Las cosas de Georges Perec (nota = 7,7)

No quiero ni pensar cuánto tiempo llevaba con Las cosas de Georges Perec pendiente. Desde que me lo recomendó una amiga y me lo compré han podido pasar cuatro años. Ayer quería leerme un libro de los de un día porque en teoría hoy me llega El Buscón y, después de mucho cavilar (estaba un poco desganado), me decidí por este. En el momento en el que me recomendaron el libro yo no tenía ni idea ni de quién era Perec, pero luego leyendo por ahí uno ve que es de los escritores franceses más importantes, lo que pasa es que murió muy joven, con 45 años, en 1982. Si no, podría haberle arrebatado el Nobel a Modiano. He de reconocer que un libro que uno lleva teniendo tanto tiempo pendiente da pereza, pero en algún momento había que leerlo. Encima era el primero en la famosa lista de la primera página de mi cuaderno.

Y la cosa (o Las cosas) empezó mal. Demasiada descripción de cosas y un listado demasiado grande. Muy duro para mí que odio los listados en los libros. Pero luego se le coge el tranquillo al estilo y acaban teniendo sentido las enumeraciones, porque representan la cantidad de cosas que nos rodean e inundan nuestras vidas.

Destacan en el libro algunas cosas interesantes. Lo primero es que el protagonista es una pareja: Jérôme y Sylvie. Siempre están juntos, siempre actúan a la vez, tienen los mismos deseos, incluso cuando se pelean se pelean los dos de igual manera. Lo segundo destacable es la combinación sutil de distintos tiempos verbales como la del condicional para enumerar todo lo que conseguirían si fueran ricos con el pasado, con un interesante imperfecto y con el futuro. En esto me recordó a veces a La lluvia amarilla de Julio Llamazares. Y destaca la prodigiosa manera en la que el autor describe esos años de incertidumbre entre los 25 y los 30 en los que uno no sabe muy bien lo que hacer, no sabe si lo bueno es asumir que por vivir en una sociedad hay que adaptarse a la vida “normal” y tener un trabajo normal y una familia e hijos.

Es la parte central del libro y para mí la que de verdad merece la pena. La primera parte con todas las enumeraciones y la última en Sfax (Túnez) no aportan demasiado. Pero esa parte central refleja magistralmente la brecha que se crea en un grupo de amigos cuando unos van cayendo al abismo de la sociedad normal y otros todavía mantienen la esperanza de llevar una vida libre, con poco dinero, en la que el deseo no puede con la libertad. Pero al final todo el mundo cae. Yo ahora que no estoy trabajando estoy precisamente en ese momento de indeterminación. ¿Puedo dedicar mi vida a escribir? ¿Tengo que buscar irremediablemente un trabajo normal? ¿Tengo que formar una familia? Como se dice en algún momento del libro, los que trabajan para un futuro «no están necesariamente equivocados» y los que solo buscan la felicidad «serán siempre desgraciados». Ya veremos si yo también acabo cayendo. Así caen Jérôme y Sylvie en el libro:

«Entonces un día —¿no habían sabido siempre que vendría ese día?—, decidirán acabar, de una vez para siempre, como los otros.»

Es una visión terrible de cómo la sociedad y, como se menciona en el libro, la publicidad pueden determinar la vida que debemos llevar.

En resumen, que a pesar de las largas enumeraciones de cosas (muy apropiado con el título del libro) y el viaje a Túnez esta obra refleja de una manera brillante, aunque abrumadora, la transición a la vida adulta.

¿Por qué se llama Las cosas? A mi entender se llama así por la cantidad de cosas que nos rodean y nos hacen sentir deseos de poseerlas, haciendo que necesitemos vivir una vida normal con un trabajo que nos permita si no adquirir esas cosas, al menos pensar que podemos hacerlo y no vernos lejos de ellas. En algún punto del libro se dice que la falta de dinero hace que incluso se evite tener pareja. Terrible.

¿Por qué o por qué no leerla? Es un libro muy corto y ya digo que con una parte central sublime. Es muy recomendable para los que tengan entre 25 y 35 años y no tengan trabajo y, sobre todo, para los que tengan tentaciones de vivir una vida al margen de la sociedad. Aquí hay otra crítica que explica bien por qué leer Las cosas.

Anuncios

2 pensamientos en “Las cosas de Georges Perec (nota = 7,7)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s