Glengarry Glen Ross (nota = 6,2)

Mi relación con Glengarry Glen Ross lleva viva ya algunos años. Desde hace mucho la llevo teniendo apuntada en mis listas porque aparece en todas partes. En las listas de César Vidal, por ejemplo, aparece tanto en películas como en obras de teatro. Pero no sé por qué siempre me había dado pereza verla. Llevaba tiempo diciéndole a mi hermano que había que hacerlo, pero nunca nos decidíamos. Al final, el detonante fue, como muchas otras veces Saber y Ganar. En la prueba de la parte por el todo salió el fotograma de una película y Víctor acertó a la primera que era La casa del juego de David Mamet. Me quedé flipado y cuando miré quién era David Mamet descubrí que era el escritor precisamente de Glengarry Glen Ross. Ya no había excusas.

Por el argumento pensamos que iba a ser dramática pero con algún tinte cómico, pero es solo dramática. Es una película angustiosa de uno de los temas que más odio, el de los vendedores. Tipo El lobo de Wall Street o Muerte de un viajante. No llega a ser tan horrible ni deja con tan mal cuerpo como Muerte de un viajante, pero es por el estilo. Representa los problemas entre una serie de vendedores de una empresa que compiten para no quedar últimos en el rankin del mes, para evitar ser echados. Todos están obsesionados con unas fichas nuevas que han venido de gente que tiene más probabilidades de comprar que la de las fichas que les dan. Planean robarlas y alguien llega a hacerlo. No digo quién o quiénes. Entre medias nos enfrentamos al sufrimiento de todos, al agobio del vendedor, a las falsas alegrías, a la manipulación, al feroz e irrespetuoso trato de unos con otros, de jefes a empleados y de empleados a jefes, incluso contra la policía que investiga el robo. Se nos presenta un mundo inhóspito en el que unos llaman a otros y no se contestan o contestan repitiendo lo anteriormente dicho o haciendo preguntas obvias para no avanzar en el diálogo. En esto el diálogo es brillantemente desapacible, pero creo que es demasiado teatral en la película. Es ese diálogo teatral demasiado rápido que odio, ese diálogo que cobra demasiado protagonismo en la historia y está demasiado cargado, tanto que la mitad de él sobra, con planos que se suceden demasiado rápido. Es decir, es el extremo opuesto a los odiosos silencios innecesarios de muchas películas. Creo que en esto la película fracasa no desligándose del teatro aprovechando la posibilidad de mejores escenarios, de la lluvia, por ejemplo. Algo sobra.

Por lo demás, el excelente reparto (Kevin Spacey, Al Pacino, Ed Harris, Jack Lemmon, Alec Baldwin, al que pronto veremos en Torrente 5) no defrauda. Lo hacen todos demasiado bien, tanto que uno piensa que son vendedores de verdad. Destaca Jack Lemmon, al que yo, si no llego a saber que salía, no le habría reconocido.

Al final, uno podría llegar a entender si se esfuerza la fama que tiene esta película, pero yo personalmente no entiendo quién puede recomendarla. Ahora veo que James Foley, el director es el mismo que el de House of Cards. Uf. Desde luego Mamet se ha ganado que no vea La casa del juego. Sé que así nunca voy a acertar a la primera la parte por el todo de Saber y Ganar, pero el precio es caro.

¿Por qué se llama Glengarry Glen Ross? No me quedó demasiado claro. Glengarry es la empresa que les vende las famosas fichas con gente a la que sería fácil vender. Y Glen Ross creo que solo se menciona una vez en la película y es una empresa antigua con la que también tuvieron relación.

Anuncios

2 comentarios en “Glengarry Glen Ross (nota = 6,2)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s