¡Qué verde era mi valle! (nota = 6,8)

Una de esas películas antiguas con nombre mítico y que, por tanto, había que ver, era ¡Qué verde era mi valle!. Como no podía ser de otra manera, la vimos un jueves.

La película destaca por las imágenes (ganó el Óscar a la fotografía) y por su modernidad en todo, pese a ser de 1941. Trata los temas sin tapujos y sin el buenismo ni la sensiblería actuales. Un reflejo de esto es la diferencia abismal entre el niño de la película y los niños tristes y pesados que aparecen ahora (aunque no siempre, ayer vi otro niño bien caracterizado en el primer capítulo de Érase una vez).

1423478401256En este sentido la película es buena. Lo malo es que el argumento simplemente muestra escenas de una familia en un pueblo minero en el que el socialismo empieza a florecer. Pero no hay ni principio ni nudo ni desenlace, que es lo que yo suelo esperar —¡niño de mí!—de una película. Por eso, al terminar exclamé: «Esto no es una película, es un documental». Creo que se puede hacer una película parecida pero con un hilo conductor. Aquí se llega a un punto en el que las desgracias /y también las buenas noticias, como lo del coro) no parecen tener importancia ni trascendencia, como si la cámara fuera ajena a todo lo que ocurre y simplemente reflejara lo que pasa. Hay momentos en los que no se sabe si algún personaje está muerto y parece no importar, hay una boda que es un drama para la historia, pero se inserta como un acontecimiento más dejando al espectador algo confundido. En esto John Ford demuestra modernidad.

Con todo, la película transmite un mensaje bonito, con buenas actuaciones, sobre todo la de Donald Crisp (Óscar al mejor actor secundario) o el que se parece a Castle (en la imagen), y tiene unas imágenes preciosas, a pesar del blanco y negro.

¿Por qué se llama ¡Qué verde era mi valle!? Porque la película representa la transformación de un bello pueblo a un pueblo minero, lo cual queda reflejado por el negro del carbón (de la escoria) cubriendo el verde valle.

¿Por qué o por qué no verla? Es una película bonita, aunque bastante aburrida y sin historia. Solo tienen gracia algunas cosas como el boxeador y su acompañante borrachín, sobre todo cuando se vengan del profesor. Antes no se andaban con chiquitas. Pero poco más. Pese a ser moderna en la técnica, se ha quedado algo antigua en el contenido.

Anuncios

4 comentarios en “¡Qué verde era mi valle! (nota = 6,8)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s