Magical Boy

Nunca había hecho crítica de un corto, pero la ocasión merece que haga una excepción. Vi el otro día que mi amigo del colegio, Alberto Carpintero (junto con Ángel Pazos) había hecho un corto, Magical Boy, parodiando Magical Girl de Carlos Vermut. Aunque sabía de la buena relación de mi amigo con Carlos Vermut, me alegré de que parodiaran la película por lo poco que me gustó la anterior de este director, Diamond Flash. Antes de ver el corto, claro, vi la película.

Y mi sorpresa fue, como ya dije, que Magical Girl es mucho mejor que Diamond Flash, por lo que al final resultó que la parodia, lejos de ridiculizar la película de Vermut, como yo creía en un principio, lo que hace es ensalzar, con humor y bastante mordacidad sana, la originalidad, fruto del estilo valiente y arrojado, de Vermut. El reparto del corto es inmejorable: Javier Botet (que también sale en la peli y que es famoso por ser la niña Medeiros en Rec, por ejemplo), Tony Genil y Paco Porras, entre otros.

Phonto(45)El corto empieza bien, criticando lo pesadas que son a veces las tardías reacciones de los personajes en los diálogos, con silencios demasiado largos, algo que yo odio. Y luego arremete, siempre de una manera simpática, contra las caras demasiado reflexivas de los personajes y el tono a veces demasiado trágico y pausado de ambas películas; arremete también contra las escenas, que a veces son tan intensas, exageradas y dramáticas que están al límite de lo inverosímil. A este límite se llega (e incluso se cruza) en el corto, calcando planos y llevando a un extremo los acertados símbolos y escenas de la película: el puzle, lo del espejo y la cicatriz, lo del gin tonic, la terrible escena del bebé, lo del móvil, lo de la niña caprichosa, la pistola con el plástico, el gran plano de la nota en clase y, por supuesto, el disfraz de Magical Girl, que no podía haberse enfundado otro que Javier Botet; sin olvidar, el cambio de sexo de los personajes. Y todo amenizado con la acertada canción Amor vuelve a mí de Tony Genil.

En definitiva, un corto muy grande y eso que no llega a los tres minutos. ¡Queremos película ya! No le pongo nota aquí al corto, haciendo también una excepción, pero en IMDb le he puesto un 8. Ah, y tengo que ver ya El día del padre, primer largometraje de Alberto Carpintero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s