El rey se divierte de Victor Hugo (nota = 7,0)

Anduve mucho tiempo postergando la segunda entrega de la sección de Ópera comprimida que empecé en Artepatía pero que ahora he pasado a Qpqmh. La primera entrega fue Il trovatore de Verdi, de la que hice el conveniente resumen supercomprimido con enlaces a mis partes favoritas y después la crítica del libro en el que está basada, El trovador de Antonio García Gutiérrez, aquí. La segunda que me tocó al darle al aleatorio de mi lista de selección de ópera de Spotify fue Rigoletto, también de Verdi. Nuevamente hice resumen supercomprimido en Qpqmh con enlaces y ahora toca crítica de la obra en la que está basada: El rey se divierte de Víctor Hugo.

Por si alguien es capaz de no saber quién es Víctor Hugo, empezaré diciendo que es el autor nada menos que de Nuestra señora de París (en la que está basada El jorobado de Notre Dame) y de Los miserables. Dicho esto, El rey se divierte es una obra de teatro y es de menor caladoPhonto(4) que las anteriores, pero no por eso carece de tragedia en estado puro. Como en las obras de Shakespeare, parece que todo se conjura contra alguien, en este caso contra el bufón Triboulet (el que será Rigoletto en la ópera de Verdi). El pobre está condenado a ser bufón por ser jorobado y como bufón debe reírse, por ejemplo, de los que tienen mujeres que caen seducidas por el rey Francisco I. Contrasta profundamente esta actitud con la que muestra en su casa junto a su hija, su tesoro, cuando es él mismo. Una maldición de uno de los burlados parece desencadenar todos los acontecimientos que llevan al final más trágico posible, al más puro estilo romántico, como El trovador, con muertes por equivocación, amores que no se curan y con el bueno recibiendo el mal que merecen otros.

La brevedad de la obra y algunas bellas palabras contrarrestan la inverosimiltud que emana de la exageración en todo lo que le pasa al pobre Triboulet y hacen que la obra se pueda leer.

¿Por qué se llama El rey se divierte? Porque Francisco I es un libertino al que le gusta ir seduciendo a distintas mujeres por aquí y por allí. En la Escena III del Acto I, en una fiesta, se dice varias veces que «el rey se divierte». Se presenta de tal manera al rey que la obra fue censurada. Para aquella época era demasiado. Hoy no se aprecia nada grave, y menos considerando que Francisco I fue un rey mucho anterior al estreno de la obra. Es como si se pone a Carlos I ligando con unas y otras. Otra cosa sería poner a Juan Carlos o al siguiente. Pero hoy en día se acepta todo. En el interesante prefacio, Victor Hugo se queja vivamente entre otras cosas porque el autor tenga «que representar su papel político, que, aunque no lo buscó, se ve obligado a aceptar».

¿Por qué o por qué no leerla? Es de esas obritas a las que, sin ser nada del otro mundo, merece la pena dedicarles la horita que se tarda en leerlas. A pesar de lo embrollado de la historia, se entiende bien y ya no se vuelven a escuchar partes de Rigoletto como Questa o quella o La donna è mobile de la misma manera, sabiendo que las canta el rey (en la ópera el duque de Mantua por la censura) para justificar su infidelidad, aduciendo que todas las mujeres son iguales, movibles como pluma al viento, por lo que ser fiel es una tontería porque ellas no lo van a ser.

Anuncios

2 comentarios en “El rey se divierte de Victor Hugo (nota = 7,0)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s