#Podemos. Deconstruyendo a Pablo Iglesias (nota = 7,4)

Pocas veces leo libros de política y de actualidad y quiero que eso cambie. Para ello, ¿qué mejor que empezar con un libro sobre el tema de más actualidad: Podemos? Aunque la verdad es que justo ahora el PSOE con sus extrañas (y supongo que intencionadas) estrategias (lo de Tomás Gómez) está recuperando protagonismo. El otro día solo se hablaba del PSOE en la tele. Busqué y encontré #Podemos. Deconstruyendo a Pablo Iglesias, una recopilación muy reciente de artículos sobre Pablo Iglesias y su partido coordinada por John Müller.

Y la verdad es que me he quedado muy satisfecho después de leerlo. Distribuye bien los temas (solo en alguna ocasión se solapan) y, salvo un artículo un poco más técnico, en general todos los artículos son fáciles de comprender y muy ilustrativos. Y no es demasiado largo, así que en dos tardes se puede leer.

El que me haya quedado satisfecho por el libro, no quita que este me haya generado preocupación. Si bien es cierto que Podemos solo ha empezado a preocupar por sus pocos escaños en unas elecciones que no cuentan (un trofeo menor como se diría en el fútbol), lo preocupante es que haya gente (por poca que fuera, que no lo es) que les ha votado.

Es preocupante, entre otras cosas, porque muestra de forma ostensible las debilidades de la democracia. Me explico. Un sistema en el que la mayoría es la que decide debería asegurarse de que la mayoría de votantes estuvieran bien formados, supieran lo que hacen y entendieran que un voto afecta no solo al votante en sí sino a todos los votantes. Quien vota a Podemos, por muy indignado que esté, debe saber que su voto afecta a otros, lo mismo que quien vota al PP. Por tanto, es una responsabilidad grande la que tenemos al votar. Ante esa gran responsabilidad, lo que un buen votante haría sería informarse bien, reflexionar y no votar como quien compra una entrada de cine. Pero eso no pasa. Esta irreflexión se puede observar de forma clara en el hecho de que la gente haya votado a PSOE y PP cuando estos partidos llevan años haciendo lo mismo. Y se sabía que no lo estaban haciendo bien. No hay más que escuchar las canciones de SKA-P de los 90. Así que la gente que ahora ha cambiado a Podemos votó en su día un partido de manera irreflexiva, seguramente con la intención de que no saliera otro partido. La democracia pierde sentido así. Y ahora, en vez de aprender de los errores, se arriman al primer avión con alas que ven que les puede sacar de una situación que ellos mismo han elegido, sin pararse a reflexionar si ese avión tiene motor y si tiene destino. Da igual. Lo importante es salir de aquí. Pero peor aún es que ellos podrían subirse al avión si quieren, pero la democracia hace que puedan subirnos a los que no queremos. Y eso es una irresponsabilidad.

Yo no tengo ni conocimientos ni capacidad suficiente para saber si Podemos puede llevar verdaderamente a cabo su programa tan insultantemente populista, pero leyendo cosas como las de este libro, escuchando a la gente y aplicando un poco de sentido común, me parece que, aunque es verdad que la cosa no puede seguir así, Podemos no es el avión en el que me quiero subir. Ante la menor sospecha (y Podemos es bastante sospechoso) lo más prudente es no votar a este partido o al que sea. No sé si la gente que lo vota es porque no lee libros como este o porque no se cree lo que en ellos se dice. Pero en cualquier caso me parece arriesgado conceder un voto a un partido así.

Lo malo es que vivimos en una sociedad en el que las decisiones se toman cada vez más rápido y de manera más irreflexiva. Prima lo instantáneo a lo profundo (como demostrará el que mucha gente no se lea esta entrada por ser demasiado larga). El mérito está en decir cosas antes que nadie y no en decir cosas que nadie más puede decir. Es la sociedad de las redes sociales y Podemos la ha sabido aprovechar a la perfección. Como muestra de esto basta con pensar que si parte del “éxito” de Podemos ha sido gracias a determinados programas de televisión es porque la gente, en vez de estar leyendo en los momentos en los que esos se emitían, los estaba viendo. Es decir, en vez de aprovechar su tiempo libre para leer, estaban viendo programas en los que a veces uno piensa que si es verdad lo que algunos dicen, es penoso que no se tomen medidas de verdad y que tenga que venir Podemos con la receta. Yo no quiero que los espectadores de esos programas sean los que decidan quién tiene que gobernar mi país. Yo quiero que lo decida la gente que estudia, lee, analiza, reflexiona y piensa en lo mejor para todos. Y el señor Pablo Iglesias Turrión, que supuestamente devoraba libros de Marcuse y Gramsci de pequeño, si es verdad que ha leído tanto, o no se ha enterado de nada (entonces no es de fiar) o lo está utilizando para manipular. Y eso es de persona mala (cosa rara en alguien que basa su programa en la bondad del ser humano, tantas veces puesta en duda por la historia como él debería haber leído). Y si no es verdad que haya leído tanto entonces es un mentiroso. Y sus compañeros igual. Y esto es me parece más grave que con quién se juntan, quién les paga o si declaran su dinero.

Lo bueno, es que la gente que rápida e irreflexivamente ha cambiado el voto por un partido sospechoso, pronto lo cambiará por otro. Es un voto manipulable (en gente que luego son los que más defienden el derecho a votar, que debería llamarse más bien el derecho a que nos dejen echar a nosotros la papeleta que nos han dicho que echemos). Esperemos que la próxima vez que llegue un partido como Podemos (que es como el secuestrador que da un caramelo para atraer a un niño) sea un partido que de verdad entienda los problemas y aporte soluciones factibles y que no cree falsas expectativas. Aunque la sombra de Podemos hará que gente como yo sospechemos.

En definitiva, este libro nos muestra que si queremos cambiar el mundo, Podemos no es el camino más seguro. Pero siempre hay valientes para todo y siempre hay niños que lloran cuando se les lava la cara.

¿Por qué se llama #Podemos. Deconstruyendo a Pablo Iglesias? Porque da unas pinceladas bastante convincentes de los manidos trucos que han llevado a Podemos a un relativo éxito con algunos votos, unas pinceladas de su irritante populismo (como si a nadie más se le hubieran ocurrido soluciones similares) y del consecuente peligro que supondría que Podemos gobernara.

¿Por qué o por qué no leerlo? Todo el mundo que vaya a votar (a Podemos o a quien sea) debería leer libros como este, no para creérselos, pero sí para, al menos, sospechar.

Anuncios

3 comentarios en “#Podemos. Deconstruyendo a Pablo Iglesias (nota = 7,4)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s