El burlador de Sevilla de Tirso de Molina (nota = 7,1)

La siguiente en aquella lista que me hice de obras de teatro era El burlador de Sevilla de Tirso de Molina. La había ido dejando de lado y con ella todo el teatro (quitando Ricardo III y El trovador), porque me daba un poco de pereza, pero el otro día leí que han sacado una edición de la versión de esta obra del premio Nobel santaluciano Derek Walcott y me volvieron a dar ganas de verla. Aunque quería verla mientras la leía, al final me dio pereza (era el sábado de madrugada) y al final me limití a verla.

La obra me daba pereza porque el tema de don Juan ya lo conocía. De hecho, cuando llegué en esta obra a la escena del convidado, me sonó demasiado. Puede que ya la hubiera visto y encima la misma representación de Radiotelevisión española que vi. Se puede encontrar en youtube. Al final, como el tema de don Juan no es clavado al de Zorrilla, se puede ver como obra aparte.

Lo malo es que con esta obra me pasó algo parecido a lo que me pasó con Don Gil de las calzas verdes, otra de Tirso que vi hace poco: que no tiene demasiada gracia, es bastante zonza y no tiene versos sublimes como las obras de Calderón o Lope. A veces parece como escrita por un niño. La escena del convidado de piedra, por ejemplo, que podría dar miedo, al final es excesivamente cómica. Y los diálogos son todos excesivamente simples y chistosos. Mola lo de «el burlador de España», pero se repite demasiado, igual que pasa con lo de «Tan largo me lo fiáis» (sé que no debería llevar la tilde).

Los actores de esta representación tampoco ayudan mucho. Don Juan sí está bien, pero el resto actúan de manera forzada, como si no entendieran lo que dicen.

Así que, con El burlador de Sevilla Tirso me ha vuelto a decepcionar. Aun así, le daré alguna otra oportunidad con El condenado por desconfiado, por ejemplo. Pero antes me centraré en obras de Lope y Calderón, que me quedan muchas.

¿Por qué se llama El burlador de Sevilla? Porque Don Juan Tenorio es un joven noble de Sevilla que burla a las mujeres y a los hombres, en el sentido de que aprovecha oportunidades para llevarse a mujeres, o bien prometiéndoles cosas que no va a cumplir, con bellas y seductoras palabras, o bien haciéndose pasar por sus esposos y amantes en la oscuridad para gozar engañosamente de ellas.

¿Por qué o por qué no verla? Es algo decepcionante, pero no deja de ser un clásico del teatro español con uno de los temas más importantes de la literatura española. Aun así, si alguien no ha visto Don Juan Tenorio de Zorrilla, que la vea antes. Aquí no va a encontrar cosas como «No es verdad, ángel de amor» o «y en todas partes dejé memoria amarga de mí».

Anuncios

4 comentarios en “El burlador de Sevilla de Tirso de Molina (nota = 7,1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s