El nombre del viento de Patrick Rothfuss (nota = 7,3)

Mi madre vino el otro día diciendo que había visto a alguien leyendo un libro de Patrick Rothfuss que podía ser la tercera parte de la Crónica del asesino de reyes. Yo tenía la primera parte, El nombre del viento, pendiente desde hacía tiempo porque me la había recomendado vivamente un amigo, pero la estaba reservando de momento por pereza (tiene más de 800 páginas) y porque quería leerla cuando estuviera escribiendo mi novela fantástica, para coger ideas. Aun así, consideré este un buen momento para leérmela. A priori iba a tener una semana tranquila y me iba a dar tiempo a leerme la novela en pocas noches. Al final lo de la tercera novela era una falsa alarma. Lo que pasa es que creo que Rothfuss ha sacado un libro de cuentos.

El principio de la novela es muy bueno. La estructura, el estilo y la historia, sin ser excepcionales, son atractivos y enganchan y además se leen de una manera muy cómoda. Pero luego, desde que el tal Kote o Kvote (yo lo pronuncié tal cual para mis adentros, pero es Kuout) empieza a contar su historia, todo se tuerce. Bueno, más bien desde que este personaje entra en la Universidad. Entonces el libro pasa de tener el estilo de El señor de los anillos a tener el estilo de Harry Potter, y este estilo, como ya me pasó cuando leí Harry Potter, para mí es bastante insoportable. No sé muy bien por qué, pero no me gustan las novelas de alumnos y profesores y clases y tonterías. Yo suponía que Kote contaba su historia en unas páginas y luego se iba con Bast y con Cronista a cazar escrales y Chandrians, pero no. Todo el libro y al parecer los demás son solo la historia del personaje de los muchos nombres, nombres que se van explicando a lo largo de las novelas, cosa que creo que es de los alicientes de estas novelas.

Para mí este estilo es mucho menos interesante que el que esperaba. Hay menos aventuras y menos personajes legendarios. La novela se reduce casi a una novela picaresca en la que se cuentan las vicisitudes del protagonista para ir consiguiendo dinero. Y encima sin gracia. Esto no quita que haya algunos momentos interesantes y emotivos. El mejor, sin duda, es el de cuando toca la canción en el Eolio. También tiene sustancia todo lo del dragón y lo del fuego azul y los Chandrian, pero justo esto no se explota. Es curiosa la relación del protagonista con Denna, un romance que refleja fielmente el comportamiento de algunas mujeres. Luego los vínculos, la simpatía, la sigaldría y los truquitos se quedan un poco en el aire, no llegan a explicarse del todo bien y eso hace que se pierda el encanto. Todo lo del verdadero nombre de las cosas es también interesante, pero también se echa de menos una explicación más completa y contundente.

De los personajes se salvan pocos. Para mí el mejor es Bast, pero esperaba algo más de él al final, una sorpresa que arreglara el libro. Los profesores son bastante irritantes todos. Se salva Elodin, pero por los pelos. Los compañeros no aportan demasiado y en general, salvo Ambrose, todos los personajes tampoco dicen mucho. Personajes como Auri quieren motivar pero no pueden. Es como si no estuvieran del todo definidos. Tampoco las historias legendarias y los mitos son nada excepcional.

En general, por tanto, El nombre del viento me sorprendió para mal. Yo pensaba que iba a ser tipo El señor de los anillos y luego es tipo Harry Potter. Esto hace que las 800 páginas, aunque se leen rápido y fácil, sean entretenidas, pero lentas y poco dinámicas, a pesar de todos los viajes. Puedo entender por qué rechazaron el libro tantas veces antes de que fuera publicado y entiendo por qué no hay película (creo). De momento, no me leeré la segunda parte, El temor del hombre sabio. A pesar de todo, pensaba que había dejado un mejor sabor de boca que Olvidado rey Gudú, pero veo que a esta le di un 7,5 y sinceramente El nombre del viento está más cerca del 7.

Por no ser demasiado negativo, he de confesar que hay algunas frases buenas en el libro, que subrayé, y algunas ideas relacionadas con el paso a la madurez, el encuentro con el mundo, el amor, la necesidad y otros temas, que consiguen darle cierta seriedad al libro.

¿Por qué se llama El nombre del viento? Una de las obsesiones del libro es que conocer el nombre de las cosas hace que se puedan dominar, como el que se escapó de la cárcel, cuyo nombre ahora no recuerdo. El profesor Elodin puede hacerlo y creo recordar que también el profesor de Kvote del principio, Abenthy, mago y arcanista. Un nombre especial y que tendrá su momento en el libro es el del viento.

¿Por qué o por qué no leerla? Es un libro demasiado largo para lo poco interesante que es. A los que les guste Harry Potter supongo que este les gustará. A los que busquen aventuras y luchas, que se lean mejor la Ilíada o la Odisea.

Anuncios

3 comentarios en “El nombre del viento de Patrick Rothfuss (nota = 7,3)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s