Libro de la vida de Santa Teresa de Jesús (nota = 7,5)

En las noticias se anuncia que el 28 de marzo se cumplieron 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. ¿Qué mejor aliciente para leer alguna de sus obras? En el tomo que tenía en casa la primera obra era el Libro de la vida. Empecé por ahí. Sabía que probablemente sería algo aburrida, pero que la manera de expresarse de Santa Teresa iba a merecer la pena.

Y más o menos así fue. El libro no es tan aburrido como pensaba, pero sí algo reiterativo. Y el estilo de Santa Teresa es tierno, humilde y muy apacible, según lo esperado. El principio del libro es bastante entrañable, cuando Santa Teresa cuenta que de pequeñita se quería ir a tierra de moros para morir mártir o que por ser ermitaña se metía con su hermano en una casita de piedras que habían hecho en el jardín. También es tierno cómo critica a sus padres por haberla dejado juntarse con malas compañías y malos libros.

Phonto(84)A partir de ahí el libro se vuelve algo reiterativo atendiendo a los varios conflictos que Santa Teresa tuvo, ya como monjita, a lo largo de su vida. Primero consigo misma por sentirse tantas veces demasiado ruin como para merecer los favores de Dios. En segundo lugar por tener visiones que no sabía si eran fruto del demonio. Y en tercer lugar con el resto de religiosos, quienes no sabían si creerlas visiones y pensamientos de Santa Teresa.

Con tanta humildad e inocencia lo cuenta Santa Teresa todo que no hay lugar a dudar de ella o a considerarla una lunática. Como bien se dice, sería raro que las visiones fueran obra del demonio, porque la incitan a obrar bien.

En cualquier caso, a pesar de la reiteratividad, es una obra que servirá para reafirmar en su fe a los que la tengan, aunque probablemente no convertirá a los que no la posean ya. Aun así, es un libro que invita a la meditación, ya sea como oración o como tiempo dedicado al pensamiento y al encuentro con uno mismo. Es un libro que invita a detenerse en esta fragorosa vida y a preguntarnos por el sentido de la vida. Para los que duden de para qué sirve vivir y alargar la espera de la muerte y del encuentro con Dios, Santa Teresa tiene una respuesta en el que es quizás el mejor fragmento de toda la obra:

«Y digo ansí que si me dijesen cuál quiero más: estar con todos los travajos del mundo hasta el fin de él y después subir un poquito más en gloria, u sin ninguno irme a un poco de gloria más baja, que de muy buena gana tomaría todos los travajos por un tantito de gozar más de entender las grandezas de Dios, pues veo que quien más le entiende, más le ama y le alaba.»

Sea uno religioso o no, si se toma la vida como un aprendizaje, en el que las pruebas más duras son las que más enseñan, como las pesas más pesadas son las que sacan más músculo, quizás empecemos a querer afrontarlas, siguiendo la idea de C.S. Lewis (citada en el libro de Agassi) de que los golpes de la vida son como los golpes de un cincel sobre nuestras figuras, que duelen, pero nos hacen más perfectos. Con esto, sea uno creyente o no, creo que se encuentra en la obra de Santa Teresa un sentido en esta vida en la que como ella dice «es menester ánima determinada y animosa […] para arriscarlo todo, venga lo que viniere». Terminaría esta crítica como Santa Teresa hace en muchas partes con un amén, pero ya me suspendieron una vez en el colegio por cerrar así un examen en Religión.

¿Por qué se llama Libro de la vida? Porque Santa Teresa echa la vista atrás en su vida para contarnos cómo la oración la ayudó a librar a su ruin alma de malas compañías, malos libros, malos pensamientos, malas críticas y descubrir el verdadero camino hasta la muerte, que no es otro que el encuentro con Dios, pues «mientra más se abaja un alma en la oración, más la sube Dios».

¿Por qué o por qué no leerla? Es una obra tierna, dulce y apacible de leer; una muestra de que la humildad o el «tener a todos por mijores que nosotros» es la forma de hallar la gloria, ya sea por medio de la oración y las visiones, como Santa Teresa, o por el camino que sea, que «como hay muchas moradas en el cielo, hay muchos caminos». El caso es encontrar esa «centellica» que inicie el encuentro con uno mismo para entender la vida y llenarla del «olor de las florecitas de virtudes», algo que está al alcance hasta de las personas más ruines, como Santa Teresa se considera a sí misma.

Anuncios

4 pensamientos en “Libro de la vida de Santa Teresa de Jesús (nota = 7,5)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s