¡Ay, Carmela! (nota = 6,3)

Siguiendo con la lista de obras de teatro, la siguiente era ¡Ay, Carmela!, una obra reciente de José Sanchis Sinisterra que (ahora me pregunto por qué) aparece en un montón de listas. En este caso, igual que en El perro del hortelano, estaba claro que había que ver la película a la que le dieron tantos Goyas. Me esperaba una comedia graciosa que diera un toque de humor a la Guerra Civil.

Pero no. Como he dicho antes, me amargó la tarde. Es verdad que tiene alguna cosa graciosa, pero en general es una visión horrible de la Guerra Civil y de la vida. Pero eso ya se sabe; no hace falta darle más vueltas. La trama parecía convincente: unos cómicos que accidentalmente se ven obligados a cambiar un espectáculo dirigido a los republicanos por uno dirigido a los nacionales. Y esto, que podría dar lugar a escenas cómicas y embarazosas y tener gracia, en la obra no la tiene en absoluto. Y eso que Carmen Maura, Andrés Pajares y Gabino Diego están geniales. Incluso el italiano. No tanto otros como el desafortunado Miguel Rellán.

Pero el problema es que la obra no da mucho de sí. En momentos llega incluso a ser innecesariamente desagradable. Aparte endosan canciones enteras así por las buenas que a uno no le importan un pepino. Menos mal que la canción italiana la pasan a segundo plano. Solo se salvan los momentos de la canción de ¡Ay, Carmela! y el del Himno de Riego.

Por último, el final, nefastamente abrupto, deja con muy mal cuerpo. Lo que pasa con Gabino Diego es típico y lamentable.

Así que es una obra que probablemente refleja muy bien los horrores de la Guerra Civil, pero que a mí me parece que lo hace de una manera torpe y simplona. Vaya diferencia con otras obras que también tratan temas duros y delicados.

¿Por qué se llama ¡Ay, Carmela!? «¡Ay, Carmela!» es lo que se dice en el estribillo de la canción El paso del Ebro, que fue una canción del Ejército republicano del Ebro, adaptada de una independentista de 1808 donde se decía ¡Ay, Manuela!, según puedo ver en honor a Manuela Malasaña. Además, la protagonista del grupo cómico de la obra, aquí Carmen Maura, se llama a su vez Carmela, lo cual hace que algunos personajes la vean como un símbolo republicano y que en el momento álgido de la obra canten la canción enardecidos por ella contra los despiadados franquistas. Lo que no sé es quién es la Carmela que se menciona en la canción republicana.

Por cierto, escribiendo sobre la adaptación de Ricardo III del mismo autor, me doy cuenta de que Sanchis es sin tilde, no es como el futbolista. Lo corrijo aquí.

Anuncios

6 comentarios en “¡Ay, Carmela! (nota = 6,3)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s