La tabla de Flandes de Arturo Pérez-Reverte (nota = 6,8)

Aunque por distintos motivos había cogido algo de manía a Arturo Pérez-Reverte, no podía criticarle por sus novelas porque El capitán Alatriste me encantó y no había leído nada más de él, así que decidí leer alguna novela suya. Vi que La tabla de Flandes era de las más celebradas y me puse con ella, o bien para seguir teniéndole al menos por buen escritor o bien para tener más armas con las que criticarle. Y ocurrió lo segundo.

El argumento de la novela en sí es interesante y toda la historia del cuadro está coherentemente planteada y tiene su misterio. Pero la estructura de la novela y la forma en la que se va desarrollando todo son poco acertadas. Es todo muy básico. Es como un libro infantil, pero sin serlo, exclusivamente por la capa de innecesarias escenas soeces y algunos tacos y palabras subidas de tono que aparecen en la novela. Lo de la botella de ginebra, por ejemplo, era totalmente prescindible. Además, a pesar del buen planteamiento inicial, del que sobran algunas listas de datos, la forma en la que se resuelve todo es sencilla y torpe. Tan torpe que, o se me ha escapado algo o hay una incongruencia grande. Al principio no se sabe bien la manera en la que el asesino se entera de las jugadas de los buenos, y luego, cuando se sabe quién era el asesino, uno puede explicárselo, pero no se explica por qué los buenos no se preguntaban que cómo lo descubría si no sabían que era él (o ella). Ahí hay un error garrafal. No sé cómo lo harían en la película, pero espero que lo arreglaran. partida2

Pero bueno, dejando a un lado este supuesto error, es que encima el final está fatal resuelto. Y ya no solo porque el asesino no tiene verdaderamente ninguna razón aceptable para hacer lo que ha hecho, sino porque luego se tira veinte densas páginas explicando todo, cosa que en las novelas policiacas suele agradecerse que se haga en dos páginas. Pero, claro, para eso hay que haber construido la novela de una manera más perspicaz.

Por otro lado, el libro tiene un toque sospechosamente femenino, como si lo hubiera escrito una mujer, algo que se puede apreciar en los personajes de Julia y Menchu. Muy raro. Y en general, aunque el estilo es aceptable, y Reverte conoce y utiliza muchas palabras y expresiones del español, al final no son más que circunloquios que demuestran que el autor camufla con un léxico excesivamente pomposo una sintaxis muy sencilla. Y encima se repite con el léxico que utiliza. No sé cuántas veces sale por ejemplo la palabra mohín.

En resumen, La tabla de Flandes es una novela con buen planteamiento pero fatalmente desarrollada que con una pequeña censura pasaría más por una novela infantil. No deja de ser, a pesar de todo, entretenida, salvo por su espeso final y por algunos incisos e interrupciones en los que los personajes reflexionan durante bastante rato, sin que ello aporte nada a la historia. Demuestra el autor, eso sí, un gran dominio del ajedrez, o al menos lo aparenta. En cualquier caso, como soy muy valiente y me gusta leer de todo, no dentro de mucho volveré algo de Reverte, por ejemplo, La carta esférica.

¿Por qué se llama La tabla de Flandes? Porque la pintura que da origen a la trama es una tabla holandesa obra de un autor inventado, Pieter Van Huys (no es el real Peter Huys), donde dos hombres juegan al ajedrez bajo la atenta mirada de una mujer, y en la que se descubre una misteriosa inscripción en la que se pregunta por el asesino del caballero. Habría tenido más gracia la cosa si este cuadro hubiera sido real y no un pastiche (leo por ahí que inspirado por obras como la Virgen del Canciller Rolin de Van Eyck), pero aun así, el cuadro está bien logrado y la historia, inspirada en personajes reales está muy bien elaborada. En eso hay que aplaudir a Reverte.

¿Por qué o por qué no leerla? Conviene leerla para saber cómo escribe Reverte y se puede leer poco después de haber leído alguna obra con verdadero buen español (alguna de Cela, por poner un ejemplo) para comprender que no basta con un léxico preciso para escribir bien.

 Con esta me quito la primera de las novelas de mi balda.

sin tabla flandes

Anuncios

Ninja Turtles (nota =7,4)

Aprovechando la fiesta del cine, fuimos a ver Ninja Turtles, la nueva de las tortugas ninja. Fue impresionante ver que el cine estaba petado, con colas larguísimas, cuando la entrada cuesta solo 1,60 euros menos (2,90 en vez de 4,50) que un miércoles normal. Lo que hace la sugestión. Superadas las colas, pudimos acceder a la sala, teniéndonos que conformar con solo un tráiler. Había leído, creo que en el Metrópoli, que lo mejor de la película eran los efectos, pero que le faltaba algo de gracia.

Y bueno, la película es bastante normalita y sencilla. Tiene todos los clichés de película o serie de acción antigua. En eso es fiel a la serie de dibujos, pero, claro, para los tiempos actuales parece algo tonta. Un momento en el que se ve esto claramente es cuando Shredder, para mí con traje demasiado aparatoso, pudiendo cometer su fechoría en el momento, pone una cuenta atrás de cinco minutos. Para los niños todas estas cosas parecen ser geniales porque no paraban de reírse y de gritar exaltados, igual que nos pasaba a nosotros en su momento.

En cualquier caso, la peli es bastante entretenida y tiene más gracias de las que me esperaba. El argumento es sencillo, pero divertido y es verdad que hay unos efectos especiales muy buenos. Otra cosa es que a mí en general no me hizo demasiada gracia, pero los intentos estaban ahí. Igual influyó que las voces de las tortugas, sobre todo la de Leonardo, no sean las más adecuadas y que a mí el humor de Michelangelo no termina de conquistarme, cosa que creo que ya me pasaba con la serie. Aun así, la gente se reía. Hubo carcajada general en la escena del ascensor, por ejemplo, cosa que a mí no me hizo ni pizca de gracia.

El mayor problema, para mi gusto, no obstante, es la desagradable forma en la que se ha representado a las tortugas y sobre todo al maestro Astilla. Siendo una peli más para niños yo creo que podrían haber hecho a los personajes un poco más agradables, como cuando salen de bebés o como en los dibujos, vamos. Al principio, yo me froté las manos porque en las primeras luchas las tortugas actúan como verdaderos ninjas, apagando la luz y atacando como sombras, del tipo de películas como Ninja Assassin. Pero luego eso se pierde un poco y las tortugas pasan a ser más parecidas a raperos negros que a ninjas. Lo desagradable de estos personajes está claramente contrarrestado por Megan Fox, que está genial como April y guapísima. Will Arnett, en cambio da un poco de repelús. También está a la altura William Fichtner (el mítico Mahone en Prison Break), al que vi el otro día en El caballero oscuro . Pero lo más impactante es la aparición de Whoopi Goldberg, que está vieja y enorme, pero a la que hace ilusión ver en una peli basada en una serie de los 80.

Y por lo demás, me honro de haber detectado la melodía de la serie en el pito del coche de las tortugas casi al final de la película. Mi hermano no me creía, pero así es. Para disculparse me mandó este artículo en el que salen algunas cosas curiosas, como que lo de Teenage Mutant Ninja es una parodia palabra por palabra de los Jóvenes Titanes, de la Patrulla X y de Daredevil, todo cómics de la época en la que Kevin Estman y Peter Laird inventaron a las tortugas. Parece ser que hay muchas referencias a Daredevil. Por ejemplo, Daredevil luchó contra la banda de la mano y aquí luchan contra la del pie, el maestro de Daredevil fue Stick (palo) y aquí es Splinter (astilla). Curioso.

Así que, en general, es una película divertida, pero muy simple. Por lo que veo de las pelis del director Jonathan Liebesman, como Ira de Titanes, parece que siempre quiere hacer grandes películas, pero luego no son para tanto. No he visto Invasión a la Tierra, pero me da la sensación de que es así. En el caso de Ninja Turtles, yo creo que se podría haber hecho mucho más con los personajes y los recursos.

¿Por qué se llama Ninja Turtles? Porque las tortugas mutantes fueron entrenadas por Splinter a partir de un libro de Ninjutsu que se encuentra en las cloacas.

¿Por qué o por qué no verla? Se puede ir a ver, sobre todo si es a 2,90. Es la típica película que en el cine se disfruta más. Y se puede llevar a niños, que se lo van a pasar mejor que nadie. Eso sí, que no sean demasiado pequeños porque se van a asustar con las tortugas y con Splinter.

Her (nota = 6,2)

Mi madre me invitó ayer a ir a ver Her en la parroquia de nuestro barrio en pantalla grande. Segundo día consecutivo, después de [REC]4 que alguien me invitaba a ir a ver una película. Acepté encantado porque me quedé con muchas ganas y con mucha curiosidad de ver una película que todo el mundo dijo que era muy rara.

Y sí, efectivamente la película es muy rara. Yo solo sabía que era de un tío que se enamoraba de su ordenador. Y eso podía tener su gracia, pero es peor que eso. Según se habló en el cinefórum y según se puede ver, la película trata de advertir del errático rumbo que lleva la sociedad, en la que al final nos conformaremos con la soledad gracias a máquinas que nos hagan sentir acompañados. Pero en este caso el sistema operativo del que se enamora el protagonista no es algo tipo SIRI, como yo pensaba, sino que es igual que una chica. En esto veo que hay algo de trampa. Porque no se ve cuál es la diferencia entre esto y enamorarse de una chica verdadera a distancia. La única diferencia sería el contacto físico. Aunque supuestamente el sistema operativo en la película no tiene sentimientos, lo parece, así que no es del todo raro que una persona se pueda enamorar de la chica de este sistema, y menos raro es sabiendo que el sistema tiene la sensual voz de Scarlett Johansson. En esto la película patina, porque llegar a un sistema así está muy lejos de la realidad.

Por otro lado, me molestó el tono de la película (y sobre todo los comentarios de después) en donde se denuncia la sociedad como algo malo en la que parece que la culpa la tienen los jóvenes que se dejan llevar por las tecnologías y que van aislados con auriculares en el metro y sin leer. El criticar a los jóvenes es un defecto que ha tenido siempre la sociedad, desde tiempos impertérritos. En vez de culparse los mayores por haber dejado una sociedad en la que si los jóvenes acaban prefiriendo estar con una máquina que con un libro será porque lo que ofrecen los libros no es agradable para ellos, se dedican a condenar a los menores. Es como cuando un profesor se queja de lo malos que son los alumnos. ¿No será que los profesores son muy malos y no saben transmitir sus conocimientos, si es que los tienen?  Yo siempre digo a la gente que se queja de los jóvenes que si lo que ofrecen es bueno, qué mal lo estarán vendiendo para que nadie les haga caso, y que si no es tan bueno que no esperen que a los demás les guste. La literatura (la poesía sobre todo), el arte o la música clásica se han llenado de tantos estafadores que quieren vender como arte lo que no es, que la gente ha perdido la confianza. Y eso no quiere decir que no se tengan ya valores. Los valores no se encuentran solo leyendo o escuchando Mozart. Dependerá mucho de qué se lea y qué se oiga. Desde luego, leyendo lo que nos dejan las mismas generaciones que tanto se quejan de los jóvenes, lo llevamos crudo, porque es en general horrible y desagradable.

Yo sinceramente creo que todos los defectos que se ven por las redes sociales solo se deben a que estos medios permiten mostrar de manera más clara y visible los problemas de los que adolece la especie humana, pero desde su nacimiento. Esto no quiere decir que ahora la sociedad sea peor. Yo creo que es todo lo contrario. Pero bueno, la película podría ser una denuncia de los problemas de la especie humana ayudándose por las nuevas tecnologías. A_Sunday_on_La_Grande_Jatte,_Georges_Seurat,_1884Bien, pero ese no es motivo para hacer una película aburridísima, lenta, a veces incómoda,  y con todos los símbolos más que trillados de la soledad, como los rascacielos o la escenita de la playa, que ya se puede ver mínimo en el siglo XIX en alguno de los dos cuadros míticos de Seurat (en la imagen uno de ellos). La película tiene buena música, eso sí; se nota la mano de Arcade Fire.

Así que para mí este es otro caso de película que recibe el Óscar a mejor guión original sin tener nada de original, a pesar de lo original que podría haber sido el argumento, un argumento que encima es tramposo, con lo que se carga la idea. Está a la altura de la otra película que vi de Spike Jonze, Cómo ser John Malkovich, una de las películas más raras que he visto en mi vida. Un desastre, vamos. Pero bueno, como ya se sabe que me gusta sufrir, veré Adaptation y la de Donde viven los monstruos del mismo director y a lo mejor hasta veo uno de sus videoclips. De Jackass ya vi algo en su momento y no me hacía demasiada gracia.

¿Por qué se llama Her? Supongo que para reflejar que cualquier chica vale para paliar la soledad, una soledad que, por cierto, es voluntaria en el personaje (el muy loco, por ejemplo rechaza a Olivia Wilde), otra cosa que también me chocó bastante y que es algo dura porque es verdad que muchas veces uno se obsesiona por estar solo. Lo de Her además refleja que, aunque en la película el sistema operativo se pone un nombre y parece tener sentimientos (hasta tiene un orgasmo), no deja de ser una simple voz de chica.

¿Por qué o por qué no verla? Se puede ver sabiendo que es rara pero que no es que el personaje se enamore de una SIRI, sino de una máquina que habla como una chica normal, por lo que, de no saberse, no habría diferencia con tener una relación a distancia con una chica de verdad.

Yo ahora, para seguir con la semana cinematográfica, me voy otra vez al cine, que un amigo me ha dicho que vayamos a ver la de las tortugas ninja. Hay que aprovechar que es la fiesta del cine y que la entrada está a 2,90.

La proposición (nota = 7,4)

Hundido otra vez el domingo después de ver Aguirre, la cólera de Dios y por un fin de semana intenso, no quise arriesgarme y decidí ponerme una comedia facilona de entre las mejores de alguna lista de comedias que he visto alguna vez. Una de esas era La proposición. Consideré que era perfecta para el momento. Mi hermano me advirtió que salía Sandra Bullock, pero después de haberla visto en All about Steve, lo bueno es que uno sabe que es imposible ver algo peor suyo. Gravity está a punto se serlo, pero no llega.

Y la película no defrauda. Es de esas con argumento sencillo pero ameno, agradable y divertido, en el que se producen muchos malentendidos graciosos, vamos, un argumento típico de muchas comedias románticas. En este caso lo que pasa es que a Sandra Bullock, canadiense en la peli (igual que Ryan Reynolds en la realidad), la vamerican_eskimo_dog2an a deportar y tiene que casarse con su secretario estadounidense para que no lo hagan. Esto les lleva a pasar un fin de semana con la familia de él en la que tienen que andar fingiendo. Tiene además la curiosidad de desarrollarse en Alaska, sitio exótico.

Como en este tipo de películas todos los personajes son muy agradables. Destacan la madre (Mary Steenburgen, la de Plan en Las Vegas) y, sobre todo, la abuela, que creo que era una de las chicas de oro. Y el perrito mola muchísimo. Es un cachorro de esquimal americano. Es también gracioso el agente de inmigración encargado de verificar que el matrimonio sea real y no por conveniencia. Yo quitaría entero, eso sí, al personaje del cubano.

Así que, en general, no es de las mejores comedias románticas, pero como comedia romántica a mí me deja con una sonrisa en la boca y con muy buen cuerpo. De la directora Anne Fletcher también tengo pendiente 27 vestidos, que creo que ya empecé una vez y no me gustó, pero a la que quiero darle otra oportunidad porque todo apunta a que me va a encantar. Por cierto, el guionista, Peter Chiarelli parece que colaborará con Ed Solomon en la segunda parte de Ahora me ves. Espero que no la estropee.

¿Por qué se llama La proposición? Porque para no ser deportada Sandra Bullock, cuyo personaje recuerda al principio al de Meryl Streep en El diablo viste de Prada, tiene que proponerle matrimonio a Ryan Reynolds, su asistente.

¿Por qué o por qué no verla? No está mal para los que, como yo, disfrutan con las comedias románticas. No es de las mejores, pero tiene todos los ingredientes: malentendidos, peleas, besos obligados, descubrimiento de la farsa, enamoramiento por convivencia, etc. Quizás lo que se echa en falta es una banda sonora un poco mejor.

Aguirre, la cólera de Dios (nota = 5,5)

Por fin decidí coger el toro por los cuernos y ver una película que llevo años teniendo pendiente, Aguirre, la cólera de Dios. Como no podía ser de otra manera, está en la primera hoja de mi cuaderno. Desde que un amigo me la recomendó hace mucho la tenía clavada en el alma y nunca encontraba ni el momento ni el ánimo suficiente para verla.

Y con razón. Porque es una película muy rara. Lo bueno es que es muy corta. Es de esas películas en las que acabo poniendo cara de «pero ¿por qué?». La historia se reduce a un paseo por la Amazonia en el que abundan las imágenes de la naturaleza (lo que irremediablemente trae a la memoria Ed Wood de Tim Burton, en la que se cuente cómo este director para rellenar sus películas utilizaba imágenes de la naturaleza ya grabadas para otros menesteres, sin importar que no pegaran nada). Un buen ejemplo son los muchos segundos que se tiran enfocando a las aguas al principio. Es de chiste.

Es verdad que si uno lo piensa luego la película describe de manera magistral la irracionalidad de los gobiernos en los grupos humanos, cómo el jefe del gobierno es un pelele, impuesto por la fuerza y cómo algunos como Aguirre consiguen controlar a los demás y hacer que piensen como él. Pero el precio de esta denuncia tan básica es tragarse demasiadas escenas de la Amazonia que se pueden ver en cualquier documental y soportar a Klaus Kinski, que lo único bueno que tiene es su cara de loco. Descubrí que es al que le enciende Lee Van Cleef una cerilla en la chepa en La muerte tenía un precio (a partir del minuto 2 del vídeo de abajo) y ya no me pude quitar esa escena de la mente en toda la película.

Reconozco que la película presenta unas imágenes preciosas y ofrece una música muy placentera (de Popol Vuh). Además me impactó, por el motivo que sea, el uso del color violeta, produciéndome un desasosiego extraño. Pero, como digo, el precio de tragarse esto es demasiado alto y se podría hacer lo mismo de mejor manera. Aun así, como soy muy valiente, me atreveré a ver alguna otra de Werner Herzog. Ya veré qué. Quizás Nosferatu, pero me da la sensación de que prefiero castigarme antes con la muda de Murnau.

¿Por qué se llama Aguirre, la cólera de Dios? No es porque hable de Esperanza Aguirre en la Gran Vía, sino porque el protagonista es Lope de Aguirre, un conquistador español obsesionado con el Dorado y con superar a Hernán Cortés, que se declara en rebeldía contra Felipe II y desacata las órdenes. Él mismo en más de uno de los pesados e inoportunos soliloquios que hay en la película, se autodenomina «la cólera de Dios».

¿Por qué o por qué no verla? El único motivo por el que se me ocurre verla es porque suele aparecer en listas y, bueno, porque es corta, pero a mí me dejó ojiplático por lo poco que pasa y lo lenta que es. Muy bonita, eso sí. Veo por ahí que Aguirre ha influido en otras películas, en especial, Apocalipse Now. Estoy completamente de acuerdo. Las dos son igual de pesadas y en las dos uno acaba hasta las narices de selva.

Equipo a la fuerza (nota = 7,0)

Para la tarde del sábado, antes del clásico entre el Madrid y el Barça, me daba tiempo a ver una película. Mi hermano me obligó, y no exagero al decir que me obligó, a ver Equipo a la fuerza, después de haberme visto sufrir la tarde anterior con Diamond Flash y Casi famosos. Me dijo que esta era una película simpática, de esas que estoy empezando a ver que suelen tener alrededor de un 6,4 en IMDb. Insistió tanto que al final la vi.

Y es verdad que es una película simpática, con alguna cosa graciosa, pero en general es un poco simple y tonta. Empecé receloso por el reparto. A Keanu Reeves le cogí manía algún día, no sé por qué, con lo que me gustaba en Speed. Gene Hackman nunca ha terminado de atraerme y Jon Favreau es un actor que, a pesar de sus papeles, tiene algo que me desagrada. Además, a mí las películas de deportes y más de fútbol americano no suelen gustarme (todo lo contrario que los videojuegos) y en esta todo se basa en que los jugadores de la liga de fútbol americano se han declarado en huelga y los dirigentes de los equipos se ven obligados a contratar a jugadores no profesionales.

Lo cómico parte de la inutilidad y falta de profesionalidad de los jugadores que contrata Gene Hackman. En general, son todo chistes fáciles y situaciones de comicidad sencilla. Los personajes son los clásicos que se suelen elegir para crear las situaciones graciosas: gordos, negros, negros gordos, patosos, presidiarios que dan miedo, exmilitar bestia, endeudados y, cómo no, el normal, Keanu Reeves, que no pudo triunfar en su momento, del que todo el mundo se ríe y que tiene su segunda oportunidad como capitán y quarterback. Y, por supuesto, hay un antagonista (interpretado por el mismo que hace de congresista en El caballero oscuro) que es el que más ridiculiza a Keanu. Es un jugador profesional que al final vuelve al equipo abandonando la huelga, lo que permite que se pueda conseguir un final más emocionante de lo esperado para una película de este tipo.

A pesar de lo típico de la película, algunas cosas tienen su gracia. Las peleas entre unos y otros no están mal, por ejemplo. Lo del japonés que le dicen que es chino y el galés que le dicen que es irlandés puede despertar una sonrisa. El personaje más gracioso al final acaba siendo el del exmilitar, interpretado por Jon Favreau, quien yo pensaba que en Ironman llegaba a su cúspide como actor, pero veo que antes hizo cosas interesantes como esta (aparte de su participación en Friends). Luego la historia a veces se vuelve un poco cargante, quizás porque se dedica demasiado tiempo a los partidos y la historia con la chica es bastante pesada.

Por su lado, la música recurre a los clásicos que nunca fallan. No en vano el equipo acaba bailando la canción más típica que existe: I will survive.

Así que no le quito la razón a mi hermano: efectivamente, al final sí que es una película simpática, pero no es demasiado divertida y no tiene ningún ingrediente especialmente original que digamos.

¿Por qué se llama Equipo a la fuerza? Porque debido a la huelga de los profesionales los equipos se ven forzados a contratar a jugadores amateurs. En inglés se llama The Replacements porque son los sustitutos.

¿Por qué o por qué no verla? Es verdad que no está mal para un sábado de resaca, pero que nadie se espere nada del otro mundo. Y encima se hace un poco larga, cosa rara en una película de este tipo.

Casi famosos (nota = 6,9)

Casi famosos (Almost famous) era una película que tenía ahí pendiente desde hace tiempo como una comedia romántica de las que salen en las listas. Con el espíritu de ver películas vitalizadoras los viernes antes de salir, me la puse, a ver si me animaba un poco después de Diamond Flash.

Y me dio rabia, porque viendo que iba sobre un grupo de música, pensé que me iba a gustar, pero la verdad es que me dejó bastante indiferente. La historia no es nada del otro mundo, y de los personajes, aunque son excéntricos y peculiares, no hubo ninguno que me llegara a cautivar. Todos los del grupo, Stillwater, caen bastante mal y no solo ellos, en general todos los personajes, la madre por ejemplo o el propio niño protagonista. Incluso Kate Hudson, que era un gran aliciente, tiene un papel que no le pega nada. Aparte, las situaciones que se dan entre los personajes tampoco me inspiraron demasiado. Y el final, que podría haber sido emocionante, no está bien resuelto. Solo la música salva un poco la película. Pero, poniendo los temazos que ponen, es normal. No me enteré de casi ninguna referencia a grupos musicales que ahora leo, como que lo de la piscina lo hizo Robert Plant (el de Led Zeppelin). También me doy cuenta ahora de que ni reconocí a Billy Crudup (al parecer es igual que el cantante de Allman Brothers), al que tenía cierta estima por salir en mi adorada Big Fish, ni a Jason Lee, el de Me llamo Earl, serie de la que solo he visto un trozo alguna vez. Por decir algo bueno es la primera peli en la que sale Cam (Eric Stonestreet) el de Modern Family.

En definitiva, es una pena porque esperaba mucho de esta película, pero no tiene demasiada miga. No entiendo muy bien por qué tiene tan buena nota en IMDb (7,9) o por qué aparece en las listas. Y eso que del director Cameron Crowe reconozco que lloré con Vanilla Sky y que me gustó bastante la del zoo. El que se llevara el Óscar al mejor guión original es normal, porque también se lo dieron a Her, que vi ayer y que también deja mucho que desear. Por mucho que digan que este Óscar se le da a las películas que merecen el Óscar a mejor película, pero que son demasiado personales, en verdad se lo suelen dar a películas raras sin más.

¿Por qué se llama Casi famosos? En un momento de la película aparece Almost famous en el letrero luminoso del autobús que les lleva de gira. No me enteré muy bien de por qué salía, pero también el nombre tiene que ver con el protagonista y Kate Hudson que son casi famosos, es decir, aunque van de gira con el grupo, no llegan a ser lo suficientemente famosos.

¿Por qué o por qué no verla? Recomiendo verla sabiendo que no es una comedia romántica, ni siquiera es comedia, sino una película sobre una gira musical, con un argumento bastante ramplón, en la que lo mejor es la música y todo lo que se mueve alrededor del mundo musical. Teniendo esto en cuenta, yo creo que se podría disfrutar de la película. También hay que tener en cuenta que la vi en inglés sin subtítulos, lo cual pudo hacer que me enterara de menos cosas y que, por tanto, no la pudiera seguir como conviene. Espero que fuera eso. Porque desde luego no me transmitió demasiada energía para salir por la noche. Me aplatanó un poco.

[REC]4: Apocalipsis (nota = 7,3)

Hago una excepción y me salto el orden de las películas que he visto aprovechando que mi amigo César me invitó al preestreno de [REC]4 y que, por tanto, puedo dar mi opinión en primicia. Como era preestreno tuvimos la oportunidad de ver la película en la misma sala que su director, Jaume Balagueró, que Manuela Velasco, que una de las hormigas de El hormiguero (Manuela y la hormiga a la vez estaban en el programa, lo que indica que estaba grabado), que Fran Perea o que el impactante Javier Botet (el que hace de la niña Medeiros o de Mamá en la peli producida por Guillermo del Toro, y que por lo que veo también sale en Diamond Flash, haciendo de hombre gracioso, cosa de la que no me enteré). También, como ya dije, estaba justo una de las protagonistas de Diamond Flash. El verlo con los actores siempre tiene su aliciente. Es como ir al teatro, pero sabiendo que no se van a equivocar. Además, para ambientar, en los momentos previos a la peli se podían ver además zombies por toda la sala, que daban bastante miedo. Pese a todo, hubo un imprevisto nada más empezar la proyección y es que no se veía ni se oía bien la película, ante lo que Balagueró nos pidió disculpas, pero luego pudimos ver la película sin problemas.

De la saga [REC] yo había visto la 1 y la 2. La 3 no la vi porque me dijeron que no seguía con la historia y que era un poco mala. Era una boda en Barcelona. Pero lo bueno es que la 4 se puede ver sin haber visto la 3 (solo sale una mujer mayor, única superviviente de la boda), pero hay que haber visto la 1 y la 2, porque la peli empieza en el final de la 2.

Y la película no está mal. Es del estilo de la 1 y la 2, algo más espectacular, pero quizás da menos miedo y es un poco menos agobiante. Eso hace que pierda un poquito de la gracia de las anteriores. Otra vez el argumento es bastante simple y se reduce a una sucesión de contagios y posteriores persecuciones y matanzas. El hecho de que el escenario esta vez sea un barco no cambia demasiado la cosa. Los sótanos se sustituyen por la sala de máquinas y los cuartos por camarotes. Y por eso, como pasa con las anteriores, la película a veces es un poco tediosa. En la primera este tedio lo salvaba la breve duración de la película. La hora y media de esta es excesiva para este tipo de película. Por lo menos el final acelera un poco y tiene algunos puntos muy buenos, como todo lo relacionado con el motor, que no desvelaré. Ah, y hay un par de giros sorprendentes en la película, para mí no demasiado bien conseguidos. Utilizan el viejo truco de que el personaje actúa completamente normal hasta que se descubre algo, como si ni el personaje supiera que era el malo. Es un engaño al espectador. Y, por cierto, hay broma final, que a mí personalmente no me hizo demasiada gracia, pero la gente en el cine se rió.

También se repite en esta película el muchas veces exagerado tono de las anteriores y las exageradas reacciones de los personajes, lo cual muchas veces cansa, aquí quizás demasiado, y convierte a los personajes en odiosos. En esta se lleva la palma la vieja de la boda. Solo salva un poco el elenco la presencia de un personaje graciosete, Nic, interpretado por Ismael Fritschi.

Así que, en general, a los que les gusten las anteriores de [REC], no van a sentirse defraudados. Para el resto, no deja de ser una película entretenida y una muestra de que se pueden hacer cosas buenas en España, a la altura de las películas americanas.

¿Por qué se llama [REC]4: Apocalipsis? Porque es la cuarta película de la saga de [REC], llamada así porque en las primeras todo se grababa con una cámara de mano que llevaban unos periodistas para hacer un reportaje sobre el trabajo de los bomberos. Y lo de Apocalipsis será porque es, supuestamente la última que van a hacer, a pesar de que el jocoso final deja la cosa abierta para una posible continuación.

¿Por qué o por qué no verla? Como he dicho, los seguidores de [REC] van a disfrutar y el resto no lo van a pasar mal. Yo eché algo de menos algún susto más. Me dio menos miedo que la 1 y la 2. Y también el final me dejó alguna duda. Pero, en general, no está mal.

Diamond Flash (nota = 3,8)

Presumían el otro día en el Metrópoli de El Mundo o en El Cultural, o en los dos, de haber descubierto el talento de Carlos Vermut ya en su primera película, Diamond Flash, antes de que Magical Girl, su segunda película, marcara un hito en el Festival de San Sebastián al llevarse la Concha de Oro por mejor película y Concha de Plata por mejor director. Ante esto no pude resistirme a ver Diamond Flash.

La película empezó bien porque vi que uno de los ayudantes de dirección era un antiguo compañero del colegio. Pero a partir de ahí, me pesa decirlo, pero no hay por dónde coger la película. El único mérito que podría tener es que las distintas insulsas y trilladas historias están unidas por un mismo personaje, pero, sinceramente ni siquiera esto me parece un mérito. El resto es una película en la que asistimos a un conjunto de historias y situaciones poco interesantes, algunas innecesariamente desagradables, largas y pesadas y que al principio parecen desconectadas, con personajes muy alejados, aunque luego conectados por un personaje, el tal Diamond Flash. El problema es que esta conexión no se explica bien. No se sabe, o no me enteré, de por qué las chicas han secuestrado a la niña, por poner un ejemplo. Leí luego, sobre Magical Girl, que lo brillante del director es la cantidad de preguntas que deja abiertas a la imaginación e inteligencia del espectador. Yo debo ser un zoquete porque eso me parece una estupidez y una posible y sospechosa muestra de que el director no ha querido calentarse demasiado la cabeza. El momento culminante es cuando Diamond Flash hace una cosa especial que no voy a contar, pero que luego le repetí a mi hermano para abochornarle. En ese momento la película se podría haber arreglado, pero el argumento sigue el peor de los caminos. Y el final es una escena ofensivamente larga, inane y molesta. También leí sobre la denuncia de los maltratos en esta película. Tampoco me pareció que fuera algo que estuviera bien presentado.

A todo esto lo acompaña una interpretación que deja bastante que desear de los actores. Actúan al modo de los actores españoles a los que parece que han sacado a todos de un molde, pero de un molde mal diseñado. Tampoco les ayudan demasiado los diálogos. El del principio donde hablan de los cómics y tebeos es de cortarse las venas. Al día siguiente vi uno en Big Bang Theory sobre cómics que le daba mil vueltas sin ser nada especial. Aparte toda la parte de la mujer argentina (o uruguaya) es nefasta. Su conversación con el de los abortos en el bar es espantosa.

Por destacar algo, hay que decir que la musiquilla que suena a veces no está mal. La del principio con la búsqueda de la niña y los créditos mola.

En resumen, debo decir que es una película insultante para el espectador y el hecho de que haya sido alabada por la crítica me hace pensar o que nos toman el pelo o que no tengo ni idea de cine. De momento no veré Magical Girl porque tiene pinta de ser parecida. Y para colmo, ayer fui al preestreno de [REC]4 y a la primera famosa que me encuentro es a Ángela Villar, una de las protagonistas de Diamond Flash, la que sale en la horrorosa escena final.

¿Por qué se llama Diamond Flash? Porque el personaje que une a los dispares personajes es una especie de superhéroe con máscara que lucha por el bien. El nombre del superhéroe no sé por qué será ese. Lo de Flash se me puede ocurrir por qué es. Tendría que ver con el momento culminante al que me he referido antes.

¿Por qué o por qué no verla? Recomiendo no verla porque es una película que no aporta nada y enfada. Lo siento mucho, pero no le he cogido el punto. Me agradaría que alguien me sacara de esta opinión.

El Buscón de Francisco de Quevedo (nota = 6,9)

Por fin me llegó la edición de El Buscón con notas, que como ya dije el otro día decidí comprarme, a pesar de que tenemos otros tres ejemplares de esta obra en casa, pero sin notas. La que me compré fue la de Cátedra de Domingo Ynduráin. Mi idea era no tener que estar mirando todas la palabras en el diccionario y que me explicaran las gracias.

Menuda decepción. Ya la introducción del no hace mucho tiempo desaparecido académico vi que no estaba demasiado bien. Era muy liosa y con demasiado texto ejemplificativo. Hasta me salte partes porque no me estaban aportando demasiado y me estaban calentando la cabeza. Pero es que luego las notas son la mayoría inútiles para mi propósito. Pensé al principio que igual debería haberme comprado la edición de Castalia didáctica, para que las notas fueran más sencillas, que en Cátedra son más técnicas, pero luego recordé por ejemplo las de La Regenta, también de Cátedra, y ahí sí que eran notas útiles y sencillas. En este caso muchas veces la definición que se da es del Diccionario de Covarrubias, que es como cuando te definen una palabra inglesa en inglés. Y luego muchos de los chistes no te los explica; simplemente te pone otros textos en los que sale el chiste en cuestión. Es todo demasiado técnico, con lo que, en vez de facilitar la lectura y la comprensión de esta, las notas lían. Serían quizás útiles para una segunda lectura. No dudo de su interés para un estudioso.

Pero todo esto no supondría un problema si no fuera por la otra decepción que me llevé y es que el Buscón es un texto demasiado complejo y difícil de entender en sí mismo. ¡Qué diferencia con el Quijote, que es de la época! Reconozco que me ha costado mucho leer la obra y no he podido disfrutar de ella. Solo me gustó, seguramente porque fue la que mejor entendí, la parte en la que el hidalgo cuenta los trucos para parecer rico. Ahí me reí de la manera en la que me esperaba reírme leyendo todo el libro. Lo de los trucos para rascarse en público es gracioso, por ejemplo. Al resto no le encontré el punto ni el ingenio de algunos de los poemas de Quevedo, de esos que uno admira porque no hay nadie que haya podido captar de esa manera la realidad (estilo que presuntuosamente he intentado copiar en alguno de mis poemas).

Reconozco que en parte el que no me pareciera para tanto esta obra se debe a que la leí a trompicones, entre las notas y lo que tenía que buscar en el diccionario a pesar de las notas. Me desbordó un poco la obra y me enfadé. Me sentí como cuando uno se cree que sabe inglés y luego lee un periódico y no se entera de nada.  Me pareció demasiado no sé si críptico u opaco u oscuro. Supongo que no tardaré mucho en volver a leerlo, a ver si me entero algo más, porque esta es una obra que le encanta a la gente.

A pesar de todo, es verdad que algunas cosas tienen mucha gracia cuando se entienden. Toda la parte principio en la que pasan hambre es muy ingeniosa y tiene unos juegos de palabras y unas anécdotas maravillosas, como lo del «No matarás» o lo de «Cenaron, y cenamos todos, y no cenó ninguno» o lo de la «batalla nabal» o las ingeniosamente ofensivas descripciones de personajes. Luego la parte de en medio es un poco más difícil de seguir por las expresiones y por la historia, que a veces parece que va a saltos.

En general, me ha parecido una obra difícil que me ha requerido más esfuerzo del que esperaba. Y es una pena porque lo poco que he entendido bien me ha parecido sublime.

¿Por qué se llama El Buscón? Supongo que es porque la obra narra la vida de don Pablos, que va buscándose la vida de distintas formas, con mayor o menor fortuna, y esto es lo que une el conjunto de anécdotas y situaciones cómicas (a veces terribles).

¿Por qué o por qué no leerla? Es una obra que hay que leerse, pero asegurándose de tener una edición con notas sencillas. Los no iniciados que no se compren la edición de Cátedra. Veo que hay una de Castalia Didáctica que yo igual me compro ahora para quitarme este gusanillo que se me ha quedado, este quiero y no puedo de no haber entendido bien la obra. Por lo poco que he entendido bien, la obra muestra un ingenio y un manejo del español difíciles de encontrar en otros autores.