Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? (nota = 6,0)

Yo soy de los que se enfadó un poco con Ocho apellidos vascos; no por los chistes tontos que se cuentan, sino por que una película tan mediocre tuviera tanta fama. A ello contribuyó sin duda el haber visto la película en una sala repleta de gente de risa predispuesta, de esa gente que se empieza a reír ya en los anuncios. Aun así, en cuanto vi que salía Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, una película francesa de ese estilo y tan taquillera como la anterior, quise verla, probablemente esperando que el público francés no me decepcionara tanto.

Pero me llevé otra decepción. Esta película es igual de mala que Ocho apellidos vascos, con los mismos chistes tontos, que quieren ser políticamente incorrectos y novedosos, pero que no son en absoluto originales para los que no hemos caído nunca en la políticamente incorrecta modita de ser políticamente correctos. El humor, cuando no lleva un sentimiento racista o machista detrás, no puede ser políticamente incorrecto, a no ser que al que se lo cuentes tenga esos sentimientos reprimidos y se haga el enfadado. Y ese enfado es lo que nos vemos obligados a presenciar en esta película en todo momento. Es una sucesión continua de malas contestaciones y broncas, un entorno hostil y un mal rollito constante en una familia que, aun siendo lo variopinta que es, encima es muy poco interesante.dios_mio_poster_grande

Para colmo los personajes están muy mal definidos. El padre tiene reacciones y respuestas que no pegan nada con su personalidad (quizás culpa del supuestamente buen actor Christian Clavier), las hijas son todas para darles una bofetada, por su forma de ser y por la incogruencia de sus personajes (culpa de los guionistas), entre ellas la peor es la hija sensible, sensibilidad que sobra por completo y que no hace ninguna gracia, igual que todo lo relacionado con sus cuadros; luego los yernos son insoportables y en general los secundarios y todos conforman un conjunto nefasto. No hablemos del idiota del cura. Quizás el único que se salva es el padre del negro y la parte en la que congenia con el padre blanco. Pero por lo demás la historia es malísima, con un argumento peor que el de Ocho apellidos vascos e incluso peor que el de La gran familia española, que ya es decir. Y todas las situaciones en general están más que vistas. Lo del perro que se come el prepucio, por ejemplo, es algo bastante poco original.

Espero sinceramente que no se pongan de moda ahora estas películas que aportan muy poco y que explotan el humor que mucha gente ha tenido reprimido, pero que para muchos no ha dejado de estar presente. Aunque, quizás, pensándolo bien, la verdad es que es el humor que prepondera ahora en las redes, el chiste fácil y tonto que no trasciende, así que es normal que la peli triunfe. ¿Dónde habrá quedado el humor de hace años? Yo no veía muchos chistes suyos, pero ahora que ha muerto Máximo se le podría rendir un homenaje volviendo al humor de La Codorniz, al humor de Jardiel Poncela, al humor memorable, al humor inteligente, vamos. Ahora que lo pienso, pronto leeré alguna obra de Jardiel Poncela.

¿Por qué se llama Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?? Porque en un momento dado, creo que cuando se enteran de que la cuarta hija se va a casar con un negro, después de que las otras se hayan casado con un judío, un árabe y un chino, respectivamente, los padres le preguntan a Dios que qué le han hecho para merecerse eso.

¿Por qué o por qué no verla? No hay que verla porque es una película mala, típicamente francesa. No le he dado peor nota porque en el fondo prefiero ver películas de este tipo en la que por lo menos se esboza alguna sonrisa. Supongo que para los que entiendan, será un insulto que se la compare, como he leído por ahí, con el humor de Luis de Funès, actor mencionado en esta peli y del que trataré de ver alguna película lo antes posible, para así, quizás, reconciliarme con los franceses y con su cine. Porque si esto es lo más taquillero en Francia voy a pensar que no solo en España vamos por mal camino. Quiero pensar que este es el fondo que hay que tocar para empezar a ascender de nuevo.

Anuncios

3 comentarios en “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? (nota = 6,0)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s