El librero de la Atlántida de Manuel Pimentel (nota = 5,2)

Crítica de EL PRÍNCIPE LECTOR

Estoy en una época en la que siento una ligera desgana a la hora de elegir un libro, por lo que me dedico a leer cualquier cosa que pasa por mis manos y me recomiendan. El último libro ha sido El Librero de la Atlántida, del antiguo ministro Manuel Pimentel.

Manuel ha creado un libro que se basa en dos hipótesis: La Atlántida está escondida en las marismas del Guadalquivir y existe un cambio climático inminente que destruirá la civilización tal como la conocemos. No es una idea excesivamente original, pero unidas sí tienen su aquel.

Se nota que el autor conoce bien la zona andalusí porque evoca perfectamente su climatología, ambientación y costumbres. Es fácil para el lector situarse en cada escenario, aunque a veces pueda resultar un pelín cargante el romanticismo bucólico que emana.

La pata más coja del libro son sin duda sus personajes. El librero de la Atlántida, de nombre Alejandro, no es más que un adolescente tímido y bastante estúpido que no termina de germinar en el devenir de la historia. Es tremendamente lineal, previsible y aburrido. Es tan poco protagonista que la historia termina sin que realmente tenga un papel importante en la trama. A pesar de ser el eje de la novela, el resto de personajes le superan con creces. Manuel estuvo acertado en la creación de un tutor para Alejandro con la figura del Corcho, un marinero melancólico que sí atrapa al lector. Sin protagonista válido, se superponen otros muchos personajes con los que el lector puede mimetizar. Son interesantes todos aquellos que rodean a la trama de construcción, desde los dos ejecutivos agresivos —me hubiese gustado que el autor incidiese más en las dos perspectivas hombre-mujer, pero bueno, aun así es la historia más interesante— hasta el jefe de obras que se ve superado por la fuerza de los acontecimientos.

La historia se va desarrollando lentamente, encajando todas las piezas que incluyen sociedades secretas, grandes empresas, intereses culturales e incluso misticismo. Sin embargo, cuesta adentrarse del todo en la historia por el poco creíble personaje principal y por las dos voces que tiene el texto. Una en primera persona que se evoca desde el pasado –no está mal la idea de unir el pasado con el presente, pero la fórmula no está conseguida, rompe completamente la dinámica de la historia-, y otra en tercera persona que cumple el objetivo de no llamar la atención y permitir que el lector no se distraiga.

El final es bastante previsible, pero no desentona y me deja satisfecho de que no haya intentado un último vericueto literario.

¿Por qué se llama El librero de la Atlántida? El protagonista es un librero y toda la novela se centra en la Atlántida. No tiene más misterio.

¿Por qué o por qué no leerla? Es un libro no excesivamente largo que se lee fácilmente. Como novela histórica sobre la Atlántida se queda corta, pero sí puede considerarse una aceptable novela de aventuras con la que matar las horas muertas. El libro no tiene nada especialmente relevante que me haga recordarlo durante mucho tiempo, pero tampoco he sentido que me tomaban el pelo.

Anuncios

2 pensamientos en “El librero de la Atlántida de Manuel Pimentel (nota = 5,2)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s