Descalzos por el parque (nota = 7,8)

Descalzos por el parque es una película que aparece en muchos sitios y en muchas listas de mejores comedias románticas. Una de esas listas era la que me hizo alguien. A mí me daba mucha pereza porque, saliendo Robert Redford, no sé por qué pensaba que iba a ser una película de amor y lujo de esas pesadas como Memorias de África o Los puentes de Madison.

Cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que mis temores eran infundados. La película es una comedia romántica de las teatrales, es decir, de las de diálogo rápido, fresco e inteligente, con unos personajes divertidos y extravagantes (entre ellos el alcohol), obligados a compartir los pocos y reducidos escenarios, lo que da pie a situaciones y escenas muy graciosas. Y con una historia simple, pero bonita y con final feliz, después de un camino de aprendizaje sobre el escenario.

Phonto(52)Todos estos ingredientes están muy bien suministrados en la película, sin llegar a la perfección, pero consiguiendo ofrecernos 100 minutos muy entretenidos y con frases de mucho ingenio (con abundantes quiasmos, por ejemplo). Buen guión de Neil Simon, que Robert Redford y Jane Fonda, junto con la madre y el vecino, se encargan de interpretar con gracia, solvencia y acierto. Todos ellos están perfectos en la puesta en escena de las tiranteces entre parejas, para demostrar que no importa que los dos miembros de una pareja sean distintos, lo importante es que se complementen y encajen. Y, si no, se canta el Shama shama (una pena que no esté en Spotify, para mi lista), una de las muy divertidas canciones que acompañan la película.

¿Por qué se llama Descalzos por el parque? El título es engañoso. Yo ya me imaginaba largas escenas con música intensa y a Robert Redford dando paseos por un enorme campo. Pero no. Lo de ir descalzos por el parque es un símbolo de los reproches que Jane Fonda lanza a Robert Redford, su reciente marido, insinuándole que es demasiado «serio y estirado» y que ella quiere alguien que de vez en cuando haga alguna locura, como ir descalzo por un parque. De esta forma el marido aprende que no siempre hay que ser tan lógico y la mujer aprende que a veces hay que tener cuidado con las locuras. Es un arduo camino, muy bien simbolizado por los seis tramos de escaleras que tienen que subir para llegar a casa. Todo depende de cómo se mire (como bien refleja la respuesta de la imagen).

¿Por qué o por qué no verla? No es una película genial, pero es bonita y divertida y tiene algunos diálogos muy ingeniosos y algunas escenas muy graciosas, como la del restaurante albanés (justo luego vi Venganza con albaneses también), con lo del uzu. Por eso, quien quiera pasar un buen rato, puede verla. Aunque no la vi en jueves, es la típica de jueves, pero de las monas.

Pronto veré La extraña pareja, también basada en una obra de Neil Simon y también dirigida por Gene Saks.

Anuncios

4 comentarios en “Descalzos por el parque (nota = 7,8)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s