Kramer contra Kramer (nota = 7,7)

Kramer contra Kramer es una película de esas con nombre famoso de las que solo por eso digo que hay que ver. El otro día, hablando de Dustin Hoffman, volvió a salir mencionada por enésima vez y supe que ya era el momento de verla. Me daba pereza no solo porque no me gustan ni Dustin Hoffman ni Meryl Streep, sino también porque el tema de un divorcio me apetecía menos incluso que el tema bélico o de ciencia ficción con los que hace tiempo asociaba la película.

Y la verdad es que últimamente estoy teniendo suerte. Me estoy llevando gratas sorpresas. El mérito de esta película en concreto es que trata de una manera natural y sin exageraciones los estragos y perjuicios que un matrimonio puede causar a todos (no solo al hijo) los miembros de una familia. Al presentar escenas comunes, la impresión que produce es desgarradora. Dustin Hoffman está genial en su papel de padre que tiene que compatibilizar trabajo con vida en casa y Meryl Streep lo borda. Incluso el niño, con 8 años, está perfecto (lo que le valió la nominación al Óscar, creo que siendo el más joven de la historia en ser nominado).

Hasta el título es bueno. Es la lucha entre dos iguales, lo que se plasma de una manera evidente en un juicio donde puede que ninguno tenga razón o que los dos la tengan, pero donde los dos tienen razones, por lo que el veredicto nunca va a ser justo. Phonto(14)Es de esas situaciones que solo pueden acabar bien si no empiezan. Al final todo parece resolverse de la manera en la que el espectador quiere, pero que es una de las muchas malas maneras en las que una familia puede acabar cuando acaba partida. Esto se simboliza de una manera extraordinaria con la escena de la tostada partida, donde, aparte de la frase de la imagen, Dustin Hoffman suelta «Cuando se lo pasa uno bien se olvida de lo más importante, ¿verdad?», al decirle su hijo que se le ha olvidado la leche. Creo que la interpretación está clara.

Y todo aderezado con el Concierto de mandolina en do mayor de Vivaldi, una de mis piezas de música clásica favoritas, que en esta película ayuda a dar ese impulso alegre pero a la vez melancólico que uno necesita para avanzar con la vida cuando esta no sale como uno había planeado.

En definitiva, dentro de lo áspero y poco atractivo del tema, Kramer contra Kramer es una buena película, que ya adelantaba futuros problemas que no han sabido evitarse a pesar de advertencias como esta.

¿Por qué se llama Kramer contra Kramer? Como decía, el título es genial al representar en tres palabras una pelea entre dos semejantes, dos familiares, dos personas que deberían ser una. Kramer es el apellido del personaje interpretado por Dustin Hoffman y el que toma su mujer, interpretada por Meryl Streep.

¿Por qué o por qué no verla? Puestos a ver una película de separación y pelea por la custodia de un hijo, esta es perfecta porque trata el tema de una manera objetiva y sin desvirtuaciones de la realidad, lo cual permite reflejar de una manera aún más cruda cómo una separación perjudica a un matrimonio.

Anuncios

2 pensamientos en “Kramer contra Kramer (nota = 7,7)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s