El espíritu de la colmena (nota = 6,5)

Crítica de EL PRÍNCIPE DE VER/LEER

Tardé tiempo en enterarme que El espíritu de la colmena, de la que tantas veces había oído hablar, no era un documental sobre la novela de Cela; ni siquiera era una película que tuviera que ver con ella. No era ese, pues, el motivo por el que aparecía entre las mejores españolas. Sería entonces por su calidad. Así pues, aunque me costó decidirme, había que verla.

La película, al final, más que una película, es un poema. Es un conjunto de escenas, algo deslavazadas, en las que se van sugiriendo sentimientos y en las que se van entrelazando fantasía y realidad de una manera bastante acertada, pero hasta un punto tal que uno no se entera bien de quiénes son los personajes, de si se están mezclando tiempos. Porque salen juntos Fernán Gómez y Teresa Gimpera en la escena del sombrero, que si no se podría pensar que son de otra época (y aun así yo dudé hasta el final). Llegué a pensar que alguno de los personajes en verdad estaba muerto. Entre medias de todo, además, está la figura de Frankenstein, clara mezcla de fantasía y realidad. Según la Wikipedia, hasta las niñas, que interpretan un papel genial (sobre todo Ana Torrent), creando intriga y misterio, tuvieron problemas al distinguir la realidad de la ficción y, por eso, los personajes se llaman como los actores que los interpretan.

Este exceso en la alegoría, la sugerencia y en la falta de información, junto con una música algo cargante y unos escenarios exagerados a veces, cansa un poco y enfada, sobre todo cuando de repente llega el abrupto final. En ese sentido me parece que la película de Víctor Erice es facilona y no se acerca ni mucho menos a uno de los grandes poemas sugerentes de Juan Ramón Jiménez, por ejemplo. Siendo poética, le falta poesía. Exige demasiado del espectador y no transmite nada esencial. Leo que otra gente se ofendió también con la excesiva ambigüedad y simbolismo, pero que luego fue encontrándole sentido las siguientes veces que la vieron. Ya la veré otra vez, pero será dentro de algún tiempo.

¿Por qué se llama El espíritu de la colmena? Fernán Gómez, el padre de las dos niñas, es apicultor. Erice dijo que el título lo tomó de Maeterlink, quien en un libro dedicado a las abejas hablaba de ese extraño espíritu que hace actuar de una manera ordenada pero extraña a estos insectos. En eso Erice lo ha clavado. Sus personajes tienen extraños sentimientos y comportamientos. Se nota que se inspira en un caótico autor como Maeterlink, al que ya puse a caldo por su alocada y poco emocionante El pájaro azul. Los personajes, pues, son como abejas (de ahí que los cristales de las puertas del balcón de la casa estén decoradas como un panal), pero, vamos, al menos las abejas tienen un objetivo, no como los personajes de El espíritu de la colmena.

¿Por qué o por qué no verla? Hay que verla porque sale en todas las listas de mejores películas españolas. Antes de verla, eso sí, conviene saber que no hay historia, que vamos a asistir a un conjunto de escenas sin sentido, y que el mérito está precisamente en eso. Luego ya que cada cual opine lo que quiera.

Anuncios

3 pensamientos en “El espíritu de la colmena (nota = 6,5)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s