Vivir es fácil con los ojos cerrados (nota = 5,1)

Hace poco anunciaron las tres películas españolas candidatas para presentarlas como mejor película de habla no inglesa a los Óscar: Vivir es fácil con los ojos cerrados, 10000 kilómetros y El niño. La de 10000 kilómetros no sé ni cuál es y la de El niño, por mucho que sea de Monzón, el de la gran Celda 211, me han dicho que es malísima, que es como un capítulo de serie. Sin embargo, la de Vivir es fácil con los ojos cerrados me quedé con ganas de verla cuando salió y pensé este era un buen momento. Me pareció por el tráiler que iba a ser bonita con lo de John Lennon y eso.

Pues no. Es una película bastante mala. Todo lo que tiene de conmovedor y emocionante está exagerado. En pocos días se crean unas relaciones entre los protagonistas excesiva y extrañamente afectuosas. Está bastante fuera de lugar, por ejemplo, la reacción del catalán del bar cuando se van los otros. Pero no solo la relación entre los personajes está tratada de manera nefasta, sino que también los diálogos son vergonzosos y las situaciones que se crean entre los personajes, aparte de exageradas, son lamentables. Pero lo peor de todo es sin duda la actuación del chaval que, de lo mala que era, me recordó a algún actor horrible que había visto alguna vez. Cuando lo recordé, no podía ser otro: era el mismo pero en Pa Negre. Es un actor que está siempre, en cualquier situación, con la cabeza gacha y con cara de perro triste. Insoportabl e irritante.

Y mira que la historia está bien. Podría ser bonita. Pero, siendo lo único que el hermano de Trueba no ha tenido que crear porque es una historia real, consigue destrozarla. Lo de las letras de las canciones y la parte final cuando suena Strawberry fields forever, de donde sale el título de la peli, podría haber sido emotivo, pero no. Por cierto, me extrañó que saliera una canción de los Beatles, porque según dijeron en Saber y Ganar un día el único caso en la historia en el que se han cedido los derechos de una canción de los Beatles fue en un capítulo de Mad Men con la canción Tomorrow never knows, que yo ni conocía, por cierto, y por nada menos que 250000 dólares. Pensé que en este caso a lo mejor es que era John Lennon solo, pero al final descubrí que es que está interpretada por Neil Harrison, fundador de The Beatles Tribute Band.

Ni siquiera el hecho de que se desarrolle en Almería, que me es muy cercana y querida, arregla un poco el despropósito. Solo salva levemente la cosa Javier Cámara, que está bien como siempre.

Como salga esta película para los Óscar vamos a hacer el ridículo, aunque, bueno, en los Óscar nunca se sabe.

Anuncios

6 comentarios en “Vivir es fácil con los ojos cerrados (nota = 5,1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s