Ben-Hur (nota = 7,9)

La Semana Santa y las largas lecturas a las que me he dedicado me han hecho estar un tiempo sin publicar. A cambio hoy hablo de un auténtico clásico de la Semana Santa, Ben-Hur, una peli, por cierto, también bastante larga. Ben-Hur es de esas películas que uno ha visto (o cree que ha visto) de pequeño y que ya, al margen de la duración, dan pereza ver. Pero, por su fama y el número de Óscars que ganó, tenía que aparecer en mi blog. Por eso la vi, aparte de porque Ramón García me dio envidia cuando dijo en su programa de la Cope que la veía todas las Semanas Santas. No sé cómo le dará tiempo. Por ejemplo, este año, entre las 3 horas y media que dura la peli y el cambio de hora se le habrá ido media Semana Santa. Eso sí, la peli es bastante buena.

Yo no me acordaba de casi nada y eso hizo que, como me pasó en La guerra de las galaxias, me fuera sorprendiendo a cada momento. No me quedaba claro qué tenía que ver con Jesús, para que la pusieran en Semana Santa y, por supuesto, ni sabía por qué se llamaba Ben-Hur ni sabía de qué iba. Ahora lo sé. Y puedo decir que el argumento, sin contar una historia concreta, simplemente la vida de Judá Ben-Hur, es muy interesante, emocionante, intenso y bonito. No hay ni un segundo de respiro.

Además Charlton Heston y todo el reparto están genial. Crean un dramatismo muy real. Pero, sin duda, el gran protagonista es Jesús, a pesar de que aparece muy pocas veces. Las menciones que se le hacen y las apariciones de Gaspar le convierten en el fin que se persigue en la película. Toda la trama encamina a Ben-Hur hacia la figura de Jesús, con quien se cruza muy al principio. De esta manera, Ben-Hur, que tanto lucha por que se haga el bien y la justicia, encuentra un consuelo en Jesús y un premio en el milagro final (que yo creo que no era necesario), que enlaza con el alivio recibido por el agua que le ofrece Jesús al principio. Así, Ben-Hur entiende la importancia de ser justo, a pesar de la injusticia que presencia con la crucifixión de Jesús. Supongo que este protagonismo latente de Jesús es por lo que la novela de Lewis Wallace se llama Ben-Hur: a tale of Christ.

Yo encima tengo debilidad por las historias contadas en segundo plano, es decir, las historias sobre las que, como en este caso la de Jesús, no se enfoca directamente sino que van entrecruzándose con otra historia central. Creo recordar que Caballo de Troya de JJ Benítez era así.

Aparte de todo esto, hay frases inolvidables como la de que Ester no se siente esclava y otras conversaciones sobre si está prometida, lo que le dice Ben-Hur a sus caballos («Si los hombres fueran tan buenos…»), la reflexión de Pilato sobre el poder y los inevitables errores que conlleva o la que he puesto en la imagen. Y la música (creo que la banda sonora más larga de la historia del cine) es muy buena.

Phonto

Es, pues, una película redonda, en la que al final, la escena de las cuadrigas (no cuádrigas como creo que decía Ramonchu), pese a lo espectacular que es, se acaba quedando en un segundo plano.

¿Por qué se llama Ben-Hur? Porque el portagonista, interpretado por Charlton Heston, un judío esclavo que luchará por la justicia contra el poder de Roma, se llama Judá Ben-Hur.

¿Por qué o por qué no verla? Hay que verla, por mucho la hayamos visto de pequeños y que sea larguísima. William Wyler, el director, consigue que uno se reconcilie con el cine.

De este director ya vi Vacaciones en Roma y ahora me queda por ver Los mejores años de nuestra vida y Horizontes de grandeza, como poco.

Anuncios

2 comentarios en “Ben-Hur (nota = 7,9)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s