crítica de EL PRÍNCIPE LECTOR

Me puse a ver Ex Machina utilizando el mismo método que uso para elegir un libro ante la abundancia de oferta, selecciono un título que me llame la atención, leo la sinopsis, y si me engancha, ya tengo objetivo. Me senté con la mente despejada, con agua cerca y satisfecho por la tarde de trabajo. Era el punto óptimo de mi atención.

Estaba tan predispuesto que durante la primera hora de película estaba extasiado, creyendo que había dado con algo realmente brillante.

El director (Alex Garland) nos presenta a Caleb, un programador informático de una empresa de búsqueda, que es seleccionado para ayudar a su jefe, el gran gurú de las comunicaciones en un proyecto secreto que desarrolla en una casa en un paraíso perdido. No lo mencionan, pero podríamos estar hablando de Gates y Google perfectamente. Creía que el genio asceta sería tipo Salinger, huraño pero a la vez genial, pero nos presentan a un superhéroe sin capa. Es deportista, brillante, sano, rico, locuaz y sociable. Parece más bien un sueño.

En unos paisajes extraordinarios —chapeau al director de fotografía—, descubrimos que el excéntrico multimillonario ha contratado a Caleb para que haga el test de turing a Avva, un robot con una inteligencia artificial prodigiosa. Entramos aquí en una dicotomía muy bien expresada: por un lado Caleb con el millonario, tienen conversaciones profundas, brillantes, irónicas y rápidas, cabe destacar un diálogo sobre la sexualidad de la máquina que me pareció excelso; por el otro las conversaciones entre Caleb y Avva, son básicas, lentas, como aquellas que se producen entre un profesor y su alumno.

La trama tiene un giro en el que comenzamos a sospechar que el excéntrico multimillonario esconde algo. El propio Caleb sospecha que él podría ser el objetivo del test de turing, en la película lo plantean y lo descartan, lo que a mi juicio es un error. Desarrollar el argumento del juzgador juzgado era la salida más lógica para poner el lazo a un regalo que ya brillaba, pero en vez de eso se lían con que Caleb sólo estaba allí para probar si Avva usaría su sexualidad y las armas inherentes a ella, como la manipulación, para huir.

Después de esto pasamos de una buena película a un simple film de ciencia ficción en el que hay una matanza, robots a tutiplén y por supuesto un mensaje final que pretende ser premonitorio. Igual que cuando comes picante, que el primer bocado te sabe glorioso y los demás, no consigues que te sepan a nada. Así me dejó el final.

¿Por qué se llama Ex Machina? Después de ver la inteligencia artificial de aquel robot, debemos pensar que ya no es sólo un robot.

¿Por qué o por qué no verla? La película tiene una fotografía prodigiosa y un ritmo lento. Los diálogos están muy logrados. La idea principal de una inteligencia artificial que está en sus orígenes y que va aprendiendo me gusta. El final…, para algunos será algo imperdonable y otros lo encontrarán estimulante.

Anuncios

2 pensamientos en “Ex Machina (nota = 5,9)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s