Dos tontos muy tontos (nota = 8,5)

Después del intento fallido de ver Dos tontos muy tontos el sábado, el domingo me la puse. La razón de verla fue porque, aunque la había visto muchas veces de pequeño, no me acordaba de ella y quería estar preparado por si voy a ver la nueva, Dos tontos todavía más tontos (o Dumb and dumber to).

Aunque no me acordaba de la película, pensaba que viéndola iba a ir recordando cosas, pero no. De lo único que me acordaba es de lo de la lengua y pensaba que le pasaba a Jim Carrey. Y, por supuesto, del argumento no me acordaba para nada. Va a ser verdad que, además de síndrome de Fausto, tengo algo de síndrome de Williams y veo los árboles, pero no veo el bosque.

Lo bueno de no acordarme es que todo me supo a nuevo y pude disfrutar de una película original, bien hecha, graciosa, con un argumento perfectamente construido y dos actores magníficos. En efecto, la recordaba buena, pero en el sentido de simplemente graciosa. Y es buena en todos los sentidos. Los diálogos y las situaciones son brillantes. El guión es magistral e inteligente. Las tonterías no están metidas a cajón, sino que se entrelazan con la historia de una manera genial, una historia que está perfectamente trenzada. Lo de ver la lechuza como señal de venganza es buenísimo, por ejemplo. Los dos personajes protagonistas también están definidos de una manera asombrosa, de tal manera que la tontería en ellos acaba resultando hasta coherente. Probablemente esto no sería posible sin un Jim Carrey en su mejor momento y un Jeff Daniels que casi le quita el protagonismo. Los gestos y expresiones están perfectamente conseguidos. Es genial. No me quiero imaginar cómo habría empeorado la película con los que se consideraron para los papeles en un principio: Nicholas Cage y Gary Oldman. Y además de todo, la película tiene una música buenísima. Un ejemplo es The Rain, the Park and Other Things de The Cowsills.

Viendo la película no paraba de pensar en el salto tan descarado que hay en la calidad entre una película como esta y una actual. Ya no se hacen cosas tan inteligentes ni tan graciosas. Se ha perdido la imaginación y la chispa. Y creo que también el buen gusto. Porque algo fundamental en Dos tontos muy tontos es que todo se trata con un gusto exquisito.

Es, pues, esta una película genial e inteligente, lo que no está enfrentado con que abunden las tonterías y los absurdos. No hay más que ver el final. Ha conseguido que me apetezca mucho ir a ver la nueva al cine. No quiero esperar. Los directores de la nueva vuelven a ser los hermanos Farrelly, los mismos que dirigieron otro peliculón como Algo pasa con Mary, y los mismos guionistas, con algunas incorporaciones que espero que no afecten para mal. Ya contaré qué tal.

¿Por qué se llama Dos tontos muy tontos? Porque a pesar de todo, los dos protagonistas son muy tontos, aunque esa tontería e ingenuidad, que a veces les hace perder el miedo y no ver los peligros, les ayuda en muchas ocasiones. Precisamente, el que las cosas les salgan aparentemente bien hace que puedan justificar sus acciones, de una manera que en ciertos puntos recuerda a la de don Quijote.

¿Por qué o por qué no verla? Hay que verla para reconciliarse con el cine, con las comedias y con la vida en general.

Anuncios

5 comentarios en “Dos tontos muy tontos (nota = 8,5)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s