La pechuga de la sardina de Lauro Olmo (nota = 6,6)

Vi el anuncio en el Metrópoli de El Mundo de La pechuga de la sardina de Lauro Olmo, dirigida por Manuel Canseco, que se representa estos días en el Teatro Valle-Inclán. Ya tenía otra obra que leer. Y la teníamos en casa. Aun así, sin ninguna convicción, por si acaso miré a ver si estaba en Youtube. Y me sorprendió ver que estaba en Estudio 1. No sabía que fuera tan conocida. Como siempre, mucho mejor verla que leerla. Pero, no sé por qué, no me dejaba pinchar encima. Al final no tuve, pues, más remedio que leérmela.

Y, bueno, aunque la obra no es gran cosa, el esfuerzo de leerla se ve recompensado por las elaboradas acotaciones de Lauro Olmo. Pero la historia en sí es bastante simple. No pasa casi nada. Y el estilo, aunque interesante, es sórdido o, más bien, chabacano, casi choni. Digo que es interesante porque el autor refleja muy bien la manera de hablar y de expresarse de los personajes, con esos portentosos piropos, fruto de la más ingeniosa cultura popular.

Phonto(39)Otro mérito del autor es lo bien que plasma la personalidad femenina y sus inquietudes, de una forma que tiene cierto tufillo a Lorca. Ninguno de los dos me gusta en este aspecto, pero valoro su pericia desentrañando el misterioso mundo interno de la mujer.

¿Por qué se llama La pechuga de la sardina? No me quedó muy claro. Durante la obra se usa sardina siempre en relación con el sexo femenino. Al final de la obra, una viejecita pierde un gato y dice que si no lo encuentra se le va a pudrir la pechuga de la sardina. Una mujer que lo oye se ríe por la ocurrencia. Juzguen ustedes.

¿Por qué o por qué no leerla? Es una obra de teatro cortita y moderna para ser de 1963, pero es aburrida y algo rara, en la que se nos presenta un grupo de mujeres que viven en una misma casa y a las que les asaltan tanto las inquietudes típicas de la mujer como distintos hombres, exmaridos, transeúntes y demás que quieren ligar con ellas, en un ambiente asfixiante y desvitalizador, algo que el autor se propone reflejar, según sus palabras al principio, y que refleja bien. Pero, vamos hay mucho mejor que leer en el teatro español.

En este artículo de El Mundo se dice que no triunfó en su momento. No me extraña. Y no sé si triunfará ahora que tan mal vistos están los piropos y que todo se considera machista. Puede servir de denuncia, claro.

Además de por ver a una María Garralón que seguro que está bien como Juana, siento curiosidad por ver a Natalia Sánchez (Teté en Los Serrano) haciendo de Concha, la joven embarazada, aunque no sé si es tanta la curiosidad como para pagar 24 euros.

Anuncios

2 comentarios en “La pechuga de la sardina de Lauro Olmo (nota = 6,6)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s