El bazar de las sorpresas (nota = 7,1)

No sé cuánto tiempo llevo proponiendo El bazar de las sorpresas como película de jueves sin que se me haga caso. Pero, bueno, tampoco se me hizo caso el otro día con que acababa de haber un terremoto. Creo recordar que mi empeño en verla se debía a varios factores, como que estaba entre las mejores comedias románticas en algunas listas, que tiene un 8,1 en IMDb y a que es de Lubitsch, lo cual, claro, después de leer las Conversaciones con Billy Wilder de Crowe, con su «¿Cómo lo haría Lubitsch?», hace que a cualquiera le entren ganas de ver pelis de este director. Encima Ninotchka (también de Lubitsch) me gustó bastante. De todas formas, a pesar de estos factores, al final creo que al que menos le gustó fue a mí.

Phonto(23)La peli es fresca, moderna y divertida, con un enredo amoroso interesante de cartas anónimas (Tienes un e-mail es una adaptación de esta película), con diálogos vivos y graciosos y con escenas y situaciones que han creado escuela, como el que los dos que se escriben anónimamente se lleven mal en persona. Sin embargo, nada llega a ser extraordinario y a veces da la sensación de que la trama está exageradamente hecha a medida para alargar la historia. Todo se podría resolver antes y posiblemente de manera más romántica, pero, claro, entonces no tendría tanto efecto el momento crucial, que es de esos que levantan ovación.

Además, James Stewart, aún joven, está en uno de esos papeles en los que exagera su condición de humilde y tristón, lo que se nota en que saca demasiado el labio inferior cuando habla, igual que en El invisible Harvey. A mí me pone bastante nervioso.

En cualquier caso, la impresión global es la de que es una película mona, en la que todos los personajes caen bien y tienen buena sombra, incluso los malos. El afable Pirovitch se lleva la palma.

¿Por qué se llama El bazar de las sorpresas? Porque toda la trama gira en torno a un bazar en Hungría donde cualquier cosa puede pasar, como que la misteriosa chica (Ilona) con la que se está escribiendo James Stewart (Kralic) quiera entrar a trabajar.

¿Por qué o por qué no verla? Sin ser una gran película, por lo menos es de esas que se pueden calificar de monas, de las que consiguen mantener el buen humor y la sonrisa en el espectador.

Para el próximo jueves igual recomiendo Tienes un e-mail o tal vez otra de Lubitsch, como Un ladrón en la alcoba.

Anuncios

2 comentarios en “El bazar de las sorpresas (nota = 7,1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s