Ágora (nota = 6,9)

Después de desbloquear el orden alfabético con 12 monos, la siguiente en la lista era Ágora. Esta era una de las películas españolas que tenía pendientes, de esas que me da vergüenza que algún extranjero haya visto y yo no, pero que daba pereza. No ganó el Goya a mejor película, porque se lo llevó una de las pocas que lo ha recibido justamente, La celda 211. En cualquier caso, siendo encima de Amenábar, tenía que verla.

La película es tan densa como otras de Amenábar a pesar de que no hay demasiada historia. Eso sí, se trata un tema peliagudo e interesante, sobre todo en estos tiempos en los que nos llegan a diario noticias de las barbaridades de los yihadistas, que fácilmente se pueden equiparar a las de los parabolanos de la película (sea fiel a la historia lo que se cuenta o no). No hay mucha diferencia entre los cristianos de la película que quemaban libros en Alejandría y destrozaban obras artísticas de inmenso valor y los yihadistas que ahora destrozan templos cristianos.Phonto(15) La humanidad no aprende y no hace caso de personajes como Hipatia (representada por una lánguida y sabelotodo Rachel Weisz, muy bien en su papel, pero algo difícil de soportar), quien trata de inculcar a sus paisanos que no existen diferencias entre los humanos, mientras, tratando de mantenerse ajena a ellos y a sus conflictos y preocupaciones, busca desentrañar los misterios del universo. Lo malo es que como tantas veces ocurre, la bestialidad y la estupidez humanas (igual sí que hay algunas diferencias entre unos y otros) se lo impide. Por imponerse en vida, como si eso fuera a salvarles de la muerte, menosprecian y acaban con los que buscan verdaderas salidas a la muerte, como Hipatia; un nuevo caso en el que se hunde a los que piensan.

Esta confrontación entre los que no necesitan creer en un dios para encontrar un sentido a la vida, los que encuentran en un dios el motivo para ser justos y los que utilizan el nombre de un dios para imponerse a los demás está muy bien reflejada entre la densidad y el tumulto de la película, poniendo de manifiesto hasta dónde puede llegar la inútil estulticia humana.

¿Por qué se llama Ágora? Antiguamente el ágora era la plaza de las ciudades, lugar propicio para que se encuentren y enfrenten los distintos grupos y facciones que viven en la ciudad. En la película precisamente se presentan estos conflictos.

¿Por qué o por qué no verla? La película es densa y aburrida, con demasiados diálogos pomposos. Sin meterme en el rigor histórico de la película (habiendo colaborado García Gual, al menos supongo que estará fidedignamente ambientada), me da la sensación de que es un poco pretenciosa y algo insidiosa. Aunque estoy de acuerdo con el mensaje de que un dios debe servir para que la humanidad progrese y no para que nos matemos unos a otros, creo que se puede y se debe presentar el tema de una manera más esperanzadora, estimulante y atractiva. Que lo otro ya lo vemos todos los días en el telediario.

Anuncios

3 comentarios en “Ágora (nota = 6,9)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s