Arsénico por compasión (nota = 7,2)

Después de estar toda la semana viendo capítulos de Bones, Castle y Da Vinci’s Demons, ayer jueves mi hermano, mi madre y yo vimos, como no podía ser de otra manera, una película de jueves. Todos los jueves mi hermano prepara unos ricos gin tonics ‒ayer fue Botanicals con tónica 1723, con un twist de limón y cerezas‒ y vemos una película. Pero la película de los jueves no puede ser cualquiera, tiene que cumplir unas condiciones para poder ser considerada una película de los jueves. Lo mejor es que sea antigua, de director conocido, pero malilla y, si puede tener título raro o con la palabra «sospecha», mejor.

Así, por los jueves han pasado películas de Hitchcock como La soga, Sospecha, Crimen perfecto o El hombre que sabía demasiado, películas de Preminger como Anatomía de un asesinato (estoy intentando que veamos El hombre del brazo de oro), de Billy Wilder como Testigo de cargo o Perdición, Sed de mal de Orson Welles también encajó a la perfección o Al rojo vivo de Raoul Walsh, que ya comenté aquí. El baile de los vampiros de Polanski también entraría en este saco. Lo bueno de las películas antiguas es que los actores actúan raro y los personajes son excesivamente exagerados, las conversaciones muchas veces no tienen sentido y muchas de las cosas que van a pasar son fácilmente deducibles. Una de las cosas más graciosas es cuando se repite algún actor de una película a otra. Nos ha pasado con Marlene Dietrich, pero también, y eso es lo que más nos gusta, con secundarios del tipo de John Williams (no el compositor).

También han caído en el saco de los jueves algunas modernas raras, entre las que entrarían películas de Wes Anderson como Life aquatic o, sin ir más lejos, Mi primo Vinny, que vimos la semana pasada.

Ayer tocó de las antiguas, en este caso de Frank Capra con Arsénico por compasión. Como se ve, tiene nombre truculento, pero famosillo y es antigua y de director conocido. Ah, y se me olvidaba: mucho mejor si está basada en una obra de teatro, como en este caso, o, por ejemplo, en Un cadáver a los postres, que también fue película de jueves. Y si para colmo tiene más de 8 en la nota de IMDB, se convierte en película perfecta (cuanta mejor nota peor suele ser luego).

Pues bien, la película cumple con las expectativas de los jueves. Es una película de locos, con argumento disparatado, con actores que sobreactúan, como Cary Grant, que fuerza demasiado. Hay una chica rubia pesada y gritona, que ese suele ser también buen requisito, policías tontos, personajes extremos como el loco que se cree Roosevelt o las tías, situaciones inimaginables, líos de gente que entra y que sale de la sala principal. Todos los clichés, vamos. El hermano tiene la cara excesivamente deforme, el taxista es excesivamente tonto; es bueno cuando le pide un taxi a alguien a quien está esperando con su propio taxi. De lo mejorcito de la película es que aparece Peter Lorre (Ugarte en Casablanca) y de los mejores momentos es cuando parece que le han pillado por sus ojos saltones y su cara de ratón, pero pasa otra cosa.

Así que es una película divertida y exagerada, con algunas cosas graciosas, que se puede ver cualquier jueves.

Anuncios

7 comentarios en “Arsénico por compasión (nota = 7,2)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s